El Directorio del FMI respaldó a Georgieva, que permanece al frente. Pero será monitoreada

WASHINGTON, 11 oct (Reuters) – La junta ejecutiva del Fondo Monetario Internacional expresó ayer lunes su «total confianza» en la directora gerente Kristalina Georgieva después de revisar las acusaciones de que presionó al personal del Banco Mundial para que modificara los datos a favor de China.

Pero la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió a Georgieva de que supervisaría de cerca el seguimiento del FMI y evaluaría cualquier hecho o hallazgo nuevo, y pidió medidas proactivas para reforzar la integridad y credibilidad de los datos en el FMI.

La junta de 24 miembros del Fondo y el Tesoro emitieron declaraciones extensas por separado después de una semana de reuniones maratónicas sobre las acciones de Georgieva como directora ejecutiva del Banco Mundial que cuestionaron la continuidad de su liderazgo en el FMI.

Georgieva, una economista búlgara y la primera persona de un país en desarrollo en encabezar el fondo, había negado con vehemencia las afirmaciones. Dio la bienvenida al respaldo de la junta en una declaración separada y dijo que estaba complacida de que sus miembros estuvieran de acuerdo en que las acusaciones en su contra eran infundadas.

«Este ha sido obviamente un episodio difícil para mí personalmente», dijo. «Sin embargo, quiero expresar mi apoyo inquebrantable a la independencia e integridad de instituciones como el Banco Mundial y el FMI; y mi respeto por todos aquellos comprometidos con la protección de los valores sobre los que se basan estas organizaciones».

Georgieva había ganado el apoyo de Francia y otros gobiernos europeos la semana pasada, pero los funcionarios estadounidenses y japoneses presionaron para que se revisara más a fondo las acusaciones, según fuentes informadas sobre el asunto.

Se trataba de un informe condenatorio preparado por el bufete de abogados WilmerHale para el directorio del Banco Mundial sobre irregularidades en los datos del informe «Doing Business» ahora cancelado del banco.

El informe de la firma alegaba que Georgieva y otros altos funcionarios aplicaron «presión indebida» al personal del banco para que hicieran cambios que impulsaran la clasificación de China en el informe, justo cuando el banco buscaba el apoyo de Beijing para un importante aumento de capital.

Georgieva negó rotundamente las acusaciones, que se remontan a 2017, cuando era directora ejecutiva del Banco Mundial. Se convirtió en directora gerente del FMI en octubre de 2019.

La junta dijo que la información presentada durante su revisión, que incluyó reuniones con los abogados de WilmerHale y Georgieva, no demostró de manera concluyente que ella desempeñó un papel inadecuado en el informe de Doing Business.

Los gobiernos europeos habían buscado una resolución rápida del asunto antes de las reuniones anuales de esta semana del FMI y el Banco Mundial, donde Georgieva y el presidente del Banco Mundial, David Malpass, lideran las discusiones sobre la recuperación global de la pandemia de COVID-19, el alivio de la deuda y los esfuerzos para vacunaciones rápidas.

Estados Unidos y Japón, los dos mayores accionistas del fondo, advirtieron contra la reconfirmación prematura de la confianza en el líder del FMI, dijo una de las fuentes.

Comentario de AgendAR:

Es una buena noticia para la Argentina: seguirá al frente de la renegociación de su deuda con el FMI alguien que tiene buen diálogo con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y con otros argentinos influyentes.

Pero la posición de la Directora Ejecutiva sigue siendo delicada. No por el tema argentino, claro. Las tensiones entre EE.UU. y China son el factor clave. El jefe de gabinete, Juan Manzur, tendrá que evaluar cuidadosamente el escenario que encontrará en Washington.