Nació el DólarSoja: un tipo de cambio mixto para estimular que los productores liquiden

Se anunció que este nuevo régimen funcionará hasta el 31 de agosto y permitirá al sector agrícola compensar parcialmente la diferencia entre el dólar oficial y los financieros. Según el Banco Central, esta medida “equilibra” a los productores agropecuarios con algunas industrias que ya gozan de excepciones.

El Banco Central aprobó hoy un mecanismo que en la práctica establece un tipo de cambio especial para que los productores de soja aceleren la liquidación de su cosecha hasta el próximo 31 de agosto, en medio de la crítica situación de las reservas internacionales y de una fuerte tensión en el mercado de cambios.

Según el régimen aprobado ayer martes 26 por el Directorio del BCRA, una vez que el productor liquide sus granos para exportar, con el 70% de los pesos que obtiene podrá hacer un deposito “dollar linked, es decir, un depósito en pesos que ajusta al tipo de cambio oficial. Con el 30% restante de los pesos, el BCRA le permitirá recomprar dólares, también al tipo de cambio oficial, a la vez que deberá pagar el impuesto PAIS y las retenciones.

Así surgirá en los hechos un nuevo tipo de cambio que los productores calcularán para decidir o no su venta. Según estimaciones oficiales, la compra de dólares con el 30% de los pesos obtenidos por la exportación generaría hoy un tipo de cambio de $239,75.

De esta forma si el productor vende granos por 1 millón de pesos, podría comprar casi 1.300 dólares y hacer un depósito en pesos ajustable por el dólar oficial por $ 700.000.

La decisión adoptada era fuertemente resistida hasta hace pocos días por el propio Banco Central y a la vez impulsada por otras áreas del Gobierno. La negativa del BCRA obedecía a que observa el riesgo de acumular condiciones cambiarias especiales para cada sector de la economía que tenga operaciones de comercio exterior. No es descabellado esperar que tras esta medida, otros sectores pidan una normativa particular para protegerse de la brecha cambiaria que obliga a exportar a un dólar mucho más barato del que se puede acceder en el mercado.

En las últimas semanas, bajo una fuerte tensión en el mercado de cambios, en varias ocasiones desde el Gobierno se había desmentido la creación de un “dólar-agro” o la aplicación de cualquier clase de régimen cambiario particular para el campo.

Es un gran disparate lo del dólar para el agro, no hay nada de eso. Es parte de una especulación tendiente a forzar el mercado de cambio restringiendo la oferta de divisas, decían fuentes oficiales hasta anteayer.

Peri ka necesidad de acelerar la liquidación de divisas para reforzar sus reservas hizo que el Central, después de una reunión de su presidente con Alberto Fernández adoptó este mecanismo. La esperanza es que sirva para reducir las expectativas de devaluación del tipo de cambio oficial.

En la comunicación oficial de la medida, el BCRA destacó que la decisión busca “equilibrar” a los productores agropecuarios con otros sectores productivos que ya gozan de excepciones cambiarias. Entre ellos, señaló la entidad, “la libre disponibilidad de divisas por el incremento de las exportaciones que se realicen respecto del año anterior que aplica a la industria manufacturera; el Régimen de Fomento de Inversión para la Exportación o el régimen para la industria del Conocimiento que permite aplicar parte del incremento de las exportaciones al pago de la masa salarial”.

Por supuesto, el impacto de las exportaciones agrarias no es el mismo. Los dólares de la soja resultarán vitales en el próximo mes dado que el Gobierno deberá gastar muchas divisas para enfrentar las importaciones de energía.

Ya en junio, el Banco Central había impulsado una mejora en el “plazo fijo chacarero”, un depósito especial ofrecido por el Banco Nación para personas o empresas con actividades agrícolas que ofrece un rendimiento ajustado por un índiceque combina el dólar oficial y el valor de los granos. Pero como todo plazo fijo obligaba al productor a atarse a un tiempo mínimo de 60 días sin acceder a su dinero. El depósito con retribución dollar linked anunciado ayer, en cambio, es “a la vista”, al estilo de una cuenta corriente el productor puede retirar sus fondos cuando quiera.

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, declaró que el instrumento creado “debe ayudar a los productores a acelerar la venta de soja y esperamos destrabar las dificultades actuales”. El titular del BCRA precisó que la decisión se trabajó junto a los ministerios de Agricultura y Economía, y la Administración Federal de Ingresos Públicos. También señaló que no se tomó contacto con ninguna de las entidades del campo (!).

Agregó que la medida “no afecta la relación con el FMI porque no estamos alterando el tipo de cambio y las reglas generales de acceso a la formación de activos externos”.

Breve comentario de AgendAR:

El mecanismo que diseñaron en forma conjunta el gobierno y el Central es complejo e ingenioso. Nuestra primera impresión, reforzada por las declaraciones que ya han hecho autoridades del gremialismo empresario del agro, es que es demasiado complejo para que muchos productores lo acepten. A menos que el precio de la soja empiece a caer. Deseamos estar equivocados.

Lo que no alcanzamos a entender es porqué se afirma que «no se tomó contacto con ninguna de las entidades del campo». Si la medida está pensada para una aceptación voluntaria ¿cuál sería el sentido?

Finalmente, esta medida, funcione o no, es una solución de coyuntura. Es necesario que un gobierno argentino replantee la relación con el sector que hoy produce la mayor parte de las divisas que necesite el país, e, igualmente importante, encare y estimule a otro u otros sectores que también produzcan divisas. Si esas dos tareas no es encaran, seguiremos de una crisis cambiaria a otra, poniendo parches.

A. B. F.