Scioli viaja a Brasil: ronda de negocios, y, sobre todo, acordar las vías para disminuir el déficit

El ministro de Desarrollo Productivo viaja a San Pablo. Buscará fomentar un esquema de compensación de las operaciones comerciales bilaterales para disminuir la salida de dólares.

El Gobierno necesita transitar de la manera menos dolorosa posible los próximos dos meses de escasez de divisas. Con ese escenario como trasfondo, Daniel Scioli encabeza una misión comercial a Brasil. Más allá de las rondas de negocio, el ministro de Desarrollo Productivo buscará fomentar un mecanismo de compensación de importaciones y exportaciones para disminuir la salida de dólares. La balanza comercial con el principal socio comercial este año será deficitaria. Buscan afianzar los pagos en las monedas de ambos países.
.
La idea no es nueva. De hecho, Scioli venía trabajando en el tema desde su paso por la Embajada en Brasilia. Ahora, con mayores urgencias en el plano cambiario, buscará revitalizar la iniciativa que apunta a incrementar los pagos de importaciones y exportaciones en pesos y en reales para llevar alivio a las reservas del Banco Central. Algo similar a lo que viene proponiendo el embajador en China, Sabino Vaca Narvaja, para implementar con los yuanes.
.

El ministro viaja acompañado por el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, y el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet. Completan la comitiva oficial pequeñas y medianas empresas de esa provincia. «En los últimos 15 años, Argentina tuvo un déficit de u$s52.000 millones con respecto a Brasil. Para revertirlo no hay que comprar menos, sino vender más y en eso el rol de las economías regionales es fundamental» afirman desde el ministerio.

La agenda de trabajo incluye una serie de rondas de negocios con firmas brasileñas para lograr la instalación de productos locales en el mercado. También está prevista una reunión con Josué Gomes da Silva, presidente de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), una de las entidades empresariales más importantes de Brasil.

Por fuera de esa agenda, la atención estará puesta en la búsqueda de un mecanismo para minimizar el impacto de la balanza bilateral sobre las reservas. Luego de un 2021 en el que se logró revertir la tendencia y se alcanzó un superávit de u$s 66 millones, solo en los primeros cuatro meses del 2022 se acumuló un saldo negativo de u$s1.095 millones.

Aunque en el segundo semestre podría revertirse la tendencia, las estimaciones oficiales indican que este año la cuenta final volverá a cerrar en rojo para Argentina. La idea del Gobierno, entonces, es compensar parte de ese déficit en transacciones que no impliquen el uso de dólares.