Qué pasa si explota la central nuclear ucraniana de Zaporizhia

Central nuclear ucraniana de Zaporizhzhia

Es la mayor central nuclear de Europa y la tercera del mundo. En esta nota de Al Jazeera expertos especulan sobre un hecho posible. Pero a juicio de AgendAR (ver final) altísimamente improbable.

«El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha dado la voz de alarma sobre el bombardeo que se está produciendo en la central nuclear de Zaporizhzhia, controlada por Rusia, en Ucrania, diciendo que la situación actual plantea un gran riesgo y podría conducir a un «desastre nuclear».

La central de energía nuclear de Zaporizhzhia es la planta más grande de Europa y se encuentra entre las 10 más grandes del mundo; genera la mitad de la energía nuclear de Ucrania.

Tiene una capacidad total de unos 6.000 megavatios, suficiente para unos cuatro millones de hogares.
Está ubicado en la estepa del sur de Ucrania en el río Dniéper, a unos 550 km al sureste de la capital de Ucrania, Kiev, y a unos 525 km al sur de Chernobyl, el sitio del peor accidente del mundo en una planta de energía nuclear, en 1986.

Actualmente, la planta es operada por personal ucraniano, pero unidades militares rusas custodian la instalación.

Según el OIEA, la planta tiene seis reactores refrigerados por agua, de diseño soviético, que contienen uranio 235, cada uno de los cuales tiene una capacidad neta de 950 megavatios. Un megavatio de capacidad proporcionará energía para 400 a 900 hogares en un año.

La planta de Zaporizhzhia también se encuentra a unos 200 km de Crimea, que Rusia anexó en 2014.

El martes, el operador ucraniano Energoatom dijo que las fuerzas rusas que ocupaban el área se estaban preparando para “conectar la planta a la red eléctrica de Crimea”.

Michael Black, director del Centro de Ingeniería Nuclear del Imperial College de Londres, dijo que la principal preocupación es que conectar la planta a la red eléctrica de Crimea podría interrumpir la energía externa a los reactores. “Necesitas esa energía para proporcionar enfriamiento a los reactores… Mientras [esos generadores] funcionen, entonces todo está bien”, dijo.

“Es alentador ver que los rusos quieren usar la electricidad; eso sí implica que no quieren dañar [la central]”, agregó.

Rafael Mariano Grossi, director general del OIEA, describió la situación como “completamente fuera de control” en una entrevista con The Associated Press la semana pasada.

“Se han violado todos los principios de seguridad nuclear” en la planta, dijo Grossi. “Lo que está en juego es extremadamente grave y extremadamente peligroso”.

Durante la entrevista, dijo que no se respetó la integridad física de la planta y se interrumpió la cadena de suministro, por lo que no era seguro que la planta estuviera recibiendo todo lo que necesita, “y hay mucho material nuclear allí para ser inspeccionado”.

En un comunicado emitido el martes, Grossi dijo que se preparaba para informar al Consejo de Seguridad de la ONU sobre la seguridad nuclear en la planta y sus esfuerzos para acordar y dirigir una misión de expertos al sitio lo antes posible.

INTERACTIVE - Nuclear power in Ukraine August 2022

What has the IAEA said

La OIEA ha estado intentando durante meses enviar un equipo de inspección a la planta nuclear pero no ha tenido éxito.

El organismo de control también dijo el martes que Ucrania había informado a la OIEA sobre la restauración de una línea eléctrica que se puede utilizar para suministrar electricidad a la planta desde una planta de energía térmica cercana si es necesario. “Esta línea de alimentación externa es necesaria para salvaguardar la correcta refrigeración de la instalación».

Grossi describió la necesidad de un suministro de energía externo seguro como uno de los siete pilares de la seguridad nuclear al comienzo del conflicto.

Dadas las advertencias del OIEA, ¿podría explotar la planta y, de ser así, qué pasaría?

Según los expertos, una explosión es posible, pero la probabilidad de que eso suceda no es segura.

«Lo que tenemos aquí con la participación militar es muy difícil (de prever)… Si se unen múltiples factores catastróficos, podría ser posible una explosión», dijo Ross Peel, Gerente de Investigación y Transferencia de Conocimiento del Centro de Estudios de Ciencia y Seguridad del King’s College de Londres.

“Es difícil decir si esto [sucederá] y las posibles consecuencias de eso, cuáles podrían ser. Depende de cómo se produzca la explosión”, agregó.

Hay preocupaciones sobre el bombardeo que ocurre alrededor de la instalación, con el potencial de dañar la infraestructura crítica, incluidos los reactores.

