Vanesa Gottifredi, premio L´Oreal, por sus investigaciones sobre el cáncer

A Vanesa Gottifredi, doctora en biología humana de 49 años e investigadora del CONICET -de cuya trayectoria ya informamos otras tres veces en AgendAR, como pueden ver si ponen su nombre en la lupa, arriba a la derecha- la desvela que la ciencia sea valorada, por eso se esmera en explicar de la manera más sencilla posible el complejo campo al que se dedica.

Para hablar sobre su tema de investigación, echa mano a metáforas y alegorías de lo más inesperadas -como comparar a las polimerasas con una Ferrari, a los drivers del cáncer con un talón de Aquiles o a las células tumorales con Darth Vader-, y más ahora, que acaba de ser premiada con el Premio L`Orèal “Por las mujeres en la ciencia”, lo que le brindará una inyección de 650 mil pesos para continuar con la investigación que lleva adelante como Jefa del Laboratorio de Ciclo Celular y Estabilidad Genómica del Instituto Leloir.

“Identificación de nuevos fármacos utilizables en el diseño de tratamientos de precisión para el cáncer de mama y ovario: validación funcional y revelación del mecanismo de acción”, se titula el proyecto con el que fue premiada. En pocas palabras, Gottifredi estudia por qué una célula se vuelve cancerosa y cómo funciona la quimioterapia, con la esperanza de lograr que esta terapia sea más precisa, y eventualmente, pueda ser reemplazada por una mejor opción.

A Gottifredi le preocupa que desde hace años la tasa de cáncer vaya en aumento y que no se sepa por qué: “Estamos completamente doblegados por esta enfermedad, todos tenemos miedo de tener cáncer y todos conocemos a alguien que tiene cáncer”, advierte esta científica, que se crió en Salta y desde muy chica supo que quería dedicarse a la ciencia -es hija de un investigador en química del CONICET-. Estudió química en la universidad salteña y pronto se dio cuenta que lo que más le interesaba era la biología celular humana, “en la cual vos tenés esta caja negra con dos millones de variables, que es la célula, y vos lo que hacés es tratar de modificar un gen, sacarle su función o aumentarla, tratando de mantener todas las otras variables constantes y entender la función de ese gen”.

Al graduarse, realizó estadías en el exterior durante once años –primero en Roma y luego en Nueva York- hasta que volvió al país para hacer ciencia. Comenzó trabajando en duplicación de virus hasta que llegó a la función de las células y se especializó en la proteína P53, supresora de tumores, que cuando muta en cáncer pasa de ser un guardián del genoma a ser el que propaga el tumor, o en palabras de Gottifredi, “un Darth Vader”.