Análisis del CDC de Estados Unidos: las vacunas contra el COVID no producen problemas de fertilidad

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), enfatizaron en que la vacuna COVID-19 se recomienda para todas las personas mayores de 12 años, incluidas las que estén tratando de quedar embarazadas en el presente o que podrían querer concebir en el futuro, así también como para sus parejas.

Basan su recomendación en que actualmente no hay evidencia que demuestre que alguna vacuna, incluidas las vacunas COVID-19, cause problemas de fertilidad en mujeres u hombres.

Remarcaron que si una persona queda embarazada tras recibir su primera dosis de un esquema de dos (por ejemplo, la de Pfizer-BioNTech o la Moderna), debe recibir la segunda aplicación para garantizar la mejor protección posible.

Desde los CDC recordaron que numerosas personas se embarazaron tras inocularse, incluso participantes de ensayos clínicos de las vacunas COVID-19. Citaron un informe sobre 4.800 personas con tests de embarazo positivos después de recibir una primera dosis de una vacuna de ARNm COVID-19 (Pfizer Moderna) y otro reporte en el que mil personas completaron su esquema de vacunación antes de lograr la gestación. A la vez, no se reportaron problemas de seguridad en las personas embarazadas o en sus bebés.

En cuanto al manejo de efectos adversos –similares a las personas que no cursan un embarazo– desde los CDC recordaron consultar al médico antes de la toma de medicamentos de venta libre, como ibuprofeno, acetaminofeno (paracetamol) o antihistamínicos, ya que pueden ingerirse a corto plazo si no hay razones médicas que lo impidan-

A las embarazadas que presentan fiebre tras la vacunación, si recomiendan la toma de paracetamol, ya que la temperatura elevada, por cualquier motivo, se ha asociado con efectos adversos durante el embarazo. Pero no se recomienda su toma antes de la aplicación de manera preventiva.

Por último indicaron que no existe una recomendación para realizarse una prueba de embarazo casera antes de recibir una vacuna COVID-19.