“Los reactores [necesitan] ser enfriados constantemente por el agua que pasa a través de [ellos]”, dijo MV Ramana, profesor de la Escuela de Políticas Públicas y Asuntos Globales de la Universidad de Columbia Británica.

“Si esa corriente de agua se corta de alguna manera, entonces el reactor podría perder enfriamiento, el combustible comenzará a derretirse. Creará una especie de alta presión, y la cosa puede explotar”.

Inmediatamente después de una explosión, los expertos dicen que probablemente podríamos ver evacuaciones generalizadas causadas por una nube radiactiva invisible. Sin embargo, el impacto de una fuga de radiación probablemente se sentiría en los próximos años.

“Probablemente verás a cientos de miles de personas tratando de huir de esa área”, dijo Ramana a Al Jazeera.

“Habrá una nube, pero no podrás verla… Podemos rastrear la nube porque [tenemos] instrumentos sensibles que miden los niveles de radiación”, agregó.

Algunas de las consecuencias humanas que podríamos ver en una explosión similar a esta sería envenenamiento por radiación aguda o cánceres que aparecerían más tarde.

“Entonces, por ejemplo, en Chernobyl, las personas que iban al reactor para pararse sobre el edificio en llamas y apagar el fuego estuvieron expuestas a enormes cantidades de radiación y sufrieron los impactos en cuestión de horas”, dijo Ross.

“Las personas que están expuestas a cantidades no tan grandes aún pueden sufrir una intoxicación por radiación aguda y recuperarse. Esto sucede durante días o semanas, tal vez meses. Para las personas expuestas a niveles más bajos de radiación, puede haber un mayor número de casos de cáncer más adelante durante los siguientes años o décadas”.

¿Qué otros escenarios podrían darse?

En lugar de una explosión del núcleo del reactor, los expertos están más preocupados por el daño a los sistemas que enfrían la piscina de combustible gastado y los reactores. Si falla el enfriamiento, esto podría provocar una acumulación de calor descontrolada, una fusión y un incendio que podría liberar y propagar la radiación de las estructuras de contención.

“Por la mayor parte, tenemos miedo de la liberación de radiación, no necesariamente de una explosión”, dijo a Al Jazeera Amelie Stoetzel, estudiante de doctorado en el Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres. “Como sea, [una] liberación de radiación, en cualquier caso, sería catastrófica”.

“Es impredecible; no sabemos realmente a dónde iría la columna [que contiene material radiactivo]; realmente puede ir a cualquier lugar, dependiendo de las condiciones climáticas”.

Debido a la ubicación geográfica de la planta, una emisión de radiación podría impactar en cualquier parte del continente europeo.

“Zaporizhzhia está en el medio del continente. Así que no importa en qué dirección sople el viento, alguien se contaminará”, dijo Ramana.

En general, los expertos enfatizan que cualquier tipo de predicción es difícil de hacer en esta etapa.

“La única certeza que tenemos realmente es que la actividad militar alrededor de la planta de energía nuclear representa un riesgo para ella. Y cómo se desarrollará exactamente eso es muy difícil de predecir”, dijo Ross.

Si hay una fuga de radiación, ¿qué sucede a continuación?

Los expertos esperan evacuaciones inmediatas, pero también dificultades para acceder a las instalaciones médicas, ya que probablemente verán un aumento en el número de pacientes.

“Cuando hubo incidentes de accidentes por radiación, hubo muchas personas que se presentaron con síntomas de envenenamiento por radiación, a pesar de que no habían estado expuestos, debido al miedo y al pánico”, dijo Stoetzel.

Los expertos también dijeron que las evacuaciones en una zona de guerra vendrán con su propio conjunto de complicaciones.

“Muchas personas ya han abandonado el área, pero todavía quedan muchas personas atrás”, dijo Stoetzel.

“Entonces, sí, habría mucha gente corriendo a los hospitales y corriendo para salir del área, lo que sería un problema… Habría confusión; en una guerra en curso, evacuar a las personas es extremadamente difícil”, agregó.

Según los expertos, para muchas personas, el miedo a la radiación podría ser más peligroso que la propia radiación.

«Podríamos ver un aumento en los pacientes debido a los síntomas psicológicos que están relacionados con el conocimiento de que la radiación podría haberse filtrado de una planta de energía nuclear cercana».

“Entonces, en realidad, lo más problemático para el gobierno al menos sería cómo tratar con una gran cantidad de pacientes”, agregó.

En caso de explosión o incendio, una fuga de radiación podría provocar un «desastre a largo plazo».

