La OPEP afirma que la oferta de petróleo de Rusia es irremplazable y advierte de una crisis

El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Mohammad Barkindo, advirtió “Podríamos ver potencialmente la pérdida de más de 7 millones de barriles por día de las exportaciones rusas de petróleo y otros líquidos, como resultado de las sanciones actuales y futuras u otras acciones voluntarias”.

La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dijo a la Unión Europea que las sanciones presentes y futuras sobre Rusia podrían crear una crisis de suministro de crudo y que es “casi imposible” reemplazar la oferta rusa. Pese al escenario descripto, la organización habría desoído el pedido de Europa de incrementar la producción. Solicitudes similares de Estados Unidos también fueron rechazadas en el último año.

Funcionarios europeos renovaron el pedido de incrementar la producción durante una reunión en Viena con representantes de la OPEP. Sin embargo, la organización no dio señales favorables y planteó que la oferta de crudo y combustibles de Rusia no se puede reemplazar.

«Considerando la perspectiva actual de la demanda, sería casi imposible reemplazar una pérdida de volúmenes de esta magnitud», señaló el secretario general Barkindo.

Durante la reunión, los funcionarios europeos dijeron que la OPEP podría proporcionar más producción a partir de su capacidad disponible. Sin embargo, el secretario general dijo que la volatilidad actual en el mercado es el resultado de «factores no fundamentales» que están fuera del control de la organización.

La OPEP+, que incluye a otros productores como Rusia, viene sosteniendo la postura de no incrementar la producción más allá de lo acordado entre los países exportadores. El actual acuerdo plantea elevar la producción en un máximo de 432.000 barriles adicionales por día para mayo.

Los reiterados pedidos de Estados Unidos para incrementar la producción no hicieron mella hasta hora en la organización. La administración Biden viene realizando esa solicitud desde mediados de 2021, antes de las fuertes subas en los precios del petróleo y del gas. Con la guerra desatada en Ucrania el escenario de precios y abastecimiento global se tornó aún más volátil.

La producción en Estados Unidos regresó a niveles cercanos a la pre pandemia, pero el gobierno quiere que las petroleras aumenten mucho más la producción para contener los precios. Para las petroleras existen distintas razones que hacen difícil cumplir con ese pedido, pese a los altos precios del crudo.

La perspectiva de una desaceleración económica en las principales economías   roducto de los niveles de inflación está comenzando a incidir en los precios del barril. El barril Brent, que tocó semanas atrás un pico de 120 dólares, cotiza actualmente más cerca de los 100 dólares.

La OPEC recortó el martes pasado su pronóstico de crecimiento en la demanda de petróleo para 2022, citando como problemas la guerra en Ucrania, la inflación en alza e impulsada por los precios del crudo y el resurgimiento del coronavirus en China. Aún así los problemas por el lado de la oferta global de crudo mantienen altos los precios.

El último reporte mensual de la organización indica que la demanda mundial crecerá en 3.67 millones de barriles diarios en 2022, lo que implica una caída de 480.000 barriles con respecto al informe anterior. De todas formas sigue esperando que el consumo mundial supere los cien millones de barriles diarios en el tercer trimestre.

La producción de la OPEP en marzo aumentó en 57.000 bpd hasta alcanzar 28,56 millones de bpd, por debajo del aumento de 253.000 bpd que la organización autorizó para dicho mes. El pronóstico de crecimiento en el suministro fuera de la OPEP en 2022 se redujo en poco más de 300.000 bpd a 2,7 millones de bpd.

Breve comentario de AgendAR:

La demanda futura de petróleo es imprevisible con certeza, por la incertidumbre en cuanto a la recuperación de la economía global. Pero la demanda actual, ante un descenso de la provisión por parte de Rusia, es un dato muy cierto. Y por razones que exceden a esta nota, tanto los exportadores tradicionales de petróleo, como las empresas del nuevo gran exportador, EE.UU., anuncian que no podrán satisfacerla.

Es una situación interesante, con algunos riesgos, para un país que posee la cuarta reserva muncial de petróleo no convencional. El nuestro.