La Armada recibió dos buques reparados en Tandanor. Un paso importante, pero aún falta

La corbeta ARA «Rosales» (clase Meko 140), y el buque multipropósito ARA «Ciudad de Rosario» fueron modernizados en el Astillero Tandanor-Cinar, con aportes del Fondo Nacional de la Defensa (Fondef). 

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, encabezó el acto de entrega de las naves el martes, en consonancia con la celebración del Día de la Industria Naval, que se conmemora cada 12 de septiembre. Contó con la presencia del jefe de la Armada Argentina, almirante Julio Guardia; otras autoridades de las Fuerzas Armadas y de la cartera que conduce Taiana.

En su discurso, el ministro remarcó que las reparaciones de ambos buques «pudieron llevarse a cabo gracias al financiamiento del Fondef», y dijo que ese fondo «permite recuperar material para nuestras fuerzas y poner en condiciones sus unidades, y por ejemplo, permite a la Armada participar este jueves de un ejercicio militar con varios buques frente a las costas de la ciudad de Mar del Plata».

Y agregó: «Las mejoras del armamento, la recuperación de capacidades, todo está presente en el plan plurianual de municiones que permitirá recuperar progresivamente, una Armada, un Ejército y una Fuerza Aérea con material y elementos de combate para que estén en las mejores condiciones».

La corbeta ARA Rosales clase Meko 140 y del buque multipropsito ARA Ciudad de Rosario fueron ntegramente modernizados en el Astillero TandanorCinar

La corbeta ARA «Rosales» (clase Meko 140) y del buque multipropósito ARA «Ciudad de Rosario» fueron íntegramente modernizados en el Astillero Tandanor-Cinar.

El ministro señaló que el personal especializado del astillero «continúa acumulando experiencia con cada uno de estos trabajos terminados» y ese entrenamiento y formación «se volcará en la construcción del buque polar y en cada una de las tareas que este astillero lleve adelante».

En ese sentido, el ministro valoró «la sinergia que se produce con distintas empresas tecnológicas de pequeña y mediana dimensión que intervienen en estas reparaciones, y que también aumentan sus capacidades».

Asimismo elogió a la industria naval en su día: «Una industria que es imprescindible para un país como la Argentina, que tiene un litoral marítimo gigantesco, que es bicontinental, que tiene una plataforma continental extendida. En esa línea, la Argentina tiene también el desafío fluvial de integrarse y por eso sigue siendo tan importante el desarrollo del canal Magdalena«.
.

Por su parte, el almirante Julio Guardia contó que se trata del sexto buque en dos años «que la Armada recupera gracias a esta sinergia con las autoridades y trabajadores de Tandanor y a la aplicación de la ley del Fondef».

A su turno, el presidente de Tandanor, Miguel Tudino, dijo que el Día de la Industria Naval es «muy importante» para esa empresa. «Hay un fuerte desafío en el Gobierno nacional para impulsar, expandir y fortalecer esta industria que nos enorgullece a todos».
.
La recuperación y puesta a punto de estos medios navales permiten reforzar las tareas de patrullaje marítimo y fluvial, la formación de cadetes y la participación de ejercicios combinados, informó la cartera de Defensa en un comunicado difundido este martes.

 

Comentario de AgendAR:

El canal de youtube ARA 202 dedicó uno de sus programas a la reparación de la corbeta «Rosales» y del multipropósito «Ciudad de Rosario», y se lo puede ver aquí:

En el video hace una detallada descripción de todos los ítems que fueron sustituidos o reparados en TANDANOR, astillero que cumplió con lo pedido por la Armada: ambos buques vuelven al inventario mejorados en su capacidad de navegación.

Lo que no vemos, al igual que el colega ARA 202, es modernización: los sistemas de armas y los sensores de ambos buques son los mismos que tenían hace 40 años.

No es tan grave en un multipropósito, casi una nave civil, por propósito y diseño. Sin embargo en el caso de la corbeta Meko 140, su obsolescencia en sistemas de combate hoy la vuelve no mucho más que una patrullera de control pesquero, aunque sobremotorizada y sobreartillada para esa tarea, normalmente un asunto de Prefectura.

Pero como buque de la Flota de Mar, hoy, como ayer, la Rosales no está para dar pelea en ningún enfrentamiento simétrico.

¿Qué sugerimos desde AgendAR?

Las armas de tubo dejarlas (un cañón de 76 mm., cuatros Bofors 40 mm. en 2 torretas), pero cambiarle los viejos Exocet AM38 de los ’80 por misiles modernos (cualquier mar-mar posterior al 2000 triplica el alcance y soporta mejor las contramedidas).

Cuando se diseñaron los Meko-140, a fines de los ’70 las armas de tubo todavía eran importantes, y los misiles mar-mar una novedad, pero los Exocet AM38 originales hoy resultan de muy corto alcance y fáciles de interferir con contramedidas físicas y electrónicas. Las naves, sin embargo, son muy modulares: fueron diseñados exprofeso para recibir modernizaciones y cambios importantes de sistemas, quitando y poniendo nuevos módulos, sin alteraciones de la estructura portante. Que además es muy noble, y conviene conservar.

Si no hay plata para ello y hay que aguantar una década más con barcos de guerra que por sus misiles y armas de tubo ya no sirven para ninguna guerra, hay que aprovechar bien ese tiempo con un plan para codesarrollar con los israelíes, o indios, o brasileños o sudafricanos un misil crucero multifunción aire-tierra/aire- mar y mar-mar que puedan usar las tres fuerzas y se fabrique aquí, con INVAP en la radarística.

El radar de detección y de puntería de la nave pueden tener un «observador adelantado» en un minúsculo helidrón RUAS-160, también de INVAP, operable desde incluso una cubierta estrecha como la de una Meko-140. Esto liberaría la capacidad de adquisición de blancos del barco de ese límite fijado por su posición en el mar y la altura de sus antenas.

No hay por qué limitarse a un misil clásico con motor de combustible sólido, de corta fase de impulsión, trayectoria balística y cuyo alcance en planeo depende de la altura alcanzada en ésta. Es mejor un subsónico movido a turbofan de trayectoria rasante, si se fabrica también aquí ese motor. Alcance, no menor de 350 km.

No es una astracanada. INVAP en 2015 estaba haciendo la ingeniería básica del BLAAV, el Blanco Aéreo de Alta Velocidad. La función de este dron sería entrenar en tiro de derribo a los pilotos de caza y a los operadores de baterías antiaéreas. Pero con otros sistemas de sensores, guiado y arquitectura, no era imposible reconvertirlo a misil crucero multipropósito y multifuerzas. ¿Hora de resucitar este proyecto?

En planos, al BLAAV se le estimaba un alcance de 1000 km.

Daniel E. Arias