China planea construir 150 reactores en 15 años, más que los que el resto del mundo construyó en 35

Central nuclear Tianwan

Habitualmente, las notas Destacadas en la página de inicio de AgendAR tratan de temas de las actividades productivas o de la sociedad de nuestro país. Esta vez aparece una nota sobre actividad nuclear en China, de la agencia Bloomberg, que traducimos para ustedes.

Hay varios motivos para destacarla: el desafío del cambio climático, que es global; las decisiones estratégicas del país que en los últimos meses ha llegado a ser nuestro principal socio comercial; las reservas que tiene frente a esas decisiones EE.UU., que hegemoniza a nuestro principal acreedor; y el hecho que en lo que hace a la energía nuclear Argentina no es un simple espectador. Esta información es relevante para nosotros.

ooooo

La energía nuclear alguna vez pareció ser la mejor esperanza del mundo para un futuro sin emisiones de carbono. Pero después de décadas de sobrecostos, protestas públicas y desastres en otros lugares, China ha emergido como el último gran creyente del mundo, con planes para generar una cantidad asombrosa de energía nuclear, rápidamente y a un costo relativamente bajo.

China ha revelado a lo largo del año el amplio alcance de sus planes para la energía nuclear, una ambición con nueva resonancia dada la crisis energética global y los llamados a la acción que surgen de la Cumbre del Clima COP26 en Glasgow.

El mayor emisor del mundo, China, está planeando al menos 150 nuevos reactores en los próximos 15 años, más de lo que el resto del mundo ha construido en los últimos 35. El esfuerzo podría costar hasta u$s 440 mil millones.Y a a mediados de esta década, China superará a Estados Unidos como el mayor generador de energía nuclear del mundo.

El gobierno de Beijing nunca ha sido tímido sobre su interés en la energía nuclear, junto con las fuentes de energía renovables, como parte del objetivo del presidente Xi Jinping de lograr que la economía de China sea neutral en carbono para mediados de siglo. Pero a principios de este año, el gobierno señaló la energía atómica como la única forma de energía con objetivos intermedios específicos en su plan oficial de cinco años. Poco después, el presidente de la Corporación General de Energía Nuclear de China, respaldada por el estado, articuló el objetivo a más largo plazo: 200 gigavatios para 2035, suficiente para alimentar más de una docena de ciudades del tamaño de Beijing.

Sería el tipo de transformación energética total con la que las democracias occidentales, con restricciones presupuestarias, voluntad política y opinión pública que considerar, solo pueden soñar. También podría apoyar el objetivo de China de exportar su tecnología al mundo en desarrollo y más allá, impulsado por una crisis energética que ha puesto de relieve la fragilidad de otros tipos de fuentes de energía. Los vientos más lentos y las escasas precipitaciones han provocado un suministro menor de lo esperado de las represas y parques eólicos de Europa, agravando la crisis, y el carbón y el gas natural caros han provocado restricciones de energía en las fábricas de China e India. Sin embargo, las plantas de energía nuclear se han mantenido firmes.

“La energía nuclear es la única fuente de energía que surgió de esto luciendo como un campeón”, dijo David Fishman, consultor de energía de The Lantau Group. “Generaba todo el tiempo, estaba limpio, el precio no cambió. Si el argumento a favor de la energía nuclear no era ya sólido, ahora lo es mucho más».

China dice que sus planes podrían evitar alrededor de 1.500 millones de toneladas de emisiones de carbono anuales, más de lo que generan el Reino Unido, España, Francia y Alemania juntos. Para aquellos que ven la energía nuclear como fundamental para dejar de usar combustibles que calientan el planeta como el carbón, es un experimento tremendamente emocionante a una escala proporcional al problema.

Y, sin embargo, incluso si China puede desarrollar los reactores nucleares más rentables, seguros y flexibles del mundo, es poco probable que EE. UU., India y Europa den la bienvenida a las fuentes de energía de su mayor adversario global. CGN ha estado en una lista negra del gobierno de EE. UU. desde 2019 por presunto robo de tecnología militar. En julio, el Reino Unido comenzó a buscar formas de excluir a CGN del desarrollo de su reactor Sizewell. Iain Duncan Smith, miembro conservador del Parlamento, lo expresó sin rodeos: «La energía nuclear es fundamental para nuestra energía eléctrica, y simplemente no podemos confiar en los chinos».

El plan final de China es reemplazar casi todos sus 2.990 generadores de carbón con energía limpia para el año 2060. Para hacer eso una realidad, la energía eólica y solar se convertirán en dominantes en la combinación de energía de la nación. La energía nuclear, que es más cara pero también más confiable, será un tercero cercano, según una evaluación realizada el año pasado por investigadores de la Universidad de Tsinghua.

