Un estudio científico chino sugiere que los pacientes recuperados mantienen anticuerpos durante 6 meses

Científicos de la Universidad Huazhong afirmaron que los “datos indican una inmunidad humoral sostenida en pacientes de Covid-19 sintomáticos y recuperados, lo que sugiere una inmunidad prolongada”.
.
Los especialistas llegaron a esta conclusión a través de una investigación llevada a cabo en 349 pacientes de Covid-19 durante un período de seis meses, un trabajo que fue explicado en un artículo publicado en el repositorio de artículos científicos medRxiv que aún no fue sometido a revisión por parte de otros investigadores.
.
Según el texto, los científicos “cuantificaron en distintos momentos subtipos de las inmunoglobinas M (IgM) y G (IgG), dos de los cinco anticuerpos que el organismo fabrica para defenderse de patógenos y que están vinculados al SARS-CoV-2, coronavirus que causa la Covid”.
Según el informe el 70 % de los pacientes sintomáticos mantiene anticuerpos neutralizantes durante al menos seis meses.
“Los primeros anticuerpos que el cuerpo genera frente al coronavirus son los IgM y después los IgG, y se sabe que los niveles de IgM caen significativamente antes que el segundo tipo de inmunoglobinas”, precisó el documento.
.
Tras finalizar el seguimiento de seis meses a estos más de 300 pacientes, “los índices de positividad de los anticuerpos neutralizantes todavía estaban por encima del 70 por ciento; en concreto, en los niveles de las inmunoglobinas IgG”.
.
Las respuestas de IgG específicas para el SARS-CoV-2 fueron “muy similares a las respuestas de los anticuerpos contra muchos otros virus: un pico de actividad unas semanas después de la infección, seguido de una fase de contracción varias semanas y, finalmente, una respuesta de anticuerpos estabilizada que podría ser detectada por lo menos durante seis meses”, precisó el estudio.
.
“En conjunto, nuestros datos indican una inmunidad humoral sostenida en pacientes de Covid-19 sintomáticos y recuperados, lo que sugiere una inmunidad prolongada”, concluyen los autores.
Nota de AgendAR: más allá de los anticuerpos IgM de corta vida y los IgG normalmente más duraderos, la inmunidad a largo plazo es celular: reside en los linfocitos T llamados «de memoria». Son muy pocos pero decisivos: viven en estado de pre-activación contra la reaparición de los antígenos del patógeno que causó la enfermedad, o con el cual se elaboró la vacuna.
Lo que hacen esos linfocitos «de memoria» cuando detectan re-infección es organizar una respuesta rápida y masiva del sistema inmune en pleno: activan los linfocitos B específicamente dedicados a fabricar anticuerpos contra ese invasor, y por otro a los linfocitos T-8 o NK, «natural killers», que destruyen las células propias que han sido colonizadas por el virus.
Es perfectamente posible que esta inmunidad celular latente contra el SARS CoV-2 se prolongue años, aún sin anticuerpos circulantes. Pero eso es una especulación que todavía debe probarse.