En Estados Unidos reclaman «6 semanas de cuarentena total para detener el virus»

Ayer el New York Times publicó una columna firmada por Michael T. Osterholm, director del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, y Neel Kashkari, presidente del Banco de la Reserva Federal de Minneapolis. Se la traducimos (y aclaramos algo: el término «cuarentena» es una versión en castellano de la palabra inglesa «lockdown», que viene de «cerrojo»).

Para eliminar el virus hasta que lleguen las vacunas, para salvar vidas y la economía, necesitamos otra cuarentena.

«En tan solo unas semanas podríamos detener el fuego viral que se ha extendido por todo este país durante los últimos seis meses y continúa descontrolado. Requerirá sacrificio, pero salvará miles de vidas.

Creemos que la elección es clara. Podemos continuar permitiendo que el coronavirus se propague rápidamente por todo el país o podemos comprometernos a una cuarentena más restrictivo, estado por estado, por hasta seis semanas para aplastar la propagación del virus a menos de un nuevo caso por cada 100,000 personas por día.

Ese es el punto en el que seríamos capaces de limitar el aumento de nuevos casos mediante agresivas medidas de salud pública, como lo han hecho otros países. Pero estamos muy lejos de ahí en este momento.

El imperativo para esto es claro porque como nación lo que hemos hecho hasta ahora no ha funcionado. Unas 160.000 personas han muerto y, en los últimos días, aproximadamente mil mueren cada día. Se estima que 30 millones de estadounidenses están cobrando el subsidio de desempleo.

El 30 de enero, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró al Covid-19 una emergencia de salud pública, se reportaron 9.439 casos en todo el mundo, la mayoría en China, y solo 6 casos en los Estados Unidos.

El 30 de julio, seis meses después, se registran 17 millones de casos en todo el mundo, incluidas 676.000 muertes. Estados Unidos tuvo cuatro millones de casos reportados y 155.000 muertes. Más de un tercio de todos los casos en EE. UU. ocurrieron solo durante julio.

Y los próximos seis meses podrían hacer que lo que hemos experimentado hasta ahora parezca simplemente un calentamiento para una catástrofe mayor. Con el inicio de muchas escuelas y universidades, la reapertura de tiendas y negocios y el comienzo de la temporada en la que casas y negocios se calefaccionan, el número de casos nuevos crecerá rápidamente.

¿Por qué falló la respuesta de contención Covid-19 de los Estados Unidos, particularmente en comparación con los resultados exitosos de tantas naciones de Asia, Europa e incluso nuestro vecino Canadá?

Simplemente, renunciamos a nuestros esfuerzos de aislamiento para controlar la transmisión del virus mucho antes de que el virus estuviera bajo control. Muchos otros países no cedieron hasta que el número de casos se redujo considerablemente, incluso en lugares que tuvieron brotes extensos en marzo y abril. Una vez que el número de casos nuevos en esas áreas se redujo a menos de uno por cada 100.000 personas por día como resultado de sus cuarentenas, fue posible limitar el aumento de casos nuevos con una combinación de pruebas, rastreo de contactos, aislamiento de casos y un monitoreo extenso de pruebas positivas.

Estados Unidos registró su promedio semanal más bajo en el lapso del 31 de marzo al 28 de mayo, de 21,000 casos, o 6.4 casos nuevos por 100,000 personas por día. Esta tasa fue de siete a diez veces mayor que la de los países que lograron contener con éxito sus nuevas infecciones. Si bien muchos países ahora están experimentando rebrotes modestos del virus, su carga de casos es de cientos o miles de infecciones por día, no decenas de miles, y lo suficientemente pequeñas como para que los funcionarios de salud pública puedan controlar en gran medida la propagación.

Por el contrario, Estados Unidos reabrió demasiado rápido y ahora está experimentando alrededor de 50.000 o más casos nuevos por día. Si bien los casos están disminuyendo en las áreas más afectadas de Arizona, California, Florida y Texas debido a la imposición de algunas medidas de distanciamiento físico, están aumentando rápidamente en algunos de los estados del medio oeste. En Minnesota, acabamos de documentar la mayoría de los casos nuevos en un período de una semana desde que comenzó la pandemia.

En este nivel de casos nacionales (17 casos nuevos por cada 100.000 personas por día) simplemente no tenemos las herramientas de salud pública para controlar la pandemia. Nuestra capacidad de prueba está abrumada en muchas áreas, lo que resulta en retrasos que hacen que el rastreo de contactos y otras medidas para controlar el virus sean prácticamente imposibles.

No confundamos las reducciones de casos a corto plazo en algunos estados como permanentes. Cometimos ese error antes. Algunos han afirmado que el uso generalizado de máscaras es suficiente para controlar la pandemia, pero enfrentemos la realidad: el gobernador Gavin Newsom de California emitió un mandato público de enmascaramiento el 18 de junio, un día en el que se reportaron 3.700 casos en el estado. El 25 de julio, el promedio de casos diarios de siete días fue de 10.231. Apoyamos el uso de máscaras por parte de todos los estadounidenses, pero los mandatos de enmascaramiento y las limitaciones suaves sobre las multitudes en lugares cerrados como bares y restaurantes no son suficientes para controlar esta pandemia.

Para reducir con éxito nuestra tasa de casos a menos de uno por cada 100.000 personas por día, deberíamos exigir que se queden en su casa todos menos los trabajadores verdaderamente esenciales. Con eso, queremos decir que las personas deben permanecer en casa e irse solo por razones esenciales: comprar alimentos y visitas a médicos y farmacias con máscaras y lavarse las manos con frecuencia. Según el Instituto de Política Económica, el 39% de los trabajadores en los Estados Unidos se encuentran en categorías esenciales. El problema con la cuarentena de marzo a mayo fue que no fue uniformemente estricto en todo el país. Por ejemplo, en Minnesota se considera que el 78% de sus trabajadores es esencial. Para ser efectivo, la cuarentena debe ser lo más completa y estricta posible.

Si no estamos dispuestos a tomar esta acción, es probable que tengamos millones de casos más con muchas más muertes antes que una vacuna esté disponible. Además, la recuperación económica será mucho más lenta, con muchas más quiebras comerciales y alto desempleo durante los próximos dos años. El camino del virus determinará el camino de la economía. No habrá una recuperación económica sólida hasta que tengamos el control del virus.

Si hacemos esto de manera agresiva, la capacidad de prueba y rastreo que hemos construido apoyará la reapertura de la economía como lo han hecho otros países, permitirá que los niños regresen a la escuela y que los ciudadanos voten en forma presencial en noviembre. Todo esto conducirá a una recuperación económica más fuerte y más rápida, lo que hará que las personas pasen del desempleo al trabajo.

Sabemos que una cuarentena estricta puede tener graves consecuencias para la salud de los pacientes que no pueden acceder a la atención de rutina. Pero durante los últimos seis meses, los profesionales médicos han aprendido cómo proteger a los pacientes y al personal de la propagación del coronavirus; por lo tanto, deberíamos poder mantener el acceso a la atención médica regular durante una nueva cuarentena.

Esta pandemia es profundamente injusta. Millones de trabajadores de servicios de primera línea con salarios bajos han perdido sus trabajos o han sido puestos en peligro, mientras que la mayoría de los trabajadores de cuello blanco con salarios más altos se han salvado. Pero es aún más injusto que eso; aquellos de nosotros que hemos conservado nuestros trabajos en realidad estamos ahorrando más dinero porque no vamos a restaurantes, ni al cine, ni de vacaciones. A diferencia de recesiones anteriores, sorprendentemente, la tasa de ahorro personal se ha disparado al 20% desde alrededor del 8% que era en enero.

Como estamos ahorrando más, tenemos los recursos para apoyar a quienes han sido despedidos. Normalmente, cuando el gobierno tiene déficit, debe depender de inversores extranjeros para comprar la deuda porque los estadounidenses no están generando suficientes ahorros para financiarla. Pero podemos financiar los déficits adicionales para el alivio de Covid-19 con nuestros propios ahorros internos. Esos ahorros terminan financiando la inversión en la economía. Es por eso que las preocupaciones tradicionales sobre acumular demasiada deuda pública no se aplican en esta situación. Es mucho más seguro para un país financiar sus déficits internamente que desde el exterior.

El Congreso debería ser agresivo al apoyar a las personas que han perdido su empleo debido a Covid-19. No solo es lo correcto, sino también vital para nuestra recuperación económica. Si la gente no puede pagar sus facturas, afectará a la economía y hará que la recesión sea mucho peor, con muchas más quiebras y la recuperación nacional mucho más lenta.

No existe un compromiso entre la salud y la economía. Ambos requieren un control agresivo del virus. La historia nos juzgará con dureza si perdemos esta oportunidad de salvar vidas y de hacer las cosas bien esta vez.»

En AgendAR creemos que los datos que aquí se exponen son valiosos para apreciar lo que está pasando con la pandemia en el mundo. Pero somos escépticos en cuanto a la probabilidad de que se lleve adelante esta propuesta, aunque la firma uno de los gobernadores de la Reserva Federal. Elegimos para ilustrar la nota una imagen de las protestas anticuarentena allá -bastante más serias que las de acá- y recordamos que el 3 de noviembre hay elecciones en EE.UU.

Pero nunca se sabe. Ya lo dijo un poeta nuestro «No hay nada como el peligro /Pa’ refrescar a un mamao».