Rusia está abandonando lentamente el dólar en sus transacciones

La Federación Rusa está cumpliendo una promesa del presidente Vladimir Putin de reducir el papel del dólar en su comercio internacional, a medida que las tensiones se agravan entre Washington y Moscú.

Se trata de una estrategia para «desdolarizar» la economía rusa y reducir su vulnerabilidad a las sanciones estadounidenses. Pero aunque su banco central pudo deshacerse rápidamente de la mitad de sus tenencias en dólares el año pasado, el progreso en el comercio ha sido lento, debido al uso arraigado del billete verde en muchas transacciones.

Según los datos del banco central, la participación de los euros en las exportaciones rusas aumentó por cuarto trimestre consecutivo a expensas de la moneda estadounidense. La moneda común europea casi ha superado al dólar en el comercio con la U. E. y con China, y el comercio de rublos con la India aumentó. En cambio, la participación del dólar en las transacciones de importación se mantuvo en aproximadamente un tercio.

«Ha habido un fuerte incentivo para tratar de reducir la dependencia del dólar, no solo para Rusia sino también para sus socios comerciales», dijo Dmitry Dolgin, economista de ING Bank en Moscú. «La Unión Europea también se enfrenta a la presión comercial de los Estados Unidos».

El euro estuvo cerca de reemplazar al dólar como la moneda de elección para las exportaciones rusas a la Unión Europea, y su participación subió al 42% en el primer trimestre desde el 32% del año anterior.

Rusia todavía depende del dólar para más de la mitad de su comercio anual de $ 687.5 mil millones, aunque menos del 5% de esos acuerdos son con los EE. UU. Parte de la motivación de Rusia para cambiar es que las compañías sufren retrasos en hasta un tercio de los pagos internacionales en dólares porque las empresas occidentales tienen que verificar con los Estados Unidos si las transacciones están permitidas, dijo el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, en diciembre.

La participación del euro también aumentó en el comercio anual de Rusia de $ 108 mil millones con China, saltando a más de un tercio de los acuerdos de exportación en el primer trimestre desde casi nada a principios de 2018. Este cambio, que cubre las ventas de productos básicos y los grandes contratos estatales, ha sido acelerado por el desarrollo de la infraestructura de pago en el banco central y otros prestamistas, según Sofya Donets, economista de Renaissance Capital en Moscú.

El comercio de yuanes es difícil debido a las restricciones de capital que limitan el acceso de los extranjeros a los activos chinos, dijo al periódico RBC Dmitry Timofeev, quien dirige el departamento de sanciones del Ministerio de Finanzas. «El yuan no es completamente convertible, lo que significa que no puede desempeñar un papel importante en el comercio mundial», dijo Timofeev.

El cambio más dramático es visible en el comercio de $ 11 mil millones de Rusia con India. El rublo representó las tres cuartas partes de la liquidación total de las exportaciones entre los dos mercados emergentes después de que acordaron un nuevo método de pago a través de sus monedas nacionales para acuerdos de defensa multimillonarios.

«Es probable que la tendencia continúe porque la infraestructura para las transacciones en monedas alternativas está mejorando», dijo Donets de Renaissance Capital. «Sin embargo, Rusia no podrá renunciar a usar el dólar por completo, especialmente para el comercio de petróleo».