Por la deforestación, los supermercados europeos cancelan los productos vacunos de Brasil

Grandes tiendas minoristas -entre ellas la francesa Carrefour- se comprometieron a retirar productos de las góndolas cuya base sean bovinos cuyo origen y producción está sospechado de estar relacionados con la deforestación en Brasil. Eso anunció la ONG estadounidense Mighty Earth.

Estas decisiones se tomaron tras la publicación de una investigación liderada por la ONG brasileña «Repórter Brasil» -fundada por periodistas-, en colaboración con Mighty Earth.

Repórter Brasil acusa a JBS, Marfrig y Minerva, tres grupos brasileños del sector cárnico, de contribuir a la deforestación en algunas regiones del país.

Según la ONG, algunos productos obtenidos gracias a la deforestación se encuentran en supermercados europeos, en forma de corned beef y carne fresca.

JBS, número uno mundial de la carne, aseguró en un comunicado que practica una política de tolerancia cero con «la deforestación ilegal, el trabajo forzado y el uso indebido de territorios indígenas o de zonas protegidas».

El industrial explicó que instaló hace diez años un sistema de «control por satélite de los proveedores».

JBS señaló que no es posible en este momento «controlar de la misma forma a los proveedores de los proveedores«, pero dice haber invertido en una nueva plataforma para obtener de aquí a 2025 «una cadena se suministro sin el más mínimo trazo de deforestación ilegal».

Después de la denuncia de Mighty Earth, el grupo francés Carrefour retiró de sus tiendas en Bélgica una referencia de la marca Jack Link’s, que fabrica parte de su cecina en Brasil con el industrial JBS.

«Estamos estudiando el origen de los productos que tendríamos en otros países -si los encontramos- para tomar una decisión similar si se da el caso», confirmó Agathe Grossmith, directora de proyectos de RSC de Carrefour.

Por su parte, Auchan dijo que inició un procedimiento para retirar un producto de Jack Link en Francia y que investigaba su origen. También afirmó que no se abastece de carne de vacuno brasileña para sus marcas.

Según Mighty Earth, la cadena de supermercados belga Delhaize se comprometió también a «retirar todos los productos de Jack Link de sus estantes».

La ONG también señala las iniciativas de otras cadenas de supermercados, como Lidl y Albert Heijn en los Países Bajos y Sainsbury’s y Princes en el Reino Unido, para evitar la venta de carne de vacuno brasileña cuyos productores están supuestamente vinculados a la deforestación.

«Estas medidas comerciales, junto con la nueva legislación de la UE para combatir la deforestación importada, demuestran que el cerco se está cerrando sobre los destructores de bosques», dijo Nico Muzi, director de Mighty Earth Europe.

Nuestro país debe tomar nota de estos desarrollos. La Unión Europea tiene cierta inclinación por invocar causas plausibles para proteger a sus productores.