Las Telcos replantean (reducen) sus inversiones

“No vamos a poder invertir los u$s 1.600 millones que teníamos previsto para 2019. Vamos a estar por debajo de esa cifra, en función del tamaño que termine adquiriendo el negocio”.

La declaración corresponde a Carlos Moltini, CEO de Telecom, la principal empresa de telecomunicaciones del país, y la que había comprometido la mayor apuesta inversora del sector.

La compañía tenía previsto desembolsar u$s 5.000 millones en el trienio 2018-2020 y si bien hace dos meses ya había avisado que ese ritmo será más lento, producto de la fuerte devaluación que se produjo en el segundo semestre del año, ahora quedó ratificado que el ajuste para 2019 será importante.

No es lo mismo invertir en un mercado con un dólar a $ 20, como el de principios de 2018, que en uno de $ 40, como sucede actualmente. Y menos, con uno de $ 50, tal como se prevé para marzo de 2019 en función del sistema de bandas fijado por el Banco Central.

La postura de Telecom no es única. Esta estrategia de parar la pelota y ver cómo se seguirá jugando el partido en el sector es compartida con el resto de los jugadores, los grandes y los chicos.

Telefónica, por ejemplo, confirmó que su presupuesto se mantiene firme en los $ 43.000 millones para el trienio 2017-2019. Sin embargo, al convertirlo a dólares, la cifra se achicó sustancialmente: lo que en 2017 era algo más de u$s 2.300 millones, hoy son cerca de la mitad.

En tanto que Claro, en el marco del Mobile360 Series que realizó la GSMA en la Usina del Arte los primeros días de diciembre, ratificó el nivel de inversiones ejecutado en los últimos años, a razón de u$s 400 millones por año.

Se trata de una cifra que se mantiene inamovible prácticamente. A finales de 2017 hubo una intención de duplicar el monto pero luego se volvió al proyecto anterior.

  • Las inversiones en materia de telecomunicaciones están atadas a la coyuntura más que nunca.