Un estudio nacional sobre la combinación de diferentes vacunas anti-Covid mostró resultados positivos

Un equipo de expertos del Ministerio de Salud de la Nación presentó los resultados preliminares con datos de seguridad e inmunogenicidad del Estudio Colaborativo sobre el efecto de los de esquemas heterólogos de vacunación contra el COVID-19. Esto es la protección y efectos secundarios de combinar vacunas de diferentes laboratorios y plataformas.

Las primeras conclusiones se mostraron a investigadores, sociedades científicas, equipos de salud y autoridades sanitarias de diferentes jurisdicciones. Fueron presentados en la provincia de Córdoba, que, junto a las de Buenos Aires, La Rioja y San Luis son los lugares donde se lleva a cabo este estudio.

Se convocó desde julio de este año a voluntarios de 18 años o más, vacunados con la 1° dosis de las vacunas Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm, para recibir la 2° dosis de una vacuna heteróloga contra COVID-19. La prueba incluyó, además de las mencionadas, a las vacunas de Moderna y CanSino.

El ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, fue el anfitrión del encuentro, y destacó que con este tipo de estudio abierto, colaborativo y federal se generan certidumbres basadas en evidencia clínica. “En momentos tan difíciles para toda la sociedad, la generación de estos conceptos claros y concretos transmiten seguridad y sobre todo confianza”, comentó.

En ese sentido, los resultados preliminares presentados en este primer análisis interino corroboraron la estrategia implementada en el país en cuanto a la combinación de vacunas. Así, en materia de inmunogenicidad, la mayoría de los esquemas heterólogos evaluados con las vacunas disponibles en el país (AstraZeneca, Moderna, Sinopharm y Sputnik-V), han dado una respuesta inmune igual o superior a la que se consigue con los esquemas convencionales.

Efectos adversos esperados

En tanto, en materia de seguridad se demostró que la presencia de eventos adversos tenía una frecuencia similar a la observada en los esquemas convencionales u homólogos que corresponde a la vacuna administrada como segunda dosis, siendo levemente menor para aquellos esquemas completados con plataforma de virus inactivado.

Con respecto a los Eventos Supuestamente Atribuible a la Vacunación e Inmunización (ESAVI) Castelli informó que los más frecuentemente observados fueron dolor en el sitio de aplicación, fiebre cefalea.

“No se registraron internaciones, ni fallecidos luego de la aplicación de la segunda dosis. Este volumen de datos nos permite corroborar lo que ya veníamos viendo, que los esquemas heterólogos que estamos utilizando en nuestro país son seguros y no tienen diferencias sustantivas con los esquemas originales”, añadió.

El objetivo de este ensayo es evaluar la inmunogenicidad -la capacidad que tiene para activar el sistema inmunitario e inducir una respuesta inmune- y la reactogenicidad –efectos adversos- de estos esquemas, en comparación con los esquemas homólogos. Además de generar evidencia científica de calidad para el diseño de la estrategia en la Campaña Nacional de Vacunación contra COVID-19.

El ensayo incluye una toma de muestra el día de vacunación y a los 14 días de recibida la segunda dosis de la vacuna que corresponde según la asignación a cada una de las ramas establecidas. Ahora resta completar este análisis preliminar con los resultados de las muestras correspondientes al día 28 y una posterior evaluación conjunta de los resultados de inmunidad humoral y de la respuesta celular para poder arribar a definiciones más precisas.

“Se logró sincronizar todo el trabajo de las jurisdicciones en forma rápida y eficiente. Evaluamos las curvas de calibración de todas las provincias y eso le dio robustez al estudio. Realmente es impecable los resultados que se lograron en tan poco tiempo”, acordó Andrea Gamarnik, jefa del laboratorio de virología molecular del Instituto Leloir, quien formó parte de la investigación junto a otros investigadores del CONICET como Jorge Geffner y Guillermo Docena y de la Unidad Coronavirus del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Por su parte, se reconoció especialmente a los equipos de investigación de los laboratorios de las cuatro jurisdicciones participantes en articulación con los referentes del CONICET.