El plan de reactivación que presentó el gabinete económico al Presidente

«Alberto Fernández ya tiene en su poder un plan de reactivación pospandemia presentado por Santiago Cafiero este sábado en Olivos con un paquete de medidas desarrolladas por el gabinete económico. Se trata de un anillado de 370 páginas que el Presidente analizó juntó a Martín Guzmán y otros ministros para comenzar a impulsar la actividad económica con foco en la construcción y la producción, dos de los sectores más golpeados por la pandemia.

Según el INDEC, se produjo una caída interanual del 48,6% en la construcción. Por eso el gobierno nacional lanzó un plan de obras de infraestructura por 2.270 millones de pesos, que incluye a 19 municipios de Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego. La inyección de fondos se realiza en el marco del plan Argentina Hace a cargo de Gabriel Katopodis, Ministro de Obras Públicas. En febrero último, antes de ser afectado por la pandemia, había en el sector 355.714 puestos de trabajo registrados, que descendieron a 299.755 en abril, por lo que se perdieron 56 mil empleos en dos meses.

La nueva etapa del programa incluye la realización de obras en grandes conglomerados urbanos y ciudades de todo el territorio. También comenzaron a realizarse trabajos en 40 municipios de la Región Metropolitana de Buenos Aires, y próximamente empezarán obras en el centro y norte de la Argentina. Entre 2020 y 2021, el Plan Nacional contemplará una inversión de 30 mil millones de pesos.

A ese esquema, esta semana se sumará la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa con el relanzamiento del programa de viviendas Procrear. «Vamos a hacer un anuncio muy interesante y que va a entusiasmar mucho, como entre 2012 y 2015, cuando Procrear fue una oportunidad de acceder a la vivienda nueva para muchos argentinos», resaltó la funcionaria. Además recordó que, al momento de asumir, se encontró con 11 mil viviendas -incluidas en el plan Procrear- que no fueron entregadas a sus beneficiarios. «Quedaron casi al 95% o al 80% sin terminar o necesitaban un nexo de conexión. Y también quedaron más de 8 mil lotes».

La ministra confirmó que la decisión oficial es construir 5.500 nuevas viviendas, que generen unos 75 mil puestos de trabajo entre este año y el próximo. «Esas 5.500 viviendas tienen un espíritu virtuoso en pequeños núcleos, que ademas hoy es una demanda que se ha acrecentado con la pandemia. Tiene un efecto multiplicador en localidades pequeñas e intermedias, con consumo y empleo».

Resaltó también que la iniciativa incluye «conexiones domiciliarias, mejoramientos, conexiones de gas, lotes con servicios. Los trabajos que demanda una vivienda son muy variados». Bielsa aseguró que para avanzar con una nueva etapa del Procrear, «hemos acordado con todas las provincias. Es un programa fundamentalmente federal que tiene una rápida llegada a cada una de las provincias y tiene varias líneas. Refacción de viviendas, ampliación y construcción de viviendas y espacios multiuso».

Pero el anillado de 370 páginas presentado que Cafiero le entregó el sábado al Presidente incluye otras medidas que ayer fueron repasadas en la reunión de gabinete económico en la que participaron la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Trabajo, Claudio Moroni; y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. También asisten los titulares del Banco Central, Miguel Pesce; de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; y de la Anses, Fernanda Raverta.

Allí se evaluó el lanzamiento de una batería de medidas para impactar en la reactivación económica y disparar el consumo. Además de Procrear, se sostendrá el Plan de cuotas Ahora 12 reconvertido en Ahora 18, y se pulió la presentación de la prórroga del Presupuesto 2019 que se va a enviar esta semana al Congreso con la incorporación de las políticas de cuidado de la salud y de ayuda como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), y a las empresas con los créditos blandos y moratorias. Más allá del proyecto de ley de la moratoria (ya presentada), habrá otras dos iniciativas para alivianar las cargas patronales en el NOA y el NEA, y para revisar aranceles de exportación de los productos importantes de cada región, entre otras medidas.»

La pregunta inevitable es hasta qué punto la decisión de avanzar con estos proyectos depende de la resolución, que se posterga una y otra vez, del problema de la deuda externa. Es decir, de su reestructuración.

Aún teniendo en cuenta el costo que la falta de definiciones en este tema representa para el financiamiento privado -el Estado argentino no puede recurrir, cualquiera sea el resultado de esta negociación, a los mercados financieros por algún tiempo-, creemos que ya no pueden postergarse los pasos para la reactivación. La demora es tan negativa como la misma pandemia.