Riesgos y efectos secundarios de las vacunas contra el covid

(Reproducimos esta nota de la agencia alemana Deutsche Welle. Su enfoque tiene un sesgo muy europeo. Pero, más allá de ciertos prejuicios, y con todas las diferencias entre la Argentina y la UE, la experiencia de los países europeos con la pandemia, ha sido -entre todas las regiones del globo- la más similar a la nuestra).

«Es normal que haya ciertas reacciones después de una vacuna: enrojecimiento, hinchazón o dolor alrededor del pinchazo, fatiga, fiebre, dolor de cabeza y musculares. Estas reacciones normales a la vacuna suelen ser leves y desaparecen después de unos días. Además, muestran que la vacuna está surtiendo efecto, porque estimula el sistema inmunológico y el organismo genera anticuerpos contra la infección «simulada» por la vacuna. Con las vacunas de BioNTech-Pfizer, Moderna, AstraZeneca y la Sputnik V también se han registrado reacciones típicas.

Efectos secundarios raramente graves

Además de las reacciones típicas de la vacunación, también hubo, en algunos casos, efectos secundarios graves después de la vacunación, como las reacciones alérgicas, pero en casos aislados.

Según la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) o la Organización Mundial de la Salud, las vacunas aprobadas son seguras. De lo contrario, no habrían permitido su uso.

Algunas de las nuevas vacunas, las llamadas vacunas de ARNm, difieren fundamentalmente de las vacunas establecidas: no contienen virus debilitados o muertos, sino que son solo instrucciones para que se produzca una porción de la llamada proteína espicular, lo que desencadenaría así una reacción inmunológica.

Persona mostrando vacuna.La vacuna de BioNTech/Pfizer fue la primera en lograr la aprobación.

Riesgos y efectos secundarios de la vacuna Biontech-Pfizer

Durante la fase de aprobación, el compuesto activo BNT162b2 de BioNTech, de Alemania, y Pfizer, de EE. UU., no hubo ningún efecto secundario grave. Las reacciones típicas a la vacuna, como cansancio y dolor de cabeza, fueron menos frecuentes y más débiles en pacientes de mayor edad.

Sin embargo, algunos pacientes han mostrado una fuerte reacción alérgica inmediatamente después de inyectarse la vacuna de ARNm. Un paciente en EE. UU. y dos británicos incluso sufrieron lo que se conoce como shock anafiláctico, combinado con enrojecimiento de la piel y dificultad para respirar. Dado que estas personas no tenían enfermedades previas ni se sabía que eran alérgicas, las autoridades británicas advirtieron a las personas alérgicas que no se vacunasen.

Los fabricantes no ven ninguna relación directa con la vacunación en el caso de un médico estadounidense sin enfermedades previas que murió 16 días después de la vacunación por una hemorragia cerebral, como resultado de una trombocitopenia inmune. Es una condición en la que el sistema inmunológico reduce el número de plaquetas de la sangre.

En Noruega se dieron a conocer 33 muertes, pocos días después de la primera vacunación. Todas las personas fallecidas eran mayores de 75 años y con graves enfermedades subyacentes. Mientras los fabricantes buscan las causas, la Autoridad Sanitaria Noruega ha cambiado sus instrucciones para vacunar a las personas mayores y débiles contra COVID-19. En el futuro, los médicos deberán decidir individualmente si los beneficios de la vacunación son mayores que los riesgos de los efectos secundarios.

Vacunas de ModernaLa vacuna de Moderna es parecida a la de BioNTech/Pfizer

Riesgos y efectos secundarios de la vacuna Moderna

La vacuna mRNA-1273, de la empresa estadounidense Moderna, es una vacuna genética que es muy similar, en principio, a la de BioNTech-Pfizer.

Durante los estudios clínicos, la vacuna fue bien tolerada por los voluntarios, según los resultados del fabricante y las autoridades de prueba. Por tanto, las reacciones de vacunación habituales fueron solo leves o moderadas y de corta duración. Sin embargo, según un informe provisional de un comité de seguimiento independiente, hubo al menos un 9,7% de personas que presentaron fatiga.

Con la vacuna Moderna también hubo pocas reacciones alérgicas y algunas parálisis del nervio facial. Aún no está claro si estas reacciones están realmente relacionadas con la vacunación.

Se produjeron esporádicamente casos aislados de paresia facial, una parálisis generalmente temporal de los músculos faciales, durante los ensayos clínicos de BioNTech/Pfizer y en Moderna, y también durante las vacunaciones en Israel.

Es posible que los efectos secundarios no fueran causados ​​por el ARNm, sino por nanopartículas lipídicas que sirven como portadores del ARNm y luego son descompuestas por el cuerpo humano.

Jeringuilla y logo de AstraZenecaLa vacuna de AstraZeneca no cuenta aún con la aprobación de la UE.

