Datos oficiales: en el 2° trimestre del año, la caída de la actividad llevó el desempleo al 13,1%

Cuando comenzó a escalar la pandemia, en la primera etapa de cuarentena –abril a junio de este año– más de 3,6 millones de trabajadores por cuenta propia, en relación de dependencia -en su gran mayoría informales- y pequeños productores y comerciantes que tenían empleo, lo perdieron o no pudieron trabajar en el segundo trimestre de este año, durante el período de mayores restricciones a la actividad.

.
La desocupación pasó del 10,4% al 13,1%. Hay que volver al tercer trimestre de 2004 para encontrar una tasa de desempleo similar. A su vez, el nivel del empleo se derrumbó 8,8 puntos: del 42,2% al 33,4%. En forma similar cayó la población activa: de casi 20 millones a poco más de 16 millones.
.
Esto es así porque casi 4 millones de personas que en el primer trimestre estaban ocupados o desocupados buscando trabajo, no buscaron o no pudieron buscar otra ocupación en el trimestre siguiente. Por todo esto, la tasa de actividad bajó del 47,1% al 38,4%. Esto explica que el número de desocupados haya crecido apenas en unas 60.000 personas, hasta llegar a 2,1 millón de personas.
.

Por las mismas razones, la subocupación – gente que trabaja pocas horas, en su mayoría informales– bajó del 11,7% al 9,6% debido a la fuerte pérdida de puestos de trabajo, en especial entre los que no están registrados.

El INDEC precisó que dentro de los 16 millones de ocupados “se verificó un aumento en la proporción de «ocupados ausentes». Se trata de las las personas que no pudieron concurrir por suspensiones, por otras causas laborales o por licencias.

Habrá que esperar las próximas mediciones para saber cuántas de esas pérdidas de puestos de trabajo podrán haberse recuperado con las distintas reaperturas de la actividad.