«Retorno del Cóndor al Mar» La suelta de crías más grande en Argentina – Video

Piuque Wenú (Gran corazón), Tayel (Canto sagrado), Mawun (Lluvia), Pachamama (Madre Tierra), Kume Feleal (Buen vivir), Kurruf (Viento) y Lihuen (Luz de vida). Estos son los nombres de los siete cóndores que este viernes fueron liberados en la Bioestación de Sierra Pailemán, ubicada en Río Negro.

Ésta pertenece al Ecoparque y a la Fundación Bioandina. La suelta de estas aves, tras haber nacido en cautiverio, fue la liberación más grande de cóndores realizada en la Argentina y, además, la primera hecha en el marco de la pandemia por Covid-19.

“Rescate, rehabilitación y liberación”. Según Federico Iglesias, director del Ecoparque porteño, sobre estos tres ejes se asienta la tarea que realizan en el ex zoo: “Trabajamos conjuntamente con las comunidades locales donde habita el cóndor y, una vez son rescatados, les damos cuidados veterinario y comienzan el entrenamiento para su liberación, mientras conviven con otros cóndores durante un mes y medio. Es el único lugar donde se pueden liberar pichones sin experiencia de vuelo”. Comenzaron a realizar esta labor en 1997.

Se trata de la 17° liberación del programa  Retorno del Cóndor al Mar. Los siete cóndores andinos liberados se sumaron a los 64 puestos en libertad en la costa del Átlántico y a los 215 en toda Sudamérica.

“Esta labor no sería posible sin el conjunto de actores que actuamos en red. En él participan la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y de provincias como Chubut, Neuquén o Río Negro; la Fundación Temaikèn, Bioparc o la compañía aérea Aerolíneas Argentinas, que facilita el traslado inmediato cuando un cóndor necesita asistencia urgente”, agregó Iglesias. La última gran operación fue en 2019, e implicó la suelta de seis ejemplares.

Los cóndores estaban en cautiverio y, luego de un largo proceso de preparación, fueron liberados ayer
Los cóndores estaban en cautiverio y, luego de un largo proceso de preparación, fueron liberados. Foto: Tomas Cuesta

Por una mirada integral

Especie declarada en peligro de extinción, el cóndor andino se enfrenta al peligro de los cebos tóxicos. “Es uno de los casos más frecuentes. También por la ingesta de plomo cuando se alimentan de una presa a la que le dispararon”, completó Iglesias. Fue el caso de Piuque Wenú que sufrió una intoxicación por balas de plomo y fue rescatada en Neuquén. Para detectar y evitar que se utilicen sustancias venenosas, el Ministerio de Ambiente impulsó la Estrategia Nacional Contra el Uso de Cebos Tóxicos en 14 provincias.

El director del Ecoparque destacó la historia de Suyana, una hembra rescatada en 2017 y que fue liberada en Cafayate en 2019, la última suelta previa a la pandemia. Meses después, apareció muerta luego de ingerir cebos tóxicos.

“Es una mezcla de educación ambiental y respeto por las cosmovisiones de las comunidades originarias, que representan al cóndor como un animal sagrado. Tras cada liberación, se realiza una celebración en los pueblos y, antes de la pandemia, se reunían hasta 3000 personas”, relató. Y concluyó: “Pero se trata también del conservar la necesaria biodiversidad. Se necesita una mirada integral que pueda equilibrar la economía, la inclusión social y el medio ambiente. Es todo un desafío”.