Trump dará dinero a los ciudadanos. El plan de un trillón de dólares

(Siempre se dijo que el peligro de muerte convierte a los ateos en creyentes. Hoy transformaría a los neoliberales en keynesianos. No podemos asegurarlo, pero aclaramos que en en título de esta nota no hay error. En Washington hablan de un Trillion, un millón de millones de dólares. En nuestra notación, sería un billón. Pero así es más claro).

La Casa Blanca negocia con el Congreso de los Estados Unidos un macroprograma de ayudas para luchar contra el virus que incluirá la entrega directa de efectivo a los ciudadanos para sostener la economía.

Es año electoral y el mejor aliado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está prácticamente amortizado. La pandemia del coronavirus ha frenado en seco el crecimiento económico, chocando de lleno con sus planes de campaña y debilitando sus chances de ser reelegido para un segundo mandato.

Pero el Donald no está dispuesto a ceder ante una crisis de emergencia sanitaria de consecuencias devastadoras en todo el mundo. La Casa Blanca ha comenzado a discutir públicamente con el Congreso un plan de choque que incluye la entrega de dinero en efectivo a los ciudadanos para sostener el consumo y evitar el colapso total de la economía. El gasto privado supone dos terceras partes de la riqueza de un país que, con toda probabilidad, entrará en recesión técnica en el segundo trimestre del ejercicio.

El plan podría situarse entre 1 y 1,2 billones (trillions) de dólares, adelantó Bloomberg. Steven Mnuchin, secretario del Tesoro dijo que el objetivo es «estar seguros de que los americanos reciben dinero en sus bolsillos rápidamente y los negocios tienen acceso a créditos».

El programa incluye un paquete de 50.000 millones de dólares para hacer frente al debilitado sector aéreo, que ha visto cortada prácticamente toda su actividad ante el cierre de fronteras de decenas de países.

«Estamos estudiando enviar cheques a los estadounidenses de manera inmediata. Los estadounidenses necesitan efectivo ahora», ha dicho Mnuchin. El plan podría implicar el desvío de efectivo por 250.000 millones de dólares en abril y otros 250.000 millones en mayo si la crisis continúa.

Además, el Tesoro ha retrasado durante noventa días el pago de impuestos de particulares, cuya fecha límite era el 15 de abril. Por su parte, «las empresas pueden aplazar el pago de hasta 10 millones de dólares», siempre según Mnuchin.

Hasta ahora, el Congreso ha dado ya luz verde a un presupuesto de 8.300 millones de dólares destinado al desarrollo de la vacuna y a poner en marcha planes de prevención. Además, ha aprobado un plan para extender la baja por enfermedad a los trabajadores, de manera que los afectados por el coronavirus que se vean obligados a quedarse en casa puedan seguir cobrando.

Los demócratas han presentado su propio paquete de medidas por valor de 750.000 millones, en el que abogan por mayor coberturas sociales y de protección para los trabajadores y por moratorias en expropiaciones y ejecuciones hipotecarias.

Por otra parte, la declaración del estado de emergencia el pasado viernes permite a Trump el acceso a fondos por valor de 50.000 millones de dólares para luchar contra la epidemia.

La situación es tan crítica que el propio presidente, defensor hasta hace pocos días de que la economía no debería pararse y que comparaba el coronavirus con la gripe común, ha admitido la posibilidad de que Estados Unidos entre en recesión. Además, ha asegurado que la crisis podría estar bajo control sólo en julio o agosto, un plazo más largo de lo que esperaba el mercado.

El PBI de Estados Unidos lleva creciendo de manera ininterrumpida desde junio de 2009, el periodo más largo de la historia. Los años de bonanza, sin embargo, han llegado a su fin. Desde la Casa Blanca, se intenta frenar el colapso económico, pero el coronavirus continúa su avance de manera imparable.

En Estados Unidos ya hay más de 11.000 afectados (algunas fuentes dan más de 13.000), especialmente concentrados en Washington, California y Nueva York, tres de las zonas más ricas del país y que se han visto obligadas a tomar drásticas medidas de emergencia. Nueva York, por ejemplo, restringirá las salidas de los ciudadanos. En todos los estados, excepto West Virginia, ya hay contagiados.

Trump y Mnuchin: «Estamos evaluando enviar un cheque a cada estadouidense»: