Una mirada de la Organización Mundial de la Salud sobre el caso argentino

Portal de la Organización Mundial de la Salud – 29 de julio

Argentina: «No hay economía sin salud»

«Puedes recuperarte de una caída en el PIB, pero no puedes recuperarte de la muerte». Con esa lógica sombría pero sencilla, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, instituyó un duro bloqueo al comienzo de la pandemia para limitar la propagación del COVID-19.

Cuando la pandemia golpeó por primera vez, los funcionarios argentinos tomaron medidas rápidas y decisivas alineadas con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su oficina regional, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que inicialmente aplanó la curva y salvó vidas.

Actualmente, el número de casos nuevos se está acelerando en el país y superó los 100.000 a mediados de julio, que es invierno en el hemisferio sur. Sin embargo, la presión pública está creciendo para continuar abriendo el país, que ya estaba en recesión antes que comenzara la pandemia, y ahora enfrenta una contracción proyectada del 7.3% en el PIB que podría ver al 45% de la población viviendo en la pobreza.

Acción temprana del liderazgo de Argentina
Al comienzo de la pandemia, Argentina se destacó en la región por su respuesta rápida y sensata al virus. El país anunció su primer caso el 3 de marzo, cuando un hombre de unos 40 años dio positivo luego de regresar a Buenos Aires de un viaje a Milán. Menos de dos semanas después, el presidente Alberto Fernández decidió cerrar las fronteras del país por 15 días a los no residentes y poco después ordenó una cuarentena a nivel nacional.

“Se abalanzaron”, recuerda la Representante de la OPS / OMS en Argentina, Dra. Maureen Birmingham. «Estaban listos para la importación inicial de casos y están realmente orgullosos de eso».

Dar prioridad a la salud puede parecer una opción lógica para algunos países, pero cerrar el país y, esencialmente, la economía, se consideró una medida arriesgada para un presidente recién elegido que preside una economía frágil. El presidente Fernández heredó una tasa de inflación de más del 50% y una elevada deuda soberana, con un tercio de su país viviendo ya en la pobreza.

A pesar del contexto desafiante, demostró que no cree en el falso dilema de elegir entre la salud o la economía. Estaba convencido de que salvar vidas era el imperativo más inmediato, por lo que lideró una estrategia decisiva para contener la pandemia mientras preparaba el sistema de salud, ampliaba las pruebas y el rastreo y extendía las medidas de protección social para reducir las dificultades socioeconómicas.

Al mismo tiempo, hubo un considerable compromiso de la comunidad para implementar las medidas, particularmente dada la situación del COVID-19 en ese momento en Italia y España, donde muchos argentinos tienen fuertes lazos familiares y culturales. Además, el presidente valoró tener un proceso consultivo de amplio alcance. Antes de cada decisión importante, primero consultó con expertos en salud pública y estableció un diálogo a nivel nacional con gobernadores provinciales, entre partidos políticos, sindicatos y actores de los sectores público y privado. Esto ayudó a asegurar una comunicación consistente y coherente de los líderes nacionales y locales, lo que contribuyó a la comprensión y aceptación del público de las medidas de cierre.

«Se trataba de un nuevo gobierno, que había asumido el cargo a mediados de diciembre de 2019 con una estructura completamente nueva y nuevas personas en todos los niveles, y apenas comenzaban a familiarizarse con su nuevo trabajo y entre ellos cuando golpeó la pandemia», explicó la Dra. Birmingham , quien ha trabajado en su rol en Argentina durante casi 5 años y a través de varios cambios de liderazgo. “Entonces, una función que desempeñó la OPS / OMS fue ayudar a cerrar rápidamente la brecha en la memoria institucional de la administración anterior y servir como una voz neutral durante la transición”.

Nivelando la respuesta en todo el país
Aunque la constitución garantiza la cobertura universal de salud en Argentina, sin embargo su sistema de salud está altamente descentralizado y fragmentado, lo que genera desafíos de gobernabilidad, una considerable ineficiencia y variabilidades en el acceso, la equidad y los recursos en cada jurisdicción.

A mediados de julio, en las 24 jurisdicciones subnacionales de Argentina, alrededor del 90% de los casos eran de la ciudad y provincia de Buenos Aires, donde reside más del 50% de la población del país. De las jurisdicciones restantes, aproximadamente la mitad experimentaba solo casos esporádicos (o ningún caso) y la otra mitad experimentaba una transmisión comunitaria más localizada con cierta aceleración reciente asociada con la relajación de las medidas de cuarentena.

Argentina cuenta con recursos humanos bien capacitados en el sector de la salud, lo que resultó vital en su respuesta al virus. La OPS / OMS acompañó al gobierno en el desarrollo y emisión de guías en tiempo real adaptadas al contexto argentino; ayudó a organizar seminarios web para el personal pertinente de todas las provincias sobre temas clave, incluidos métodos de laboratorio, vigilancia, rastreo de contactos, prevención y control de infecciones; y brindó capacitación sobre herramientas para apoyar la mejora de los servicios de salud.

Una preocupación particular fue la necesidad de mantener servicios esenciales dentro del contexto de COVID-19, como vacunación, salud mental, salud maternoinfantil, salud reproductiva y sexual, así como la atención continua a personas con afecciones crónicas como enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedad pulmonar crónica, diabetes y VIH. La OPS / OMS también ayudó a desarrollar protocolos específicos para poblaciones de alto riesgo, incluidas las personas mayores, las que padecen enfermedades crónicas y las poblaciones en situaciones vulnerables.

La Dra. Maureen Birmingham, representante de la OMS en Argentina, en una visita a Villa Azul, Buenos Aires

La OPS / OMS también está trabajando con Argentina para facilitar el acceso a suministros críticos donde hay escasez mundial, en particular equipos de protección personal y diagnósticos de laboratorio. Esto ha implicado trabajar en estrecha colaboración con el Consorcio Global de Cadena de Suministro COVID-19 y las autoridades argentinas para que cuando los suministros escasos estén disponibles, se puedan comprar rápidamente.

“Este ha sido claramente un caso de “aprender mientras se hace” en una situación de suministro y logística global extremadamente compleja tanto para el consorcio global como para el país”, dijo la Dra. Birmingham. “Argentina tuvo que tomar decisiones y pagos ultrarrápidos cuando los suministros y equipos que salvan vidas estuvieron disponibles o se arriesgaba a perder la oportunidad de comprarlos”.

El frente de la información y la innovación
Asegurarse de que la gente obtenga la información correcta sobre la pandemia ha sido otro frente importante en la lucha de Argentina contra el COVID-19. Para combatir la “infodemia” de la desinformación pública y asegurar una información precisa, la OPS / OMS aprovechó sus estrechas relaciones con la comunidad de medios, publicó varios artículos y, junto con las autoridades nacionales y provinciales, organizó sesiones de capacitación para periodistas para aumentar su comprensión de COVID-19.

Taller de capacitación en comunicación luego de los primeros casos de COVID-19 identificados en Argentina

El equipo de la OPS en Argentina también preparó contenido para ayudar a los locales a comprender la nueva normalidad. Los temas cubiertos incluyen: el regreso seguro de los trabajadores de la construcción a un sector que experimentó una caída del 76% solo en abril; prevención y control de infecciones en entornos difíciles como las cárceles; cómo manejar el estrés durante el encierro; la importancia de la donación de sangre, dada la caída del 80% en las donaciones; el sistema alimentario en el contexto de la pandemia; y perspectivas de «recuperarse mejor» en una nueva normalidad.

Seguimiento de datos en el centro de operaciones de emergencia de la provincia de Córdoba

“Creo que un papel importante, pero subestimado, de la OPS / OMS en Argentina ha sido la sólida gestión de la información y la comunicación de las orientaciones provisionales”, dijo la Dra. Birmingham. “También ha sido importante el intercambio de experiencias entre y dentro de los países para fomentar el ‘genio’ local y la innovación, porque las autoridades locales y la comunidad a menudo saben mejor cómo implementar algo, una vez que tienen una comprensión clara del ‘qué’ y el ‘ por qué.»

La sólida capacidad de investigación e innovación de Argentina también ha entrado en juego para contener la pandemia, y la OPS / OMS está facilitando activamente aspectos de esta en el diagnóstico, la tecnología sanitaria, los agentes terapéuticos y el desarrollo de vacunas.

Un tiempo desafiante por delante
Al igual que el resto de América Latina, Argentina aún enfrenta varios desafíos en su lucha contra el COVID-19, ya que el virus ahora se está acelerando en ciertas partes del país, un testimonio de la virulencia y persistencia del virus a pesar de las primeras y decisivas medidas de Argentina. La Dra. Birmingham dice que la prioridad urgente ahora es continuar ampliando las actividades de prueba y rastreo para ejercer la máxima presión sobre el virus, especialmente dadas las decisiones recientes de levantar gradualmente las medidas de bloqueo para permitir cierta reanudación de la actividad socioeconómica.

“Esto debe ir acompañado de un compromiso comunitario fuerte y continuo para hacer su parte en la higiene y el distanciamiento social. Sabemos que este conjunto integral de medidas funciona, cuando se hace bien y se mantiene para suprimir nuevas cadenas de transmisión, porque ya ha funcionado en varios países que tenían una transmisión intensa. Con el talento humano y la experiencia en salud en Argentina, estoy convencida que Argentina puede encontrar la manera de hacerlo. En este punto, sin una vacuna, es la única alternativa para evitar la transmisión incontrolada, porque una cuarentena continua no es sostenible ”.