Calentamiento global «Nos encaminamos a cambios irreversibles y desastrosos»

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas advierte sobre el “impacto irreversible” y el peligro para la humanidad que representa el límite del calentamiento global de +1,5°C fijado por el Acuerdo de París. Es el borrador de un informe que debía ser publicado a principios del año que viene, pero fue «filtrado» a la AFP.

Este informe alerta sobre las “dramáticas consecuencias” a las que se enfrentará la humanidad si no se reducen rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero. «La vida en la Tierra puede superar un cambio climático de envergadura evolucionando hacia nuevas especies y creando nuevos ecosistemas. Pero la humanidad no puede», sostiene el resumen técnico de este borrador de 137 páginas.

El panorama que presenta el trabajo es poco alentador: para los próximos años pronostica escasez de agua, hambre, enfermedades, extinción de especies, éxodos y ciudades sumergidas por la crecida de los océanos.

El informe, al que tuvo acceso la agencia AFP, afirma que un aumento de la temperatura superior a 1,5 ºC ya podría provocar «progresivamente consecuencias graves durante siglos e irreversibles en algunos casos». Los niños que nacen hoy sentirán con fuerza ese impacto negativo antes de cumplir los 30 años, sostiene.

El estudio completo de 4.000 páginas, que será publicado en febrero de 2022, traza un panorama detallado de cómo el cambio climático está devastando el planeta y . Su objetivo es informar a quienes toman las decisiones en el mundo para evitar que las peores hipótesis se cumplan y alertar sobre la necesidad de actuar ahora.

Según el pronóstico, 420 millones de personas sufrirán olas de calor extremas si el calentamiento del planeta supera 2 ºC. El hambre podría afectar en 2050 a hasta 80 millones de personas más que en la actualidad si no se detiene el proceso reduciendo rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

«Lo peor está por llegar y afectará a las vidas de nuestros hijos y nietos mucho más que a las nuestras».

En respuesta a la nota de AFP, el IPCC emitió un comunicado diciendo que «no comenta sobre el contenido de los informes preliminares mientras el trabajo aún está en curso».

El borrador del informe llega en un momento de «despertar ecológico» global y sirve como un control de la realidad contra una serie de promesas mal definidas por parte de gobiernos y corporaciones de todo el mundo.

Los desafíos que destaca son sistémicos, entretejidos en el tejido mismo de la vida diaria.

También son profundamente injustos: los menos responsables del calentamiento global sufrirán de manera desproporcionada, aclara el informe.

Y muestra que incluso mientras arrojamos cantidades récord de gases de efecto invernadero a la atmósfera, estamos socavando la capacidad de los bosques y océanos para absorberlos, convirtiendo a nuestros mayores aliados naturales en la lucha contra el calentamiento en enemigos.

Hay al menos cuatro conclusiones principales en el borrador del informe, que pueden estar sujetas a cambios menores en los próximos meses a medida que el IPCC cambia su enfoque a un resumen ejecutivo clave para los responsables de la formulación de políticas.

La primera es que con 1,1 grados Celsius de calentamiento registrado hasta ahora, el clima ya está cambiando.

Hace una década, los científicos creían que limitar el calentamiento global a dos grados centígrados por encima de los niveles de mediados del siglo XIX sería suficiente para salvaguardar nuestro futuro.

Ese objetivo está consagrado en el Acuerdo de París de 2015, adoptado por casi 200 países que prometieron limitar colectivamente el calentamiento a «muy por debajo» de dos grados Celsius, y 1,5 grados si es posible. Siguiendo las tendencias actuales, nos dirigimos a tres grados centígrados en el mejor de los casos.

Los modelos anteriores predijeron que no era probable que veamos un cambio climático que altere la Tierra antes de 2100.

Pero el borrador del informe de la ONU dice que un calentamiento prolongado de 1,5 grados centígrados podría producir «consecuencias progresivamente graves, de siglos de duración y, en algunos casos, irreversibles».

El mes pasado, la Organización Meteorológica Mundial proyectó un 40 por ciento de posibilidades de que la Tierra cruce el umbral de 1,5 grados para 2026.

«Incluso a 1,5 grados Celsius de calentamiento, las condiciones cambiarán más allá de la capacidad de adaptación de muchos organismos», señala el informe.

Los arrecifes de coral, ecosistemas de los que dependen 500 millones de personas, son un ejemplo.

