John Bolton afuera ¿Qué significa para América Latina?

El presidente Trump despidió ayer a su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, por «fuertes desacuerdos». Sería un error creer que eso va a provocar un cambio profundo en la política estadounidense; las Grandes Potencias no se manejan así. Pero también se equivoca el que cree que es un hecho trivial.

Bolton fue el tercero en ese cargo en algo menos de tres años del mandato del Donald, que no ha mostrado paciencia con quienes lo contradicen. Pero John Bolton es un viejo «halcón» de gobiernos republicanos en Estados Unidos. Ha sido un ideólogo y, con frecuencia, vocero de una política exterior intervencionista, desde los tiempos de Reagan. Su momento de mayor influencia fue, quizás, en el gobierno de Bush jr., cuando como embajador en la ONU defendió la invasión de Iraq.

Como los análisis de política internacional deberían empezar por las consecuencias que caen más cerca, reproducimos esta breve nota de la siempre informada BBC (la Voz de América decía en estas horas algo parecido). Al final, agregamos un comentario nuestro.

ooooo

«Hay algo indiscutible que puede decirse sobre los 520 días que John Bolton trabajó junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump: que logró poner a América Latina en el radar de una Casa Blanca que la ignoraba.

Como asesor de Seguridad Nacional de Trump, Bolton fue arquitecto del endurecimiento de la política de Washington hacia los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, a los que denominó la «troika de la tiranía».

Su fijación con Venezuela y rechazo al presidente Nicolás Maduro fue tal que, entre fines de enero y mediados de abril, Bolton dedicó tres de cada cuatro de sus tuits al país sudamericano.

Pero la crisis venezolana se volvió también uno de los temas de discrepancias entre Bolton y Trump, quien llegó a quejarse en privado de que fue mal informado sobre lo fácil que sería sustituir a Maduro por el líder opositor Juan Guaidó.

Mientras que Trump suele ser contrario a promover cambios de gobierno en otros países y a involucrar a EE.UU. en conflictos extranjeros, Bolton es un «halcón» que cree en la necesidad de ese tipo de políticas incluso con el uso de la fuerza».

ooooo

En nuestra opinión, las diferencias sobre la política hacia Venezuela, y hacia otros países de América Latina que Bolton condenaba públicamente, no nos parecen tan importantes. No desde nuestro punto de vista, por supuesto, pero sí tomando en cuenta como se ve el mundo desde Washington.

Más significativo, es que Donald Trump haya vuelto a afirmar que está dispuesto a reunirse con el presidente iraní “sin condiciones previas”.

Como una reflexión general, creemos que las visiones de Trump y de Bolton sobre el mundo y sobre los intereses estadounidenses no son tan distintas. Pero Trump es un empresario y Bolton un ideólogo. La experiencia del siglo XX dice que los ideólogos son más peligrosos.

A. B. F.