China negocia tres temas sensibles con Argentina: defensa, energía nuclear y la estación espacial

En el momento en que una negociación con China está en una fase decisiva -como podemos leer en la nota principal de hoy- resulta oportuna esta crónica en la que el periodista Martín Dinatale relata las gestiones de nuestro embajador en Beijing. Y menciona las reservas que esa relación provoca en el otro gigante, EE.UU. La reproducimos:

ooooo

En paralelo a las negociaciones por obtener una ampliación de Swaps en yuanes para sustentar las reservas del Banco Central, avanzan negociaciones clave con China para profundizar los acuerdos de proyectos espaciales, el desarrollo de energía nuclear y acuerdos de defensa.

En todos los casos, se trata de temas sensibles que interesan mucho a la administración de Xi Jinping y que buscan acelerar con Alberto Fernández para cerrar por completo en la visita prevista para febrero a Bejing por parte del jefe de Estado argentino.

El embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, mantuvo una importante reunión con el vice Ministro de Industria y Tecnología de la Información, Zhang Kejian, quién es a su vez la máxima autoridad de la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) de la Autoridad de Energía Atómica de China (CAEA) así como de la Administración Estatal de Ciencias, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional. Es decir, que bajo su órbita se encuentran tres temas estratégicos como lo son los asuntos espaciales, nucleares y de defensa.

Según informó la embajada argentina, durante la reunión, Vaca Narvaja y el Viceministro Zhang intercambiaron puntos de vista sobre el estado de la cooperación entre ambos países y delinearon los próximos pasos para la cooperación futura.

En este encuentro se avanzó en la decisión de China de aumentar la investigación en la estación espacial de Espacio Profundo CLTC-CONAE que se encuentra en Neuquén y que depende del Ejército Popular de China. Allí ya se prestó apoyó a la Misión de la sonda Chang’e 5 a la Luna, uno de los proyectos espaciales más complejos de China, a través de la cual se logró por primera vez en casi 50 años tomar muestras de suelo y rocas lunares y traerlas a la Tierra.

Sobre ese tema, China transmitió su interés de que los científicos argentinos accedan a las muestras con el objetivo de realizar estudios que puedan contribuir al conocimiento y una mayor comprensión de la Luna, adquirir experiencia y conocimientos para futuros experimentos. Hasta ahora la CONAE sólo puede tener un uso de una hora y media por día de esa estación y varios países de Europa y Estados Unidos objetan el eventual uso militar de esa estación, hecho que China niega tajantemente.

Zhang afirmó su intención que los científicos argentinos también puedan participar en el análisis de los datos que proporcionen las próximas misiones a la Luna, así como aquellas a Marte y Júpiter.

China -afirmó- ha demostrado su reconocimiento al sector espacial argentino incorporando el logo de la CONAE en el lanzador que envió la primera sonda china al planeta Marte. Asimismo, una bandera argentina fue enviada y recuperada con éxito en un lanzador chino que es utilizado en las principales misiones espaciales. «Éste no es un gesto común hacia otros países», dijo Vaca Narvaja.

Además se dialogó sobre los avances en las inversiones de China en la instalación de una antena de avistaje lunar en el observatorio El Leoncito de San Juan.

China y Argentina se encaminan hacia la firma del Plan de Cooperación Espacial 2021-2025 que abarca distintas áreas de cooperación como ciencia espacial, exploración del espacio profundo, observación de la Tierra, satélites, formación de recursos humanos, entre otros.

Vaca Narvaja, también destacó el importante papel que están jugando las empresas satelitales argentinas como Satellogic y SpaceSur en el mercado espacial chino, demostrando cómo es posible posicionarse en un segmento de exportación de servicios de altísimo valor agregado y contenido tecnológico.

Para Estados Unidos este tema es sensible y ya planteó sus quejas diplomáticas a través del Comando Sur por el eventual uso dual de la estación espacial en Neuquén. También hubo un reciente informe del Congreso de Estados Unidos donde hacen referencia a este tema.

DEFENSA Y ENERGIA

En el campo nuclear, se acordó aumentar el potencial de China para importar material argentino. Actualmente China importa alrededor del 85% de los radioisótopos medicinales por lo que la Argentina podría desempeñar un importante papel como proveedor así como avanzar en proyectos de cooperación de largo plazo a través de la producción en China.

Se dialogó también sobre otro tema sensible: la importancia del proyecto de la construcción de una central nuclear de potencia Hualong 1 en la Argentina subrayando rol que la energía nuclear puede jugar en la reducción de las emisiones de carbono, contribuyendo así, a combatir el cambio climático.

Según dijeron fuentes diplomáticas ese acuerdo, que fue frenado en la administración de Mauricio Macri, se reactivará con la firma de un acuerdo en febrero. Contempla una inversión de 9.000 millones de dólares de parte de China y Nucleoeléctrica Argentina SA está avanzando como contraparte. A la vez se busca la participación de empresas locales como Conuar, IMPSA y Nuclearis.

Finalmente, en el área de la industria de la defensa, se conversó sobre los proyectos actuales en curso y se destacó que para la Argentina es importante que todos los proyectos productivos tengan transferencia de tecnología y capacidades hacia las empresas de defensa del país. Al respecto, China expresó que están dispuestos a producir en nuestro país y generar transferencia de tecnologías y capacidades.

Sobre este tema trabaja actualmente el ministro de Defensa, Jorge Taiana, que ya tuvo encuentros con la embajada de China en Buenos Aires y funcionarios de Beijing que visitaron el ministerio. Zhang planteó en la reunión con el embajador Vaca Narvaja que China está interesada en ver mayor cooperación en el área de transferencia tecnológica en la relación bilateral, especialmente en el área espacial, nuclear y defensa y que su interés no está en un proyecto particular sino en la construcción de una relación virtuosa a largo plazo que permita el desarrollo de los dos países.

El embajador argentino destacó que los tres temas abordados ocupan no sólo un lugar central y estratégico en la relación bilateral, sino que también juegan un rol importantísimo para nuestro país como impulsores de desarrollo en áreas con altísimo valor agregado e intensivas en conocimiento.