Las poblaciones indígenas del Ártico se enfrentan a la extinción cultural a medida que el entorno sobre el que se basan sus medios de vida y su historia se derrite bajo sus raquetas de nieve.

Un mundo en calentamiento también ha aumentado la duración de las temporadas de incendios, ha duplicado las áreas potencialmente quemables y ha contribuido a las pérdidas de los sistemas alimentarios.

El mundo debe hacer frente a esta realidad y prepararse para enfrentarla, es la segunda gran conclusión del informe.

«Los niveles actuales de adaptación serán inadecuados para responder a los riesgos climáticos futuros», advierte.

Las proyecciones de mediados de siglo, incluso en un escenario optimista de dos grados Celsius de calentamiento, hacen que esto se quede corto.

Es probable que decenas de millones de personas más padezcan hambre crónica para 2050, y 130 millones más podrían experimentar pobreza extrema en una década si se permite que la desigualdad se profundice.

En 2050, las ciudades costeras en la «primera línea» de la crisis climática verán a cientos de millones de personas en riesgo de inundaciones y marejadas ciclónicas cada vez más frecuentes que se volverán más mortales por la subida del nivel del mar.

Unos 350 millones más de personas que viven en áreas urbanas estarán expuestas a la escasez de agua debido a sequías severas a 1,5 grados Celsius de calentamiento, 410 millones a dos grados Celsius.

Ese medio grado adicional también significará 420 millones de personas más expuestas a olas de calor extremas y potencialmente letales.

«Se proyecta que los costos de adaptación para África aumentarán en decenas de miles de millones de dólares por año con un calentamiento superior a dos grados», advierte.

En tercer lugar, el informe describe el peligro de los impactos compuestos y en cascada, junto con los umbrales de punto de no retorno en el sistema climático conocidos como puntos de inflexión, que los científicos apenas han comenzado a medir y comprender.

Ya se han identificado una docena de cables de disparo de temperatura en el sistema climático para un cambio irreversible y potencialmente catastrófico.

Investigaciones recientes han demostrado que un calentamiento de dos grados centígrados podría impulsar el derretimiento de las capas de hielo sobre Groenlandia y la Antártida occidental, con suficiente agua congelada para elevar los océanos 13 metros.

Otros puntos de inflexión podrían ver cómo la cuenca del Amazonas se transforma de bosque tropical a sabana, y miles de millones de toneladas de carbono se evaporen del permafrost de Siberia, lo que alimentarìa un mayor calentamiento.

En un futuro más inmediato, algunas regiones (el este de Brasil, el sudeste asiático, el Mediterráneo, el centro de China) y las costas de casi todas partes podrían verse afectadas por múltiples calamidades climáticas a la vez: sequías, olas de calor, ciclones, incendios forestales, inundaciones.

Pero los impactos del calentamiento global también se amplifican por todas las otras formas en que la humanidad ha destrozado el equilibrio de la Tierra.

Estos incluyen «pérdidas de hábitat y resiliencia, sobreexplotación, extracción de agua, contaminación, especies invasoras no nativas y dispersión de plagas y enfermedades», dice el informe.

No hay una solución fácil para semejante maraña de problemas, dijo Nicholas Stern, ex economista jefe del Banco Mundial y autor de la histórica Stern Review on the Economics of Climate Change.

«El mundo se enfrenta a un conjunto complejo de desafíos entrelazados», dijo Stern, quien no contribuyó al informe del IPCC. «A menos que los enfrenten juntos, no nos irá muy bien en ninguno de ellos».

Hay muy pocas buenas noticias en el informe, pero el IPCC enfatiza que se puede hacer mucho para evitar los peores escenarios y prepararse para impactos que ya no se pueden evitar, la conclusión final.

La conservación y restauración de los llamados ecosistemas de carbono azul (por ejemplo, los bosques de manglares y algas marinas) mejoran las reservas de carbono y protegen contra las marejadas ciclónicas, además de proporcionar hábitats para la vida silvestre, medios de vida costeros y seguridad alimentaria.

La transición a dietas más basadas en plantas también podría reducir las emisiones relacionadas con los alimentos hasta en un 70 por ciento para 2050.

Pero el simple hecho de cambiar un devorador de gasolina por un Tesla o plantar miles de millones de árboles para compensar la situación habitual no va a ser suficiente, agrega.

«Necesitamos un cambio transformacional que opere en procesos y comportamientos en todos los niveles: individual, comunidades, empresas, instituciones y gobiernos».

«Debemos redefinir nuestra forma de vida y consumo».