El Parlamento británico legisla: no Brexit sin acuerdo. Pero ahora se cierra hasta el 14/10

El enfrentamiento a fuego lento entre el primer ministro Boris Johnson y el Parlamento británico sobre el Brexit llegó a un punto crítico cuando los legisladores infligieron tres derrotas a los planes del gobierno para abandonar la Unión Europea, antes de ser enviados a casa en esta madrugada del martes 10 de septiembre, por la polémica suspensión de cinco semanas de la legislatura.

En una sesión que se extendió más allá de la medianoche, hasta hace pocas horas, el Parlamento promulgó una ley para bloquear un Brexit «sin acuerdo» el próximo mes, ordenó al gobierno que publicara comunicaciones privadas sobre sus planes para eñ Brexit y rechazó el llamado de Johnson de una elección anticipada para romper el estancamiento político.

Pero ahora el Parlamento fue suspendido, o «prorrogado», a solicitud del gobierno hasta el 14 de octubre, una medida drástica que le da a Johnson tiempo para planear su próximo movimiento.

El hecho a tomar en cuenta, como señalamos cuando analizamos esta situación hace 10 días, es que el sistema parlamentario inglés tiene por objetivo concentrar el poder en quien está al frente, no en disminuirlo, como creen los críticos ingenuos del «hiperpresidencialismo» latinoamericano.

El primer ministro tiene más poder que un presidente constitucional. Porque no tiene enfrente a un congreso; es, en su origen, la cabeza del congreso. Su mandato no tiene plazos; puede permanecer 11 años en el cargo, como Margaret Thatcher. Es cierto que también puede ser depuesto en cuanto se suma en su contra una mayoría de los parlamentarios. Lo que ppdría suceder después del 14 de octubre. Boris Johnson, como dijimos, está jugando a todo o nada.