A pesar de sus traspiés, Biden consiguió que el Congreso apruebe su plan de infraestructura por U$S 1,2 billones

Se trata de un plan gigantesco, y su impacto en la economía de los Estados Unidos tendrá repercusiones -es inevitable- en la del resto del mundo. Para que quede claro: estamos hablando de billones como usamos el término en nuestros países: millones de millones. En EE.UU., es 1,2 trillones de dólares.

La Cámara de Representantes aprobó el viernes por la noche el plan de infraestructura de 1,2 billones de dólares impulsado por el presidente Joe Biden, tras una jornada dramática por las pugnas dentro del Partido Demócrata.

El plan, aprobado en el Senado en agosto y llevaba meses atascado en la Cámara. fue aprobado 228 votos a 206, por lo que ahora solo requiere de la firma de Biden. Aunque los demócratas tienen mayoría en la Cámara, seis de sus legisladores , los más progresistas, se opusieron al texto, haciendo necesario el apoyo de 13 republicanos. El desacuerdo entre demócratas tiene su origen en una puja entre los dos extremos del partido sobre sus prioridades. Los progresistas reclamaban que esta ley fuera sometida a voto a la par de la agenda social de Biden, un paquete de $ 1.75 billones, algo a lo que el propio presidente se había comprometido, pero los centristas se negaron.

Esta disputa se ha alargado durante meses, con presiones continuas del liderazgo demócrata, de la Casa Blanca y del propio Biden a los dos sectores para que aprobaran su agenda. Algunos analistas han señalado a esto como uno de los motivos del descalabro electoral demócrata en las elecciones del pasado martes, donde perdieron la gobernación de Virginia.

Todas estas presiones hicieron que la mayor parte del ala progresista sucumbiera este viernes y accediera a aprobar el plan de infraestructuras solo con el compromiso de los centristas que apoyarán el plan social en las próximas semanas. Estaba previsto que se sometiera a votación comenzar el debate sobre este paquete social una vez fuese aprobado el plan de infraestructuras. En un comunicado, el propio Biden “urgió a todos los legisladores” demócratas de la Cámara a aprobar las dos iniciativas “esta noche”.

El plan de u$s 1.2 billones aprobado, que solo contempla unos u$s 550.000 millones en nuevos gastos, es sustancialmente menor al paquete inicial presentado por Biden en marzo pasado, de 2,25 billones. Ahora el paquete contempla más de u$s 110.000 millones para reparar carreteras, puentes y autopistas, y u$s 66.000 millones para fomentar el ferrocarril de pasajeros y cargas. Esta última inversión supone la mayor inyección de fondos en la red de ferrocarriles del país en medio siglo

El texto legislativo pone su atención, además, en la lucha contra la crisis climática y dedica u$s 7.500 millones para crear una red de estaciones de carga de vehículos eléctricos, una de las prioridades de Biden. En este apartado aporta u$s 47.000 millones para responder a los incendios, sequías, la erosión de la costa y las olas de calor, entre otros. En total, se trata la mayor inversión en obras públicas en el país en varios años.