Emprendedores premiados por el Balseiro exportan láseres a Alemania

El impulso inicial surgió del desarrollo de un sofisticado equipo láser para grabar a escala microscópica cualquier dibujo sobre una resina sensible a la luz. Los dos físicos del Centro Atómico embarcados en el proyecto lo presentaron al concurso IB50K para jóvenes tecno emprendedores y ganaron el primer premio, de 30 mil dólares.

Aquel logro inicial, sumado al estímulo económico, les permitió crear la empresa Mutech Microsystems, que logró sortear la complicada barrera de la comercialización y acaba de realizar su primera exportación a Alemania.

Lucas Neñer y Martín Sirena se graduaron en el Instituto Balseiro y convergieron en un proyecto que consiguió abrirse paso a pesar de la burocracia, el costo de las patentes y la caída del presupuesto nacional de ciencia y técnica, que les restó potenciales clientes.

Lucas (27 años) tiene una maestría en física tecnológica y está haciendo el doctorado. Suyas fueron las ideas primarias que sirvieron de base para los equipos que desarrolló Mutech, orientados a resolver problemas de la microfabricación y la nanotecnología. Martín es doctor en física, investigador del Conicet y docente en el Balseiro, tiene 44 años y su rol en la empresa es hacer los contactos de negocios y acuerdos de venta.

“Ésta es una tecnología de base que sirve para fabricar otras cosas -explicó Lucas-. Nuestra ventaja es que la producimos a un precio muy inferior al de otros equipos similares que están en el mercado”.

La empresa barilochense comenzó a tejer contactos con posibles clientes y hace pocas semanas logró cerrar la primera venta por eBay. La firma alemana Ceraco les compró un “spin coater”, que permite efectuar trabajos de recubrimiento por centrifugado. Se utiliza habitualmente para aplicar materiales fotosensibles en procesos de microfabricación y matricería de microchips.

Los emprendedores destacaron que la primera venta al exterior fue para ellos un paso esencial y a su modo contribuye a reforzar el perfil de innovación y tecnología que caracteriza desde hace décadas a Bariloche.

Señalaron que el alto valor agregado de un producto tecnológico es el dato distintivo de emprendimientos como Mutech, que con un equipo cuyo peso no supera los tres kilos genera “tantas divisas como cinco toneladas de soja”.

Lucas destacó que el precio al que ellos consiguieron vender es bastante menor al de potenciales competidores y también que el coater que ellos producen “incluye algunas ventajas como un sistema de vacío integrado” que otros no tienen. Otro de estos equipos fue adquirido por la Universidad Tecnológica Nacional.

El desarrollo estrella de la empresa barilochense es un equipo de litografía óptica directa, que permite escribir en una superficie de resina fotosensible con un láser de 405 nanómetros (un nanómetro es una millonésima parte de un milímetro). El precio es de 25.000 dólares, la quinta parte de otros equivalentes, por ejemplo, de origen chino.

El equipamiento desarrollado con el aporte del premio IB50K.

DATOS:

8,9% del total de productos manufacturados en la Argentina corresponden a alta tecnología.
1.400 millones de dólares exportó nuestro país durante 2017 con productos de alta tecnología
.

«Falta un plan estratégico, a nivel regional y nacional, para desarrollar este tipo de instrumentos para que las pymes de tecnología puedan exportar”. Martín Sirena, físico.