Greta Thunberg dijo que la COP 26 es “un fracaso” y un festival de «lavado verde» de los países del norte

GLASGOW.- La joven activista sueca Greta Thunberg declaró, en el medio de una numerosa marcha del movimiento que ella lanzó «Fridays for Future» (Viernes para el Futuro) que la conferencia sobre el cambio climático, COP 26, es “un fracaso”, a una semana del cierre de las negociaciones.

“No es un secreto que la COP 26 es un fracaso” dijo Thunberg ante miles de jóvenes en la ciudad escocesa. “Es una celebración de dos semanas del «aquí no pasa nada» y bla bla bla”, acusó.

“Esto ya no es una conferencia del clima. Es un festival de lavado de imagen”, añadió.

Delegados de casi 200 países están reunidos desde el domingo para aumentar el recorte de gases de efecto invernadero y la transición energética, con el objetivo de mantener el calentamiento en un máximo de 1,5ºC.

A lo largo de esta primera semana los países anunciaron grandes coaliciones para reducir el consumo de combustibles fósiles, eliminar la financiación de fuentes de energía tradicionales y acelerar la transición, pero sin calendarios precisos.

Chicos de todas las edades participaron de la marcha en Glasgow
P

“Nuestros líderes no están liderando. Esto es liderazgo”, arengó Greta, señalando a la multitud de miles de jóvenes que desfilaron por las calles de la ciudad para pedir más acción y menos palabras a los gobiernos.

El desfile fue una exhibición de ingenio: “¡No vamos a la escuela, queremos mantener frío el planeta!”, coreaban en inglés los chicos, muchos de los cuales se saltaron las clases acompañados de sus padres.

“El cambio climático es peor que los deberes”, proclamaba otro chico con un cartel. Había bebés sosteniendo carteles en sus cochecitos, y padres que contemplaban con orgullo la seriedad de sus hijos activistas.

La Argentina tuvo sus representantes en la protesta encabezada por Thunberg, entre ellos, Máximo Mazzocco, fundador de la ONG Eco House Global y Youth Leader de la ONU. “La movilización monumental que se dio en esta cumbre mundial demuestra que la búsqueda de la sostenibilidad es el horizonte de millones de seres humanos.

El modelo de desarrollo global actual es insostenible, y queremos ver políticas, decisiones y acciones concretas y constantes que lo transformen en pos del bien común y estén en línea con el presente y futuro que deseamos. Cada año crecemos en número exponencialmente”, dijo el joven de 30 años desde la marcha.

Los chicos gritaron por Greta cuando subió a hablarle a la multitud

Los “Viernes para el Futuro” fue una semilla plantada hace más de tres años por Thunberg. Una pequeña protesta simbólica ante el Parlamento sueco se convirtió en un movimiento mundial que atrae a miles de seguidores, y que tiene como gran punto de encuentro las conferencias del clima de la ONU.

“Manifestaciones como esta meten presión a la gente que tiene el poder”, comentó la activista ugandesa Vanessa Nakate, una de las estrellas de esta generación de activistas, que también habló en George Square.

“Para nosotros esta lucha es una necesidad, no una elección”, gritó a su vez Sofía Gutiérrez, una joven activista colombiana.

En el cierre de su discurso, Thunberg criticó a quienes califican a los activistas del clima como «radicales».

«Algunos dicen que estamos siendo demasiado radicales. Pero la verdad es que son ellos los que son radicales. Luchar por salvar nuestros sistemas de soporte vital no es radical en absoluto. En cambio, creer que toda la civilización, tal y como la conocemos, puede sobrevivir a un mundo con 2,7 o 3 grados más de calor no solo es extremadamente radical, sino que es una pura locura».

Thunberg terminó su discurso dando las gracias a sus seguidores y diciéndoles que los vería en la próxima marcha.

Observación de AgendAR:

En el pasado criticamos una tendencia de Creta Thunberg a hacer cuestionamientos efectistas a las actividades productivas de países que no conoce en profundidad. Ni las actividades ni los países.

En general, vemos que el movimiento ambientalista -necesario como es- señala los problemas, pero no se considera obligado a proponer soluciones realistas.

Pero… sus críticas son verdaderas y filosas. Por ejemplo, a las conferencias internacionales. Este comentario en las redes sociales que ponemos abajo expresa bien la reacción de los ciudadanos de a pie.