Ya aplican la segunda dosis de la vacuna de Pfizer en el Hospital Militar

Sergio Maldonado, director del hospital y Fernando Polack. a cargo de los ensayos

El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado, anunció que en dicha institución estatal «se aplicaron las primeras dosis de la vacuna y ahora estamos vacunando con una segunda dosis, en la fase III de experimentación de la vacuna de Pfizer y BioNtech», dado que ya trascurrieron más de 21 días de las primeras inoculaciones.

«Ya hemos vacunado con una primera dosis a 4.500 voluntarios y hemos comenzado con una nueva etapa», dijo Maldonado, y explicó que «esta vacuna tiene dos dosis que se suministran con una diferencia de 21 días entre una y otra”.

«Estamos bien en tiempo, bien organizados y las tareas se desarrollan en sus tres áreas sin ninguna interferencia: se cumple con su función como hospital de alta complejidad; atiende a los pacientes sospechosos y confirmados con COVID-19; y también puede recibir a esos voluntarios, vacunarlos, y hacer que retornen a la sociedad sin ningún tipo de problemas».

Si bien el control médico del ensayo lo lleva adelante el investigador principal del estudio Fernando Polack y su equipo, Maldonado contó que «la tolerancia de la gente a esta primera dosis es normal, va de acuerdo a lo que esperaban» según «lo que manifiestan los investigadores».

«Tuvimos una semana antes de comenzar la vacunación de prácticas muy intensas y hay 500 personas que trabajan en todo el circuito, lo que nos permitió tener el grado de preparación suficiente para largar de a poquito pero ir incrementando la cantidad de voluntarios y hoy, al mes de haber comenzado, podemos decir que estamos cumpliendo con los objetivos fijados», expresó el director del Hospital Militar.

Del ensayo clínico de esta vacuna que se realiza simultáneamente en Brasil, Estados Unidos y Alemania, participan en Argentina 4.500 personas de entre 18 y 85 años que fueron seleccionadas a partir de 20 mil voluntarios inscriptos.

El estudio que dirigen los investigadores Fernando Polack, Gonzalo Pérez Marc y Romina Libster, comenzó el 10 de agosto y en un comunicado reciente el Hospital informó que «en los primeros días de enrolamiento las pruebas resultaron muy bien toleradas por todos los participantes y sólo se reportaron síntomas leves (fiebre y dolores locales en la zona de aplicación), coincidentes con los relevados en Estados Unidos y Alemania, donde también se realizó el testeo de eficacia».

Para la evaluación de pacientes se utiliza un sistema electrónico de monitoreo, operado por voluntarios por medio de una app, que es atendido por un equipo médico de vigilancia y el estudio prevé el seguimiento de los pacientes durante dos años con visitas programadas al Hospital Militar Central. El ensayo clínico tiene un diseño denominado doble ciego, esto significa que la mitad de las personas recibirá la vacuna y a la otra un placebo, sin que médicos ni pacientes conozcan qué administran o reciben para garantizar la objetividad de los resultados.

Para llevar adelante este programa, más de 700 personas trabajan en la atención médica, las consultas diarias y los traslados de los voluntarios desde el domicilio hasta el Hospital Militar Central y viceversa.