Cooperativas eléctricas le dicen a Macri «que se deje de joder»

El vínculo entre este gobierno y las cooperativas eléctricas se había puesto tenso hace rato. En abril del año pasado, AgendAR informaba sobre cómo afectaban las nuevas tarifas a las cooperativas de servicios públicos. Ya en ese momento, hace 10 meses, podíamos decir que «desde enero de 2016, el precio mayorista de la energía aumentó 977 %». Y los aumentos siguieron, acompañanda la devaluación.

El mes pasado, la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE), que agrupa a unas 240 distribuidoras, ubicadas en 14 provincias, y brinda servicio a más de 4 millones de hogares. expresó su preocupación por el aumento del precio de la energía eléctrica dispuesto por el gobierno nacional y advirtió que la situación para estas asociaciones y sus usuarios “será insostenible”.

Finalmente, alguien estalló. El titular de la Cooperativa de Agua, Luz y Fuerza (CALF) de Neuquén, Carlos Ciapponi, reclamó al presidente Macri que «se deje de joder» con los aumentos de tarifas, a los que calificó de «barbaridad». «Que Macri se deje de joder, los aumentos no dependen de las cooperativas. No se puede trasladar más los precios a los usuarios porque no los pueden pagar».

El Gobierno pretende que las cooperativas de electricidad eliminen de sus facturas los costos extras, en una jugada similar a la del año pasado cuando le pidieron a provincias y municipios que saquen las cargas de las boletas, tras la sanción de una ley en el Congreso que limitaba los tarifazos.Por Twitter, Macri afirmó que «son muchas las cooperativas eléctricas que le suman a las boletas de electricidad gastos que no corresponden al consumo de los usuarios. La lista de agregados es escandalosa y va desde las tasas municipales, la televisión digital o los postes, hasta sepelios o el pavimento».

En declaraciones radiales, Ciapponi replicó que «este Gobierno nos lleva a la quiebra. Macri y su equipo económico son los únicos responsables de semejante barbaridad, ningún otro».

«Desde que se decretó la Emergencia Eléctrica, han aumentado las tarifas eléctricas en un 2.500%. Nunca en la historia la tarifa de la energía ha sufrido este ajuste, ninguna otra cosa ha aumentado tanto como la energía».

El dirigente explicó que las distribuidoras «le compran a la Secretaría de Energía la energía eléctrica. En marzo 2016 pagamos $6 millones: este mes tenemos que pagar 150 millones».

Además, consideró necesario «revisar si los generadores de energía son eficientes. En la Argentina se paga u$s 74 el megavatio, en Estados Unidos sale 40 y en Brasil, 20».

«Hay que revisar quienes son las generadoras, sobre todo las que tienen gas, a quiénes pertenecen, quiénes son los dueños de los paquetes accionarios. Ahí se va a encontrar la respuesta».

«La manera en que se determina el precio de la energía en Cammesa o en la Secretaria de Energía no tiene nada que ver con la realidad que vive la mayoría de los vecinos en la Argentina».

«No hay ninguna cooperativa eléctrica que haya logrado los créditos que le dieron a Edenor y Edesur. El nivel de trato discriminatorio hacia las distribuidoras más chicas y, sobre todo a aquellas que tienen carácter cooperativa, es absolutamente cierto».