CGT y grandes empresarios: «Diálogo, rebajas impositivas y acuerdo con los acreedores»

Los dueños de las empresas más importantes de la Argentina y la conducción de la CGT mantuvieron en la tarde de ayer martes 21, a través de Google Meet, un contacto institucional por primera vez para discutir el escenario de la pos pandemia.

Por la CGT participaron los dirigentes gremiales Héctor Daer, Carlos Acuña, Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri, Gerardo Martínez y Antonio Caló.

Por la AEA lo hicieron, entre otros, Jaime Campos y Luis Pagani (Arcor), Paolo Rocca (Techint), Héctor Magnetto (Clarín), Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), Carlos Miguens (Grupo Miguens) José Cartellone (Construcciones Civiles), Cristiano Rattazzi (FCA Argentina), Federico Braun (La Anónima), Alberto Grimoldi (Grupo Grimoldi), Enrique Cristofani (Santander), Eduardo Elsztain (IRSA), Jorge Aufiero (Medicus), Alejandro Bulgheroni (Grupo Panamericano de Energía), María Macchiavello (Droguería del Sud) y Luis Pérez Companc (Grupo Pérez Companc).

Después de la reunión emitieron un comunicado conjunto. En el resumen que hace la agencia estatal Télam, dice que las conducciones de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) coincidieron en la necesidad de profundizar el diálogo con todos los sectores de la sociedad para avanzar en «la formulación de consensos básicos que permitan implementar políticas específicas» para emerger de la actual crisis.

Los dirigentes gremiales y los empresarios realzaron «la urgencia» de alcanzar esos acuerdos y de profundizar el diálogo con todos los actores de la vida nacional ante «la crítica situación económica y el enorme esfuerzo que implicará mantener activa la producción y el empleo formal».

Las partes señalaron que Argentina soportó «muchas décadas» de «mal rendimiento económico», a lo que «se suma el impacto muy negativo de la pandemia de coronavirus», por lo que solo «el esfuerzo colectivo podrá iniciar un proceso de recuperación del país».

El documento sindical-patronal asegura que los referentes de ambos sectores analizaron una amplia agenda de temas relacionados con la vida productiva nacional, como «el rol de las empresas privadas y sus cadenas de valor en el desarrollo y la necesidad de emerger de la actual crisis» económico-sanitaria.

También analizaron las políticas a aplicar para promover el empleo registrado, las estrategias públicas que movilicen la capacidad productiva, las exportaciones de bienes y servicios y la inserción inteligente del país en el mundo.

Por último, las partes analizaron la posibilidad de reducir de forma gradual la presión tributaria sobre el sector económico formal y priorizar como tema fundamental «la educación técnica y la formación técnico-profesional».

Aunque no lo incluye Télam, podemos afirmar que el comunicado expresa: «Se aspira a un resultado positivo en las negociaciones con los acreedores externos».

Desde AgendAR consideramos muy positivo que los actores reales, y con «poder de fuego» de la actividad económica dialoguen y elaboren propuestas. Y si faltó el Estado -otro actor muy real- hay que reconocer que le pidieron reunirse bastantes veces. Por ejemplo, aquí.

Hay una observación, sin embargo, que nos parece inevitable: si se reduce la presión impositiva ¿de dónde saldrán los recursos para las tareas que se le piden al Estado? El endeudamiento está descartado, no tanto por decisión propia, sino porque el Estado no está en condiciones de acceder.