“No es algo en lo que las personas vayan a estar expuestas e inmediatamente se caigan y mueran… va a haber un costo psicológico enorme, además del costo psicológico de la guerra misma”, dijo Ramana.»

Comentario de AgendAR:

Ajá, no muy mucho consenso en qué pasa si explota Zaporizhia. Pero ninguna predicción baja de situación terrible. Bueh, con toda lógica.

¿Y qué pasa si no explota? Pregunto, porque no veo por qué Rusia, mejor exportador de centrales nucleares del mundo hoy por hoy, renunciaría a Zaporizhia. Sería dar de baja 6000 MWe instalados, en funcionamiento, sin problemas, de su propia cosecha técnica, y que piensan destinar a iluminar Crimea, península rusa desde 2014 pero con problemas de agua potable porque no le sobra electricidad.

Si los rusos dejaran sin refrigeración una sola de las 6 unidades de Zaporizhia,  además, se tendrían que olvidar de volver a exportar. Justo ahora, que empiezan a construir la unidad 4 de la central múltiple de Akkuyu, en Turquía, contrato que le birlaron en su momento a Siemens y a Areva, y siguen las firmas.

El VVER con que los rusos ganan licitaciones por paliza es un diseño bastante copiado del Westinghouse. Los tipos siempre fueron buenos en ingeniería inversa. El Westinghouse fue el primer reactor de agua presurizada que quemaba uranio levemente enriquecido. Técnicamente, fue el primer PWR civil. Los rusos lo copiaron al voleo y lo vienen mejorando desde los ’50. Lo han construido en muchas versiones y módulos, que arrancan en unos mínimos 70 MWe y llegan a 1300.

Las versiones mayores ya califican como «tercera generación plus», es decir tienen la seguridad de base de cualquier PWR occidental, sino un plus.

La seguridad de base implica reactividad negativa (la reacción nuclear se extingue sola si se sale de parámetros críticos), un bruto recipiente de presión de acero forjado que encierra el combustible, un aún más bruto edificio de hormigón ultradenso reforzado que encierra al recipiente de presión, varios circuitos independientes para refrigerar el núcleo, cada uno con su bomba, y varios generadores diésel de «back up» escalonados en profundidad por si se llega a caer la electricidad de red que consumen esas bombas.

Hasta aquí, todo normal según los estándares de la industria. Como frutillas en el postre, las últimas versiones del VVER añaden rediseños, como un generoso toque de seguridad pasiva por convección para garantizar el enfriamiento del núcleo, es decir incluso sin bombeo. También, nuevos elementos combustibles cuyas vainas de circaloy están niqueladas, para bancarse accidentes por recalentamiento sin descomponer el agua y generar hidrógeno.  

Es decir que si los rusos, de puro suicidas y estúpidos, dejaran sin electricidad externa las 6 centrales, e incluso los piletones de enfriamiento del combustible gastado, éstas no se quedarían sin electricidad ni refrigeración, porque la posta la tomarían temporalmente los generadores diésel. Se ponen en marcha automáticamente al cortarse la luz, las bombas siguen trabajando y el reactor prácticamente no se entera.

Normalmente las centrales tipo PWR tienen reservas de combustible como para aguantar semanas. ¿Por qué? Es lo estándar en el gremio. Se entiende que una caída de red eléctrica puede ser bastante duradera. En tiempos de cambio climático, aumenta el riesgo de  incendios forestales o de derrumbe de las torres de alta tensión por formación de hielo en los cables. Y en tiempos de nueva guerra fría, se añaden el boicot deliberado, los ataques informáticos y otras causales bélicas. La refrigeración del núcleo puede comerse hasta el 10% de la potencia instalada de un PWR, por lo cual el diseño básico contempla cómo generarla «en casa», aún si se cae la red eléctrica regional o nacional.

Sigue sin entenderse por qué demonios los rusos dejarían provocar un accidente nuclear en territorio que ahora vuelve a ser de ellos. Incluso cuando fue ucraniano, de todos modos era demasiado vecino como para que una ranada así le saliera bien a Rusia. Porque entre las cosas que Vladimir Putin no controla, pese a su alcurnia psicopática típica de hombre de la KGB y el FSB, está la dirección del viento.

Putin jamás lo admitirá pero tampoco controla la lluvia, que a veces determina adónde cae una nube de gases radioactivos. Si el travieso Vlad hiciera barrabasadas en Zaporizhia, podrían pagar el pato los habitantes de Moscú, o de Volgograd. ¿De veras el OIEA lo considera tan estúpido?

