Jujuy inició la cosecha de cannabis medicinal «más importante de Latinoamérica»

La empresa estatal jujeña Cannava inició una cosecha de cannabis medicinal de 35 hectáreas de producción pública, la “más importante de Latinoamérica”, que permitirá aumentar la producción de aceite farmacéutico y lanzar nuevos productos medicinales, informaron las autoridades locales.

Durante el acto de iniciación de la cosecha, donde se ofrendó a la tierra fértil en una ceremonia tradicional, el gobernador jujeño, Gerardo Morales, celebró los avances de este «proyecto tan importante para la salud de nuestro pueblo», que tiene por objeto producir un producto medicinal de alta calidad cumpliendo las normas internacionales «más exigentes» de seguridad. Remarcó que el proyecto empleó a 145 trabajadores directos y «seguramente habrá más durante la cosecha».

El ministro de Salud de Jujuy, Antonio Buljubasich, agradeció «en nombre de todos los pacientes que se van a ver beneficiados con estos cultivos» y aseguró que el cannabis es «un camino» ante la falta de respuestas de la medicina «para los niños que tienen y padecen las epilepsias refractarias».

Según se indicó, son cerca de 80 mil plantas que permitirán alcanzar una producción de «25 mil kilogramos de flor de grado farmacéutico«, que se traducirán luego en laboratorio en cerca de 1.000 kilogramos de ingrediente farmacéutico activo, de extractos de cannabinoides «altamente purificados que son con los que la provincia elabora el aceite farmacéutico Cannava CBD 10».

Este producto medicinal, que «miles de jujeños utilizan para mejorar su calidad de vida», ya se está vendiendo en las distintas farmacias de la provincia y contará «pronto con la autorización de Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) para vender en el resto del país y la región», afirmó Morales.

En tanto, el presidente de la empresa estatal Cannava, Gastón Morales, destacó que esta producción pública pone a Jujuy «en la senda de los nuevos desarrollos del futuro y del desarrollo de una nueva economía del bienestar».

Además, Morales destacó las oportunidades de desarrollo científico y productivo que posibilita y mencionó la articulación con la Universidad Austral, que está investigando la posible utilización del cannabis para pacientes oncológicos, y con la Universidad Nacional del Nordeste que están investigando, que estudia el uso de las fibras del cáñamo para la industria textil.