Trump retrocede: se firma el presupuesto, sin fondos para el «muro»

Después de 35 días de cierre administrativo de las oficinas del gobierno, Donald Trump cedió este viernes a las presiones y aceptó firmar un presupuesto -provisional- para reabrir la administración durante tres semanas. No incluye fondos para construir un muro en la frontera mexicana, como el exigía.

Así se pone fin al cierre más largo de la historia de los EE.UU. (El 2° sería uno de 22 días, cuando pulsearon Bill Clinton y el Senado de mayoría republicana). El proyecto fue aprobado rápidamente por el Senado y la Cámara de Representantes y con la firma del presidente se convirtió en ley.

En EE.UU., el poder del Ejecutivo está más restringido que en la mayoría de los países, en lo que hace a la política interna. El gobierno federal no puede pagar nada sin un presupuesto previamente aprobado por el Congreso.

La Casa Blanca ordenó a los departamentos federales que reabran las oficinas de manera «rápida y ordenada» y llamó a los empleados que fueron licenciados a volver a sus trabajos.

Después de un mes, Trump cedió presionado por la intensificación de las demoras en los aeropuertos nacionales y por otra quincena sin pagar a cientos de miles de empleados públicos. «Esto no fue de ninguna manera una concesión. Estoy cuidando de millones de personas que estaban siendo gravemente heridas por el cierre», dijo en Twitter.

Es sólo una tregua. Tiene hasta el 15 de febrero para conseguir -negociando, presionando a su vez al Congreso- los 5.700 millones de dólares que pide para construir el muro. Y los Demócratas tratarán de impedirlo, básicamente para debilitarlo. Allí también hay una «grieta».