El gobierno de Israel aprobó una cuarentena estricta a partir del viernes, ante un rebrote de COVID-19

Gente en un mercado de Jerusalén, ayer

Israel y Palestina (Cisjordania y Gaza) enfrentan un nuevo brote de coronavirus, lo que lleva a propuestas y medidas destinadas a frenar su propagación y mitigar las ramificaciones económicas de la crisis por parte de las autoridades israelíes y palestinas.

Israel tiene actualmente 37.482 casos activos; 1.103 personas han muerto. En Cisjordania, hay 9,845 casos activos, en Gaza 1,549. En Cisjordania y Gaza, han muerto 240 personas.

El gobierno israelí acordó imponer una cuarentena estricta nacional de tres semanas que entrará en vigencia el viernes a las 2 p.m., en la víspera del feriado de Rosh Hashaná.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo en una rueda de prensa que las advertencias de los funcionarios de salud llevaron a la decisión del gobierno, que restringe a los ciudadanos no alejarse de sus residencias en un radio máximo de 500 metros.