Suben y bajan las acciones de los laboratorios al ritmo de las expectativas sobre sus vacunas

Las acciones del laboratorio sueco-británico AstraZeneca sufrieron una caída cercana al 7%, en las dos jornadas siguientes a la noticia de que suspendía los ensayos de la vacuna que viene desarrollando con la Universidad de Oxford, por las reacciones adversas de un paciente en Reino Unido.

Hasta ahora las acciones de todas las farmacéuticas involucradas en desarrollos de vacunas contra el coronavirus no hacían más que crecer en la pandemia, lo que ha situado a este sector entre los ganadores de estos tiempos de contracción económica mundial, en posición similar a las empresas de comercio electrónico.

Vale recordar que la vacuna de AstraZeneca se había acordado que se produciría en Argentina. Los planes de fabricación siguen en pie, pese a la suspensión de pruebas. Así lo han aclarado en el Grupo Insud, de Hugo Sigman, responsable de la producción local.

Afirman: «Estamos en proceso de transferencia tecnológica, que es el paso previo a fabricarla. Es el momento en el que te enseñan a fabricarla. Nosotros seguimos con los planes de producción. Siempre se pensó así, con producción a riesgo, es decir, se iba a ir produciendo mientras se aprobaba la fase 3 de pruebas. Si funciona, AstraZeneca vendería las vacunas. Si no funciona, se tiran. Igual esto no significa que la vacuna no sirve, hay que esperar. Justamente por estos motivos se hacen los ensayos, para que esto no ocurra cuando ya está aprobada«.

En cambio, suben las acciones de las otras farmacéuticas que desarrollan sus vacunas.

La norteamericana Moderna subió 4,5%; su compatriota Pfizer, 1,1% y la alemana BioNTech, 5,9%. Pfizer y BioNTech están aliadas en la carrera contra el Covid-19 y están haciendo ensayos en la Argentina y otros países.