El río Paraná seguirá en bajante extraordinaria al menos hasta febrero de 2022

El Instituto Nacional del Agua publicó los valores de los niveles de bajante del río. Escasez de lluvias y Yacyretá, a la mitad de caudal que el promedio de los últimos 25 años.

El Instituto Nacional del Agua (INA) publicó el informe con los valores actualizados a diciembre sobre los niveles de bajante del río Paraná, y destacó que «prevalecerá una condición general de disminución de los caudales entrantes».

Desde el organismo científico-tecnológico sostuvieron que «los niveles fluviales continuarán en la franja de aguas bajas», y subrayaron que «la tendencia climática seguirá desfavorable al menos hasta febrero de 2022».

Así, el río Paraná continúa en bajante extraordinaria, ya que «durante la última semana se registraron lluvias del orden de los 80 milímetros semanales sobre la cuenca de aporte al tramo superior, mientras que para el tramo medio-inferior las precipitaciones observadas fueron menos intensas».

La situación afecta a las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, y ya viene generando pérdidas, incluso, para la actividad exportadora.

La dificultad para el ingreso de los barcos al puerto de Rosario, por el que se destina entre el 40% y 50% de la producción agropecuaria al exterior, ya ocasionó pérdidas millonarias.  Pero, además, complica la salida de barcos desde Paraguay y Brasil por aguas argentinas, a través de la compuerta de la represa de Yacyretá.

Yacyretá, a la mitad del promedio de los últimos 25 años 

Para tener un registro estimativo, el organismo remarcó que el caudal entrante a Yacyretá (donde se encuentra la represa hidroeléctrica), esta semana registró oscilaciones manteniendo un caudal en el rango acotado (9.000 metros cúbicos por segundo – 8.500 metros cúbicos por segundo).

El día 1 de diciembre se ubicó próximo a 8.800 metros cúbicos por segundo. El promedio semanal: 8.800 metros cúbicos por segundo se observa similar al promedio de la semana anterior, permanece en el orden de magnitud de la mitad del promedio de los últimos 25 años. Se espera que continúe ingresando un caudal próximo a 8.000 metros cúbicos por segundo durante la próxima semana.

Otro ejemplo es Corrientes, donde el nivel registró un comportamiento descendente durante toda la semana, al disminuir 0.08 metros. El día 1 de diciembre se mantuvo una altura en torno a 1,20 metros respectivamente. Resulta 1,80 metros por debajo del límite de aguas bajas.

El promedio semanal: 1,18 metros se encuentra 2,61 metros por debajo del promedio mensual de noviembre de los últimos 25 años. Continuará permaneciendo en la franja de aguas bajas. Es probable que durante la semana se registre un leve incremento hacia 1,50 metros aproximadamente.

Todo depende de las lluvias 

La futura evolución dependerá fuertemente de la evolución de las lluvias en la región, especialmente en la parte de la cuenca de aporte de respuesta más rápida (cuenca del río Iguazú, cuenca próxima al embalse de Itaipú y cuenca de aporte al tramo misionero-paraguayo). De no ocurrir estas lluvias, la tendencia sería descendente y persistente.

En Goya, el nivel disminuyó 0,11 metros durante la semana con un comportamiento descendente. El día de hoy mantiene una cota próxima a 1,59 metros. Este valor se encuentra 1,01 metros por debajo del límite de aguas bajas. El promedio semanal observado: 1,62 metros se encuentra 2,25 metros por debajo del promedio mensual de noviembre desde 1996. En los próximos días se presentarán leves oscilaciones en torno a 1,60 metros.

Río Uruguay 

El río Uruguay se presentó estable o con gradual tendencia al descenso, por debajo de marcas normales. Tramo medio superior próximo a aguas bajas. En el tramo Santo Tomé – Paso de los Libres se observa una sostenida disminución sobre los valores medios semanales, debido al gradual descenso en el caudal que ingresa al tramo desde la alta cuenca.

El impacto más notorio se observó en los valores máximos, cada vez más próximos a la referencia de aguas bajas. Se prevé que continúe el predominio del gradual descenso en aguas medias-bajas o bajas, con oscilaciones normales.