Julián Domínguez se reunió con embajador chino tras la aprobación de la soja HB4

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, se reunió eL jueves con el embajador de la República Popular China, Zou Xiaoli, luego de que se aprobara en ese país la soja HB4, resistente a la sequía, creada en Argentina.

Durante el encuentro, ambos funcionarios centraron el diálogo en la agenda comercial que se abre tras la aprobación en la nación asiática, y la transferencia de tecnología.

Domínguez marcó el interés argentino en darle un escenario de previsibilidad al comercio, particularmente en un producto que el mundo le reclama a nuestro país, al igual que las carnes.

«Tenemos un camino muy grande por recorrer en la cooperación bilateral», aseguró Domínguez, quien aprovechó la oportunidad para asegurarle al embajador chino «la calidad, inocuidad y sostenibilidad» de la agro-bio-industria nacional.

Según lo informado por el ministerio, también se trató la posibilidad de avanzar en el estudio de la explotación del calamar y en un acuerdo de exportación de fertilizantes, ya que la situación bélica Rusia-Ucrania lo transforma en un producto con valor en alza.

En tanto que el embajador afirmó que durante la visita del presidente Alberto Fernández a China se alcanzaron los consensos para «armar un Plan agropecuario a largo plazo a fin de incorporar los acuerdos importantes firmados durante la visita. Desde el 2004 y hasta el presente ambas partes hemos propiciado la asociación estratégica».

En la misma línea, sostuvo que desde su país prevén «ofrecer un mercado a largo plazo estable; también queremos que Argentina pueda consolidarse como un proveedor estable y estratégico de China«.

«Para tal efecto, deberíamos aumentar el comercio agropecuario, las inversiones en producción y poner en foco el papel de la ciencia y la tecnología en este rubro».

Es importante tener en cuenta que la persistencia del conflicto entre Rusia y Ucrania ha disminuido la oferta mundial de aceite de girasol. Y las limitaciones a la exportación de aceite de palma impuestas por Indonesia provocan una menor oferta global de aceites vegetales. Estos datos pueden estimular las exportaciones de aceite de soja argentino», a pesar de la menor producción local, según la Bolsa de Comercio de Rosario.