De todos modos, la larga serie de gansadas del artículo previo evade cuidadosamente la pregunta clave: ¿por qué causa los rusos destruirían un prestigio de exportadores nucleares que los ha hecho el «number one» mundial de la industria. Tuvieron que construir su fama a pesar de la considerable mancha de Chernobyl, en 1986. Y lo vienen logrando, porque no les va mal en el negocio de vender centrales. 

Tampoco es que a los rusos les sobre plata por exportación de manufacturas. Para su desgracia, salvo por su próspero negocio de armamento, en 2022 siguen siendo, como en 1917 y 1992, un vendedor de hidrocarburos y granos, pura naturaleza cruda.

¿Que cosa nucleoeléctrica han exportado los rusos últimamente? Excluyo centrales que fueron cerradas en pleno servicio, en obra o en planes porque a juicio de la UE eran demasiado rusas. En esa lista de proscriptas pintan 12 de Alemania Oriental (país que ya no existe), una de Finlandia, 3 de Ucrania y 2 de la República Checa. Me limito a centrales vendidas, ya en servicio o en construcción. Fueron cerradas, algunas hace añares. Y no es imposible que este invierno sus dueños las extrañen un poco.

Pero centrales rusas vendidas operativas, en obra o en planes Turquía tiene 4, Belarús 2, Irán 3, la República Checa 4, la India 6, Bulgaria 6, Finlandia 2, Armenia 2, Eslovaquia 4, Hungría 6, Bangladesh 2 y China -que en 2050 podría sacarle a Rusia el puesto de primer exportador- de todos modos se compró 8. Y todas las operativas andan lo suficientemente bien como para no salir en las noticias.

Pavada de campaña tecnológica para un país que en 1986 era el paria nuclear del planeta. Y eso por haber hecho el error de construir un reactor demasiado barato, el RBMK, sin recipiente de presión, sin edificio blindado de contención, con reactividad positiva (muy inestable), y moderado con grafito (que se quema) en lugar de agua (que no se quema). 

Entre nosotros, hay centrales inglesas igualmente destripadas en materia de seguridad, pero han tenido mejor suerte. Y sus dueños las están cerrando cuando terminan su expectativa de vida. Y durante décadas nadie las criticó o critica, entre otras cosas, porque son inglesas.

¿Por qué los soviéticos incurrieron en un diseño riesgo como el RBMK? Porque aunque la jugaran de superpotencia tecnológica, tenían el perfil exportador de un país bananero, aunque demasiado frío para bananas: pura naturaleza cruda. Por comercio exterior, eran un emirato petrolero, pero gigantesco y sin emir.

El presidente Ronald Reagan y la monarquía saudí se habían puesto de acuerdo para bajar a lo bestia el precio del barril de petróleo, una barrida de tobillos dedicada a la URSS. Y los soviéticos, faltos de dólares, necesitaban desesperadamente ajustar su consumo doméstico de hidrocarburos para multiplicar sus exportaciones y no quedarse sin dólares.

Ésa fue la causal de adopción del RBMK. La interpretación pertenece al difunto Dr. Raúl Boix Amat, ex miembro de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y jefe de la División Nuclear de Techint en 1986. 

Como comparación, en datos que entonces me suministró el Dr. Abel González en 1986, el RBMK que se accidentó en Chernobyl costó aproximadamente U$ 200 por kW instalado. En cambio nuestra pequeña Atucha 1 había costado U$ 1800 por kW instalado. González, para más datos, entonces dirigía ENACE, empresa mixta entre la CNEA y Siemens a cargo de contruir Atucha II.

Hoy González es el experto en radioprotección más respetado en el mundo por sus intervenciones en los desastres nucleares de Chernobyl y de Fukushima desde el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Ionizantes (UNSCEAR).

El desastre de Chernobyl no sólo mató a 51 personas y provocó 1800 casos de cáncer de tiroides (por suerte, muy curable): fue el comienzo del fin de la URSS.

Rusia, como estado heredero de la URSS, eso lo tiene bastante claro. Por lo cual se concentró en ir cerrando sus RBMK sin decir «esta boca es mía», pero también en  exportar sus VVER. Que, como se explicó, son muy tradicionales en su ingeniería. Aunque aparentemente algo mejores que lo que ofrecen por ahora EEUU, Japón y la UE, porque estos últimos no exportan nada, mientras que los reactores rusos vendidos a otros países ya suman 49, y contando.   

Mi pregunta es ésta: si como es previsible en Zaporizhia no pasa absolutamente nada, ¿qué comentario merece esta laboriosa muestra de periodismo berreta? No soy prorruso. Soy pronuclear y properiodismo, nomás.

Daniel E. Arias