Trump y los Demócratas buscan acordar: 2 billones de dólares para infraestructura

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Charles Schumer, anunciaron que aceptan buscar un acuerdo con el presidente Donald Trump para un paquete de infraestructura de dos billones de dólares.

«Acordamos una cifra, la cual es mucho y muy buena», dijo Schumer, líder de la minoría en el Senado, después de salir de una reunión en la Casa Blanca. «Este fue un muy buen comienzo. Esperamos que llegue a una conclusión constructiva». Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, dijo que «llegamos a una decisión: que el acuerdo sería grande y audaz».

Sin embargo, los líderes dijeron que los demócratas y la Casa Blanca aún difieren con respecto a la manera de pagar el paquete de dos billones de dólares para reactivar la infraestructura del país, incluyendo caminos, puentes, cursos de agua y banda ancha.

Sarah Huckabee Sanders, secretaria de Prensa de la Casa Blanca, emitió una declaración después de la reunión y dijo que las dos partes entablaron una «excelente y productiva» discusión sobre la reconstrucción de la infraestructura del país.

La vocera no mencionó la iniciativa de gasto y el hecho de que ningún congresista republicano fue invitado a la reunión de hoy.

Los legisladores demócratas no presentarán propuestas en la próxima reunión y dejarán que Trump sea el que mencione los costos que puede apoyar, señaló un informe del diario The Hill.

Trump y los miembros del Congreso de ambos partidos coinciden desde hace mucho en la necesidad de reconstruir la infraestructura del país (casi en tan mal estado como aquí en la provincia de Buenos Aires), pero están en desacuerdo sobre la forma de costearlo y sobre la clase de proyectos que deben ser incluidos, lo que ha obstaculizado los avances.

En AgendAR consideramos que este probable impulso «keynesiano» a la economía de los EE.UU. tendrá repercusiones en el resto del mundo, incluido entre nosotros. Pero es difícil anticipar como serán. Lo único que podemos decir es que -salvando las distancias y las posibilidades- este tipo de acuerdo entre gobernantes y opositores es más positivo que tener que acordar en el pago puntual a acreedores y especuladores.