Medicina: la Inteligencia Artificial ya diagnostica con precisión

Además de manejar vehículos autónomos y apabullar humanos en torneos de go y ajedrez, la Inteligencia Artificial (IA) está avanzando en otros campos: en un reciente artículo publicado en la revista Nature Medicine, un grupo de expertos de la Universidad Northwestern demostró que recurriendo a la IA y otras técnicas computacionales relacionadas, como Deep learning, una computadora puede analizar tomografías y ayudar a los médicos a llegar a diagnósticos más rápidos, disminuyendo al mismo tiempo las tasas de resultados erróneos, tanto positivos como negativos.

Estos avances en e uso de la IA, también ganan espacio en los grandes congresos médicos, donde la coincidencia es amplia: revolucionará todas las áreas y las prácticas médicas cotidianas.

“En la última reunión anual de la RSNA, que se realizó en Chicago y que convoca a miles de los radiólogos más destacados de todo el mundo, el discurso de apertura giró sobre el uso de IA en el diagnóstico y la práctica médica. «Eso marca la tendencia de la especialidad para los próximos años”, dijo el doctor Juan Mazzuco, ex presidente de la Sociedad Argentina de Radiología. Y agregó: “Las especialidades clínicas como radiología, dermatología, laboratorio, diagnóstico por imágenes y patología serán las primeras en ser impactadas por esta tecnología y cambiarán su práctica. En otras, como la cirugía, seguramente tardará un poco más”.

En el último gran congreso de cardiología de Argentina “por primera vez desde la Fundación Cardiológica (FCA) se organizó una mesa dedicada a Big Data e Inteligencia Artificial”, cuenta su presidente, Jorge Tartaglione. “Son cosas aún incipientes y recién empezamos a asomarnos a estas temáticas. Pero pareciera que el uso intensivo de algoritmos nos ayudará a hacer mejores seguimientos”. Tartaglione imagina que será común que los pacientes recurran a un dispositivo portátil que les tome electrocardiogramas periódicos y los envíe a la computadora del médico para ser analizados en forma automática. “Si se detecta algo fuera de lo normal se le avisará al cardiólogo para que lo analice”. Claro que, asegura el experto, «la IA podrá proponer conclusiones pero seguirá siendo el médico el que que las valide».

La IA también está llegando a la patología. “A veces cumplimos tareas repetitivas y la IA podría ayudarnos a ser más eficientes”, comentó Lucas Moretti, patólogo del equipo del Instituo Roffo. El experto contó que podría usarse para lograr una mejor gradación de algunos tumores, analizar sus contornos y el tamaños del núcleo de la célula enferma. “Podríamos lograr más coherencia, precisión y objetividad en los resultados que obtenemos al interpretar y clasificar lesiones”. Sin embargo no cree que, por ahora, sirva para un diagnóstico totalmente autónomo: “porque los médicos integramos la macro y la microscopia con los datos clínicos”.

Otro campo donde Moretti imagina que la IA podría ayudar es en la clasificación de las colposcopias que las mujeres deberían anualmente. “Podría preseleccionar que muestras requieren deberíamos estudios más detallados”.

¿Qué impulsa la llegada de la IA? El crecimiento en las prácticas médicas. Según Renato Buselli, presidente para América Latina de la compañía Siemens Healthineers Global -una de las grandes desarrolladoras de equipamiento médico que está sumando este tipo de plataformas- “año tras año se solicitan más y más imágenes para diagnóstico. Anualmente el volumen de imágenes crece un 12 %, pero la cantidad de radiólogos que saben interpretarlas apenas crece al 3%. Así, pensamos que sólo es posible acortar esa brecha recurriendo a la IA para acelerar la cantidad de estudios que puede resolver cada profesional”. El directivo aclaró «queremos es automatizar el trabajo repetitivo y dejarle más tiempo al médico el análisis de lo complejo. Eso ayudará también a que disminuya el error humano».

Finalmente, Daniel Nasuti, CEO de Siemens Healthineers para Argentina sumó otro argumento: «como los equipos que recurran a la IA ayudarán a bajar los costos del análisis de imágenes, creemos que estas soluciones terminarán facilitando el acceso a una mejor medicina para todos los sectores sociales».

La hora de la teleradiología

Otro caso en el que esta tecnología podría ayudar a los profesionales locales es el diagnóstico por imágenes a distancia. “No hay datos concretos de todo el país pero si evidencias de que en muchísimas localidades del interior hay pocos radiólogos y no suelen dar abasto con la demanda de trabajo. O, directamente, no hay expertos”, dijo Daniel Nasuti, director de Siemens Healthineers, compañía que invitó a este diario a participar del Congreso de la RSNA. “Pero los nuevos equipos inteligentes le permiten al radiólogo hacer informes a distancia, asistido por un técnico local que esté con el paciente”. Es algo que ya se hace en Brasil y permite disminuir los costos médicos y mejorar la calidad de vida de las personas al evitarles viajar para un estudio. Además, facilita el acceso a medicina de calidad lejos de las grandes urbes.

Los problemas que vienen

Aunque la mayor parte de los profesionales ve el futuro con optimismo, también tienen en cuenta algunos de los riegos a resolver con la llegada de la tecnología. Para el doctor Juan Mazzuco, de la SAR, “tecnologías como la IA aun muestran una serie de debilidades que no sabemos bien como se resolverán. Por ejemplo, el sobrediagnóstico de patologías que podrían ser identificadas por IA, pero que no necesitan tratamientos. Y otro tema es que podría empujarnos hacia la despersonalización de la medicina. Eso dañaría la relación medico-paciente que debe ser preservada porque contribuye a la efectividad del tratamiento.

Alberto Marangoni, Jefe del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Sanatorio Allende, agregó: “también existe el temor de que un desarrollo tecnológico rápido posibilite a los dueños de los equipos prescindir del costo “factor humano”. Y, como consecuencia, la pérdida de la fuente laboral profesional. Es decir, que muchos radiólogos especializados podríamos perder puestos de trabajo».