Un estudio publicado en The Lancet indica que la vacuna de Sinopharm es segura en chicos de 3 a 17 años

Un reciente estudio de la revista de investigación The Lancet Infectious Diseases arrojó que la vacuna Sinopharm es segura y generó una “fuerte respuesta inmunitaria tras dos dosis” en niños de entre 3 y 17 años.

Resta conocer cuál es su eficacia, que será evaluada en la fase tres de la investigación. Pero los especialistas informaron en la revista que la vacuna denominada BBIBO-CorV «es segura y bien tolerada”, y que “provoca fuertes respuestas humorales (generación de anticuerpos) contra la infección por SARS-CoV-2 después de dos dosis”, basados en investigaciones de la fase uno y dos en chicos de aquella franja etaria.

El ensayo realizado fue aleatorio, doble ciego y controlado. En ambas etapas se trabajó con los voluntarios sanos en grupos de edades entre 3 y 5 años, 6 y 12 años y 13 y 17 años, a quienes se le suministró distintas dosificaciones de la inmunización.

En relación a las dosis, las mismas fueron administradas con 28 días de diferencia. De la fase uno participaron 445 niños, mientras que para la segunda se seleccionaron a 810 chicos. 

En lo que respecta a la seguridad, indicaron que la reacción adversa más común fue dolor en el lugar de la inyección, seguida por fiebre, siendo que “en su mayoría la gravedad fue de leve a moderada” y fueron “transitorias o se resolvieron en pocos días”.

 

Por lo tanto, los científicos concluyeron en esta etapa de la investigación que la vacuna covid 19 inactivada BBIBP-CorV, conocida comercialmente como Sinopharm, “es segura y bien tolerada en todos los niveles probados en participantes de tres a 17 años”.

Además, agregaron que las reacciones adversas ocurrieron predominantemente después de la primera dosis y mostraron una frecuencia similar a los evidenciado en los participantes de 18 a 59 años y en los de 60 años o más.

Los investigadores de este estudio adelantaron que la fase tres para este grupo etario se realizará en los Emiratos Árabes Unidos, donde las vacunas se administrarán con 21 días de diferencia para obtener datos de seguridad, inmunogenicidad y eficacia adicionales.