Otros países tendrían que esforzarse al máximo para permitirse incluso una fracción de las inversiones de China. Pero alrededor del 70% del costo de los reactores chinos está cubierto por préstamos de bancos respaldados por el estado, a tasas mucho más bajas de las que pueden obtener otras naciones, dijo Francois Morin, director de China de la Asociación Nuclear Mundial.

Eso hace una gran diferencia porque la mayor parte del costo de la energía atómica está en la construcción inicial. Con un interés del 1,4%, aproximadamente el mínimo para proyectos de infraestructura en lugares como China o Rusia, la energía nuclear cuesta alrededor de 42 dólares por megavatio-hora, mucho más barato que el carbón y el gas natural en muchos lugares. A una tasa del 10%, en el extremo superior del espectro en las economías desarrolladas, el costo de la energía nuclear se dispara hasta $ 97, más caro que todo lo demás.

«La gente dice que la energía nuclear es cara en Occidente, pero se olvidan de decir que es cara debido a las tasas de interés», dijo Morin.

China mantiene los costos exactos como secreto de estado, pero analistas como Bloomberg NEF y la Asociación Nuclear Mundial estiman que China puede construir plantas por alrededor de $ 2,500 a $ 3,000 por kilovatio, aproximadamente un tercio del costo de proyectos recientes en Estados Unidos y Francia.

El objetivo para 2035 de 147 gigavatios adicionales costaría entre $ 370 mil millones y $ 440 mil millones, un inesperado beneficio potencial para los inversores en CGN Power Co., China National Nuclear Power Co. y China Nuclear Engineering & Construction Corp. Las acciones de las tres empresas estatales han subido entre un 19% y un 43% desde agosto, en comparación con una caída del 2,3% en el índice Hang Seng de Hong Kong.

China también espera que sus proyectos nacionales convenzan a posibles compradores extranjeros. En 2019, el ex presidente de China National Nuclear Corp.dijo que China podría construir 30 reactores en el extranjero que podrían generar a las empresas chinas $ 145 mil millones para 2030 a través de su Iniciativa La Franja y la Ruta.

Su cliente más ansioso ha sido Pakistán que, como China, comparte una frontera a veces disputada violentamente con India. China ha construido cinco reactores nucleares allí desde 1993, incluido uno que entró en funcionamiento este año y otro que se espera esté terminado el próximo año.

Central nuclear en Karachi, Pakistán

 

Otros países se han mostrado más reticentes. Rumanía canceló el año pasado un acuerdo por dos reactores con CGN y optó por trabajar con Estados Unidos. Un acuerdo de 2015 con Argentina se ha estancado por la agitación económica y los cambios en el liderazgo del país. Los memorandos de entendimiento para construir reactores con países como Kenia y Egipto aún tienen que convertirse en algo concreto.

Junto con el potencial de consecuencias geopolíticas, los socios potenciales tienen otras preocupaciones. China no ha firmado ninguno de los varios tratados internacionales que establecen estándares para compartir la responsabilidad en caso de accidentes. Tampoco se ha ofrecido a recuperar el combustible gastado, una desventaja adicional cuando compite con Rusia, que lo hace.

Aún así, las versiones del primer diseño de reactor de cosecha propia de China, conocido como Hualong One, continúan operando de manera segura en Karachi y la provincia de Fujian. Y en septiembre, China anunció una prueba exitosa de un nuevo reactor modular que podría resultar atractivo en el extranjero. China Huaneng Group Co. dijo que había logrado reacciones nucleares sostenidas en un reactor de 200 megavatios diseñado en el país que calienta helio, no agua. Al hacer que el proceso de enfriamiento sea independiente de las fuentes de energía externas, debería evitar la posibilidad de un colapso masivo que requirió la evacuación de más de 150.000 personas en Fukushima.

Los reactores modulares de China, si tienen éxito, no requerirían la construcción de una nueva planta de energía. En teoría, podrían reemplazar los generadores de carbón en las centrales térmicas existentes, según Morin de la Asociación Nuclear Mundial.

«El mundo necesita opciones de suministro más flexibles», dijo Prakash Sharma, un analista con sede en Singapur de la firma de investigación energética Wood Mackenzie Ltd. «La ventaja de un reactor modular pequeño es que puede encajarlos mejor en el suministro de energía general».

La voluntad de China de ayudar a financiar proyectos y compartir experiencia también ha ayudado a su argumento, dijo Chris Gadomski, analista de Bloomberg NEF. «Con la energía nuclear, China está dando un paso al frente con el financiamiento», dijo.

