Suecia construye un repositorio para todos sus desechos nucleares

«Décadas de desechos nucleares de alto nivel se encuentran en estanques asombrosamente claros e iluminados con luz azul, a unos 40 metros de profundidad bajo la superficie terrestre.

Es una vista extrañamente hermosa e inquietante. Largas filas de contenedores de metal, llenos de combustible nuclear usado en los reactores del país, yacen debajo de la superficie cerca de Oskarshamn, en la costa báltica de Suecia.

Es letal y completamente seguro. Letal porque este material es intensamente radiactivo. Seguro porque se asienta 8 metros por debajo del agua, una barrera muy eficaz contra la radiación.

Los residuos se pueden conservar así durante décadas. De hecho, así tiene que ser.»

.
.

.
Los cargos electos del municipio también están detrás de este proyecto, como su alcalde Jacob Spangenberg: “Una gran mayoría está a favor de la construcción de este sitio. En el ayuntamiento, donde somos 49, estaban a favor 39 concejales y ocho en contra, algo así”, dijo, refiriéndose a una votación final que tuvo lugar en octubre de 2020.
.
Este entusiasmo es tanto más asombroso cuanto que en Suecia los municipios que albergan instalaciones nucleares no se benefician de ninguna ventaja financiera. “Los impuestos (…) se pagan directamente al gobierno. Esta industria no brinda ninguna ayuda a los municipios, pero tiene un impacto positivo en el mercado laboral. Hay más de 20.000 habitantes en la región, incluidos 5.000 en el pueblo , y es el pleno empleo”, se regocija Jacob Spangenberg.

Los habitantes ya tienen la cultura nuclear

La decisión de almacenar 12.000 barriles de combustible irradiado durante 100.000 años no es baladí, pero los habitantes de Östhammar, donde ya está instalada la central atómica de Forsmark, la mayor de Suecia, tienen cultura nuclear. Allí trabajan unos 1000 habitantes del pueblo, un punto esencial para la especialista ambiental del municipio Marie Berggren.

“Esta es una de las explicaciones de esta aceptación: ya sea usted, personalmente, o en su familia, o entre sus amigos, siempre hay alguien que ha trabajado en la industria nuclear y que conoce sus reglas de seguridad. Y luego los pocos problemas que puede haber habido todo se resolvió de manera segura. La gente cuenta con la energía nuclear”, dice.

El otro factor es la información. Encargada por los operadores nucleares suecos de gestionar sus residuos, la empresa SKB se ha establecido durante 15 años en el mismo centro de Östhammar. Los residentes y otros visitantes pueden ver y tocar los contenedores de cobre donde se sellarán los combustibles gastados, con su contenido de uranio sin quemar, productos de fisión y transuránidos, antes de ser bajados a galerías excavadas en el granito a medio kilómetro de profundidad, muy cerca de la central eléctrica de Forsmark.

tiene Más del 80% de opiniones favorables

El repositorio, un conjunto de túneles que suman 60 kilómetros lineales, será excavado en granito. El cobre encapsulará el combustible y evitará el escape de la radiación. Alrededor de los contenedores se construirá una tercera barrera, con bentonita, una especie de arcilla, que actuará como amortiguador para absorber movimientos tectónicos en el interior del sótano y evitar el contacto con las aguas subterráneas, explica el portavoz de SKB Martin Hoff, para quien la transparencia en este área es crucial.

El espectro de la corrosión
.
En Östhammar, los oponentes luchan por hacerse oír. Porque al igual que en Suiza, existen. Señalan la opinión de ciertos expertos que piensan que estos famosos recipientes de cobre, a lo largo de los siglos, podrían ceder ante la corrosión. “Nuestro tribunal ambiental hizo cinco preguntas sobre estos contenedores de cobre que no fueron respondidas. Las encuestas son para nuclear, no hubo ningún accidente importante en Forsmark, pero eso no tiene nada que ver con un depósito que debe ser seguro durante 100.000 años”. ”, advierte Bertil Amn, histórico opositor de la industria nuclear.
.

Si nada perturba el cronograma de SKB, el combustible gastado comenzará a almacenarse a partir de la década de 2030, durante setenta años.

Nota de AgendAR: Suecia no es el primer país del mundo en tener liquidada la cuestión de su repositorio nuclear. Con una tecnología parecida (galerías profundas en formaciones graníticas estables), Finlandia empezará el llenado de su repositorio el año que viene, siete antes que Suecia.