Riesgos y efectos secundarios de la vacuna AstraZeneca

La empresa británico-sueca AstraZeneca causó cierta estupefacción durante los ensayos clínicos de septiembre, porque una persona de prueba sufrió una inflamación de la médula espinal tras la vacunación. El estudio se interrumpió brevemente hasta que un panel independiente de expertos determinó que la inflamación no estaba relacionada con la vacunación.

Asimismo, con esta vacuna solo se produjeron las reacciones típicas, como dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular, de cabeza, o cansancio extremo. Aquí, también, las reacciones a la vacuna fueron menos frecuentes y más leves en sujetos mayores. Se trata de una vacuna vectorial.

Mujer vacunando a hombre.La vacuna Sputnik V ya se está usando en varios países, entre ellos, Argentina y Brasil.

Riesgos y efectos secundarios de la vacuna Sputnik V

La vacuna de vectores adenovirales Gam-COVID-Vac (Sputnik V) fue aprobada en Rusia ya en agosto de 2020, pero sin esperar los estudios de fase III con decenas de miles de sujetos de prueba. Sputnik V utiliza dos adenovirus modificados de manera diferente (rAd26-S y rAd5-S).

En todo el mundo hubo reticencia hacia la vacuna desarrollada por el centro de investigación de Moscú Gamaleya, ya que se sospechaba que el estudio presentado podría haber sido manipulado.

Sin embargo, la Sputnik V ya se está usando en muchos países, no solo en Rusia, sino también en Bielorrusia, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), así como en India, Brasil y ahora también en Argentina.

El 2 de enero de 2021, el ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, dijo a los periodistas que se habían entregado más de 1,5 millones de dosis a las regiones rusas, y que se había vacunado a más de 800.000 personas.

Según el Ministerio de Salud de Rusia, hasta el momento solo se han registrado las reacciones habituales a las vacunas, como dolor de cabeza o fiebre. Según el Ministerio de Salud argentino, 317 de las 32.013 personas vacunadas en ese país también experimentaron reacciones comunes a la vacunación.

No hay informes de efectos secundarios graves después de la vacunación con Sputnik V. Al mismo tiempo, las reservas con las vacunas aparentemente son grandes en Rusia. Según un informe de Reuters, el 52% de 3.040 médicos rusos y otros profesionales de la salud dijeron en encuestas que no querían vacunarse con Sputnik V debido a los datos insuficientes.

¿Hay que exponerse a los riesgos que conllevan la vacunación?

Cada persona debe responder a esta cuestión por sí misma. Es un hecho individual sopesar los beneficios y los riesgos. ¿Es más importante para mí protegerme a mí mismo y a los demás con una vacuna, y volver a llevar una vida más normal? ¿O son los riesgos de estas nuevas tecnologías de vacunas demasiado grandes para mí?

Se debe tener en cuenta que no se sabe nada sobre los posibles efectos a largo plazo de las vacunas individuales. Los estudios a largo plazo que acompañan a las vacunas en todo el mundo y que continuarán después de la aprobación, aportarán probablemente más claridad al respecto.

Según Christian Bogdan, director del Instituto de Microbiología Clínica, Inmunología e Higiene del Hospital Universitario de Erlangen, «existe un riesgo residual” y añade que «debe comprobarse qué tan alto es en los próximos meses y años».

Según Bogdan, si una persona mayor tiene un 20% de probabilidades de morir por una infección con el coronavirus, «y al mismo tiempo el riesgo de tener un efecto secundario severo de la vacuna de 1 en 50.000 o incluso menos, yo tomaría ese riesgo».

Bogdan, por otro lado, no vacunaría a los niños porque su riesgo de morir de COVID-19 es casi nulo y todavía tienen una vida muy larga por delante.

Según Bogdan, las mujeres que están embarazadas o amamantando tampoco deben ser vacunadas por precaución según los datos actuales. Por otra parte, una recomendación del Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) no descarta la posibilidad de vacunar a las mujeres embarazadas o en período de lactancia con vacunas de ARNm después de un examen médico y una consulta.

Comentario de AgendAR:

En esta nota -y en muchas personas- se perciben reservas con la vacuna Sputnik V, originadas, sobre todo, en la falta de tradición de los científicos rusos de publicar sus investigaciones en jornales especializados. Y también en un estilo de enfrentar los desafíos similar al que muestra una anécdota, tal vez falsa, que se cuenta del mariscal Zhukov, héroe de la 2° Guerra Mundial. Preguntado sobre cómo el Ejército Rojo se manejaba con los campos minados, habría contestado «Marchamos sobre ellos«.

Pero hay un hecho cierto, comprobable directamente; en nuestro país ya se han vacunado con la Sputnik V alrededor de 100 mil compatriotas. Y en ese número, con medios ansiosos de divulgar cualquier resultado negativo, los efectos adversos han sido mínimos. No es necesario conocer de epidemiología, sólo con saber algo de estadística: cualquier consecuencia negativa a largo plazo de la vacunación, es probable que se habría manifestado en forma prematura en algunos de los vacunados.

A. B. F.