«piscina» en un reactor, central Dayawan

 

Antes del colapso de Fukushima, los objetivos nucleares de China eran aún mayores. Una semana después del tsunami que provocó un colapso en la planta atómica japonesa, el gobierno chino impuso una moratoria sobre nuevos proyectos y comenzó una profunda revisión de seguridad de todo su programa. En 2014, decidió no construir más reactores que requirieran medidas de seguridad activas, como el de Fukushima. Detuvo las aprobaciones nuevamente durante varios años hasta que quedó satisfecho con su nueva tecnología.

Fukushima, Chernobyl, Three-Mile Island: cada nuevo desastre subraya el riesgo más obvio de la energía nuclear. Las plantas albergan material radiactivo increíblemente peligroso; incluso después de 10 años de enfriamiento, el combustible gastado puede liberar veinte veces la dosis fatal de radiación en una hora. Y en caso de una fuga o explosión, el potencial de daño inmediato y a largo plazo es enorme. En Chernobyl, 350.000 personas tuvieron que ser evacuadas después de que una explosión arrojara material radiactivo a la atmósfera, y decenas de trabajadores murieron por envenenamiento por radiación en cuestión de semanas. Más de 30 años después, todavía hay informes de niveles peligrosamente altos de radiación en la leche y los cereales de producción local.

Los científicos dicen que la tecnología ha mejorado y, hasta ahora, los efectos a largo plazo del colapso en Fukushima han sido menos graves de lo que muchos temían. Pero el apoyo público a la energía nuclear ha disminuido hasta el punto de que las nuevas inversiones son políticamente insostenibles en la mayoría de las democracias. En la COP 26, se rechazaron las solicitudes de la Agencia Internacional de Energía Atómica y los defensores de la industria para instalarse en un área más pública y visible. Los esfuerzos de Japón para reiniciar su flota están empantanados en acciones judiciales y oposición pública, Alemania desconectará el último de sus reactores el próximo año y Francia se ha comprometido a reducir su dependencia de la energía nuclear del 70% al 50% para 2035.

El propio historial de Beijing fue en gran parte impecable hasta junio, cuando surgieron informes de un problema en la planta de diseño francés en Taishan. Cualquier informe de un problema en una planta nuclear es alarmante, y mucho menos uno en una instalación dentro de un radio de 100 millas de Hong Kong y Shenzhen.

El incidente subrayó el problema potencial de los grandes proyectos nucleares y cómo pueden empeorar por la típica falta de transparencia o responsabilidad pública de las empresas chinas. Mientras los informes de los medios y los rumores sobre un posible problema en la planta, CGN insistió en que todo estaba bien. Su socio, la empresa de servicios públicos francesa EDF, no estaba tan seguro y, finalmente, llevó su caso al público como una forma de presionar para obtener más información, en un momento en el que alertó al gobierno de EE. UU.

Pasaron semanas antes de que los funcionarios chinos aclararan que el problema involucraba algunas barras de combustible dañadas, lo cual es común y, en este caso, coincidieron los expertos, no representa una amenaza. La planta finalmente se cerró por mantenimiento, lo que, según EDF, habría ocurrido de forma habitual en Francia.

Si bien el incidente terminó sin incidentes en gran medida, amplió la ya enorme brecha de confianza entre China y el mercado mundial de tecnología nuclear. Las prácticas comerciales de China son a menudo opacas y, a veces, francamente hostiles a los otros grandes emisores del mundo. Es poco probable que EE. UU., India y otros países construyan una infraestructura crítica en torno a la tecnología china, incluso si resulta segura y rentable.

Central nuclear en construcción cerca de Bridgewater, en Gran Bretaña

«China es una parte gigantesca de nuestra vida económica y lo será durante mucho tiempo, durante toda nuestra vida», dijo el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en una entrevista en octubre con el editor en jefe de Bloomberg, John Micklethwait. «Pero eso no significa que debamos ser ingenuos en la forma en que miramos nuestra infraestructura nacional crítica».

Las empresas chinas pueden invertir en partes no estratégicas de la economía, pero Johnson se negó a decir lo que él definirá como «estratégico». Sin embargo, está claro que la línea se ha movido en un corto período de tiempo.

En 2016, CGN de ​​China invirtió en tres desarrollos de reactores del Reino Unido, como parte de un esfuerzo por mejorar una flota nuclear envejecida. Ahora, incluso cuando Gran Bretaña enfrenta una crisis energética potencialmente devastadora este invierno, los funcionarios del gobierno están tratando de minimizar la participación de CGN en uno de los proyectos y comprar su participación en los otros dos.

Con crisis o no, es difícil ver que el país se mueva activamente hacia más energía nuclear ahora, dada la tensa relación del país con China, dijo Michal Meidan, director del Programa de Investigación de Energía de China en el Instituto Oxford de Estudios Energéticos. “La falta de transparencia y las preocupaciones sobre las relaciones laborales se han vuelto más profundas”, dijo.