El gobierno de Neuquén vuelve a reclamar participación en la Planta Industrial de Agua Pesada

La provincia de Neuquén le planteará al gobierno nacional una salida a través del consenso para el futuro de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP). Así lo anticipó el gobernador Omar Gutiérrez, quien señaló que el jefe de Gabinete, Sebastián González, llevará la propuesta a la administración federal.

El objetivo de Neuquén es añadir a esa planta, vital para el sistema nuclear argentino, la posibilidad de producir hidrógeno y fertilizantes, entre otras alternativas.

Como se adelantó aquí, es una opción que no descartan las autoridades de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEA), que sostuvieron en una entrevista que el complejo ubicado junto a la costa del Limay, en Arroyito, podría destinar una de sus líneas de producción al objetivo que plantea la provincia.

La salida permitiría garantizar fuentes de trabajo luego del proceso de parálisis que se remonta a los últimos cinco años. Activar alguna de las posibilidades productivas adicionales, con todo, requerirá una gran inversión.

Durante los últimos años, la PIAP produjo agua pesada, un refrigerante para reactores del tipo CANDU, si bien sólo en la cuota necesaria que los necesitan las centrales nucleares argentinas. De hecho, lo seguirá haciendo. Pero el mercado mundial es más acotado, tal como lo reconocieron autoridades de la CNEA.

Con todo, su producción sigue siendo determinante para el funcionamiento de las centrales argentinas, incluso ante la posibilidad de una nueva central nuclear para el país.

“A veces caemos en la tentación, cuando planteamos una cosa o la otra. La PIAP no es una confrontación respecto de agua pesada versus nitrógeno o hidrógeno verde o azul, o fertilizantes. Es la posibilidad de encarar esos cuatro andariveles, para integrarlos y poner en valor y concretar en nuestros recursos el desarrollo económico y social generando trabajo y energía”, dijo Gutiérrez.

“Para nosotros es importantísimo, y no hay ningún problema; está eximida impositivamente esa planta y no hay ningún problema, cuando hay un precio de la energía totalmente subsidiado respecto de lo que le cuesta al país salir a comprar gas afuera, seguir promoviendo el desarrollo de la planta”, afirmó el mandatario, en alusión a la posibilidad de abastecer con gas de Vaca Muerta un eventual emprendimiento vinculado al hidrógeno azul, la variante que requiere de gas para para generación eléctrica en el proceso de electrólisis, paso central para la producción de ese combustible.

En ese contexto, Gutiérrez afirmó que “el jefe de gabinete va a presentar en Buenos Aires las distintas alternativas: reconversión, fortalecimiento desarrollo, de la matriz de esa planta que es importantísima”.

ooooo

Mañana viernes 24 publicaremos declaraciones de la presidenta de la CNEA, Adriana Serquis, sobre el tema. Además de una opinión de AgendAR.