China crea una vasta infraestructura de investigación para alcanzar sus objetivos en el área del clima

China está experimentando un «movimiento nacional» a medida que las empresas, los gobiernos regionales y el mundo académico cambian de rumbo para ayudar al país a cumplir sus objetivos climáticos.

El principal emisor de carbono del mundo ha publicado, por primera vez, planes que describen ampliamente cómo podría lograr emisiones netas cero de carbono para 2060, y un pico de emisiones antes de 2030 – promesas que el país asiático hizo en 2019.

La movida ha estimulado a más de diez universidades e instituciones prominentes a establecer institutos de investigación acerca de neutralidad de carbono ya este año; la Academia de Ciencias de China inauguró un centro el mes pasado.

“Habrá muchas áreas que necesitarán la contribución de los investigadores”, dice Fu Sha, modelador de la organización sin fines de lucro Energy Foundation China en Beijing. Estas incluyen tecnologías energéticas bajas en carbono, desde pilas de combustible de hidrógeno hasta baterías; mecanismos basados en el mercado para controlar las emisiones, como impuestos sobre el carbono y esquemas comerciales; y modelos que ayudarán a los gobiernos locales y las industrias a establecer objetivos realistas de recortes, dice.

Los investigadores también deberán estudiar qué sectores de la población de China se verán más afectados por la transición y aprender cómo ayudarlos a afrontar la situación, dice He. Establecer el camino hacia “una transición más justa e inclusiva sería un tema de investigación muy importante”, dice.

Para acceder al artículo completo (en inglés), cliquear aquí.