Una firma argentina vende arroz (orgánico) a Japón

La semana pasada, la empresa Organic Latin America envió 72 toneladas de arroz orgánico a Japón. Es la primera vez en la historia que nuestro país exporta este producto al país asiático. El monto de la operación no hará diferencia para la economía argentina, pero sirve para resaltar la importancia de un nicho a explotar por la industria alimentaria.

Organic Latin America es el resultado de una alianza global de empresas que producen alimentos orgánicos. Está formada por firmas de Nueva Zelanda, Dinamarca, Tailandia y Argentina y este negocio les demandó dos años de trabajo.

Hubo que adaptar el producto y atravesar auditorias e inspecciones. Para ingresar al mercado, ganaron una licitación del gobierno de Japón y obtuvieron una cuota para arroz tipo grano corto para ser utilizado en la industria.

El arroz es el cereal básico de la cocina japonesa y se encuentra muy regulado por su gobierno. En el medio de las negociaciones entre privados, está el estado japonés, que administra las cuotas de importación. “Japón compra arroz orgánico a Australia, Estados Unidos y China. Ahora, quieren remplazar el producto chino por el nuestro”, dice Christian Martinez, presidente en Organic Latin America y director en Silchron.

Martinez asegura que la expectativa a futuro es aumentar los volúmenes exportados y sumar productos como legumbres orgánicas. Agrega: “las nuevas licitaciones abren en septiembre. La intención es preparar todo para agosto y estar listos para triplicar la cantidad de arroz exportado”.

El traslado de arroz lleva 50 días. Martinez irá en abril a Japón para recibir los contenedores y verificar que todo llegue en condiciones. El arroz se envío en bolsas con atmósfera modificada.

Según Martinez, el beneficio de elaborar productos orgánicos es que permite ingresar a destinos, donde el producto convencional no tiene posibilidad de entrar. Enfatiza: “Por esta venta recibimos mas de u$s 100.000”.

En relación a la competencia local, Martinez sugiere que seguramente pronto habrá otra empresa argentina que exporte al mercado japones. “Allá se manejan con el sistema de trader. Al poco tiempo que acordar apareció otra empresa japonesa que nos quiso comprar. Como le dimos nuestra palabra al cliente, supongo que otra empresa local pronto los abastecerá. En Argentina, tenemos muy buena reputación por nuestros productos orgánicos”, explica.

Se calcula que producir arroz orgánico cuesta entre un 20% y un 30% más que el convencional.

“También, vendemos en el mercado local. En tres años pasamos de vender una tonelada a cien. Vemos que la gente tiene más conciencia sobre la alimentación”, señala Martinez.