El laboratorio Merck pidió en EE.UU. autorización para el uso de su píldora contra el Covid-19

El comprimido se llama molnupiravir, «un medicamento antiviral oral en fase de investigación para el tratamiento del covid-19 de leve a moderado en adultos. El gigante farmacéutico estadounidense Merck informó que ha solicitado a las autoridades sanitarias de Estados Unidos la autorización de uso de emergencia de un medicamento de vía oral para tratar el Covid-19.

En un comunicado Merck anunció el pedido a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) en asociación con Ridgeback Biotherapeutics. La empresa señaló que «si se autoriza, Molnupiravir podría ser el primer medicamento antiviral oral para el tratamiento de COVID-19«.

Se trata de «un medicamento antiviral oral en fase de investigación para el tratamiento del covid-19 de leve a moderado en adultos que corren el riesgo de evolucionar a covid-19 grave y/o de ser hospitalizados».

El medicamento había sido presentado el pasado 1 de octubre y entonces, el laboratorio aseguró que el Molnupiravir «redujo el riesgo de hospitalización o muerte en aproximadamente un 50 por ciento en comparación con el placebo para pacientes con COVID-19 leve o moderado en el análisis intermedio positivo del estudio de fase 3″.

El medicamento fue probado en 170 países, entre ellos la Argentina.

El anuncio se produjo el mismo día en que el laboratorio británico-sueco AstraZeneca anunció que un cóctel de anticuerpos contra el coronavirus dio resultados positivos en los ensayos clínicos de fase 3.

De esta manera, se abre un nuevo camino para el tratamiento del coronavirus que va más allá de las vacunas y tiene como objetivo a las personas que ya contrajeron el virus.

La prestigiosa publicación Nature dice, en su edición de la fecha: «Actúa interfiriendo con la forma en que el SARS-CoV-2 se replica dentro de nuestras células, provocando que el virus se mute hasta la muerte. El tratamiento es una pastilla, una gran ventaja sobre las inyecciones antivirales que actúan contra el COVID-19, como el remdesivir. Pero aún no está claro si esta historia de éxito de un ensayo clínico se traducirá en un cambio de juego global en la lucha contra la pandemia».