A partir del 21 de diciembre, la provincia de Buenos Aires pone en marcha el «pase sanitario»

Después de Tucumán y Salta, en la provincia más poblada de la Argentina se adopta esta medida para asegurar una inmunización más extendida entre sus residentes. Y aunque anoche fue tendencia en Twitter #NoAlPaseSanitario -previsible- creemos que será aceptada por una gran mayoría. En Argentina existe una tradición de vacunas, y menos tiempo libre para delirios que en Europa.

l gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció este lunes que se implementará en territorio bonaerense el «pase libre con vacunas» a partir del 21 de diciembre, debido al aumento de casos de coronavirus registrado en las últimas semanas.

Desde esa fecha, precisó durante una conferencia de prensa desde La Plata, las personas mayores de 13 años deberán presentar el certificado que acredite haber recibido las 2 dosis de la vacuna contra el coronavirus para asistir a eventos masivos y  realizar actividades culturales, deportivas, religiosas y recreativas en lugares cerrados.

También se exigirá para trámites públicos ante organismos provinciales y gubernamentales y para privados en lugares cerrados. Los trabajadores que realicen atención al público, en entidades públicas o privadas, también estarán alcanzados por la medida.

La implementación del pase sanitario, mediante la aplicación Vacunate PBA, Mi Argentina, el carnet físico o la libreta sanitaria, se decidió «debido a que los casos aumentaron en la provincia un 33% en una semana y es necesario que todos se vacunen”, puntualizó Kicillof, que además aclaro que “no implica restricción de aforo”.

Esta iniciativa “sigue la experiencia de muchos países como Francia, Italia, Israel, la ciudad de Nueva York, Suiza, Alemania, Portugal, España», señaló. «Aquí en Argentina se han tomado medidas similares en Tucumán y Salta», añadió.

Está demostrado que aquel que tiene la vacuna es menos contagioso y que en términos probabilísticos tiene menos probabilidades de tener la enfermedad en su forma grave y de fallecer», subrayó.

«Los números hablan de que aquel que no está vacunado tiene 14 veces más de posibilidades de quedar internado. Lo que tenemos que lograr, habiendo hecho este esfuerzo inmenso, es concientizar y acompañar el proceso de vacunación para que sea universal”, agregó.

Por eso, “venimos a hacer un llamado a cuidar lo que tenemos, para preservar lo que hemos ganado con tanto esfuerzo», insistió.

En provincia de Buenos Aires, «los números están creciendo de manera lenta» y aunque «no es una situación grave o dramática» «preocupa el desarrollo ascendente y la variante Ómicron», ya presente en la Argentina.