Mesa de «CEOs y dueños»: pensando en el próximo gobierno

Hace casi 3 semanas informamos en AgendAR que el martes 7 de junio por la mañana, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) celebrará sus 20 años con una jornada que tiene como oradores hasta ahora confirmados a Rocca (Techint), Coto, Magnetto (Clarín), Pagani (Arcor), Martín Migoya (Globant), Federico Braun (La Anónima), Alberto Hojman (BGH) y Carlos Miguen (Grupo Miguens).

También hablamos ahí del contexto, pero en nuestro país los contextos cambian muy rápido. Por eso reproducimos esta nota que José del Río escribió para La Nación, donde se supone tienen un buen diálogo con sus pares algo más prósperos. Al final, un breve comentario de AgendAR.

ooooo

«Desde el sector empresario, se está dando una particularidad sin precedentes en la historia económica reciente. “Hoy me preocupa más reunirme con Hernán Lacunza o Carlos Melconian que con el gabinete actual. Estoy tratando de saber qué viene después porque este año ya está perdido y el que viene también”, reveló uno de los empresarios más importantes de la Argentina.

Por lo bajo admiten que las ventas se reactivaron pero auguran que esa es una foto y no la película. “Con niveles de inflación como los que tenemos hoy todo pende de un hilo”, describió el director de una multinacional a la que los resultados positivos lo sorprenden a diario.

A lo que otro directivo de una empresa de consumo masivo agregó: “En un marco económico y social tan delicado  necesitamos previsibilidad. Sólo le pido al Gobierno que no profundice la crisis económica por una nueva pelea de palacio. El próximo lío seguramente es Economía”.

El tsunami político que arreciaba a Martín Guzmán ya pasó. Al menos por ahora. “Mirá, Alberto no va a soltar al ministro. Además, cuando se habla de potenciales nombres no hay ningún consenso”. La frase corresponde a uno de los integrantes de la mesa chica del Presidente quien justamente cuestiona hace tiempo al propio Guzmán por su supuesto academicismo y “falta de calle”. La batalla, dice, de los próximos dos meses será por dos temas muy concretos: inflación y el Decreto de Necesidad y Urgencia con el que saldrá el presupuesto nacional.

En esa línea el martes se los verá a Fernández y Guzmán en la cumbre de dueños de empresas más importante de la Argentina. Uno –el Presidente– saludará con un mensaje grabado y el otro estará al cierre de la celebración por los primeros 20 años de la Asociación Empresaria Argentina (AEA). Los ocho nombres que estarán arriba del escenario son titulares de compañías a los que es muy poco frecuente escuchar y mucho menos ver todos juntos.

Alfredo Coto (Coto), Alberto Hojman (BGH), Luis Pagani (Arcor), Héctor Magnetto (Grupo Clarín), Federico Braun (La Anónima), Paolo Rocca (Techint), Carlos Miguens (Miguens) y Martín Migoya (Globant). La dinámica será de una hora por panel con la posibilidad de una breve presentación de cinco minutos cada uno. Debajo del escenario estarán 250 empresarios escuchándolos. Todos líderes de compañías.

Alfredo Coto se reunió con Alberto Fernández y Martín Guzmán para anunciar una inversión de US$20 millones en su frigorífico de Rosario
Alfredo Coto se reunió con Alberto Fernández y Martín Guzmán para anunciar una inversión de US$20 millones en su frigorífico de Rosario
.

El nivel de confirmaciones fue casi perfecto. Cuando los empresarios recibían el mail de invitación aceptaron a velocidad récord. “Se ve que hay una necesidad de poner en palabras lo que está ocurriendo pero sobre todo proyectar el largo plazo en un país que vive mirando el corto”, comentó uno de los organizadores.

La apertura tendrá a Jaime Campos, presidente de AEA, y uno de los 43 exclusivos socios de esta entidad cuyos líderes generan 250.000 puestos de trabajo en el país. Un dato distintivo es que ninguno de los dueños de compañías que forman parte puede delegar su presencia ni su participación en las reuniones anuales. El objetivo del encuentro de la entidad que nació el 28 de mayo del 2002 en el museo Fernández Blanco será dejar en claro que el futuro de la Argentina depende del sector privado.

Es el que genera los dólares y el que paga los impuestos, dirán ya un poco cansados de tantos vaivenes de una economía en blanco y negro. La decisión de volver a hablar en público se tomó por unanimidad y se le dio la puntada final en el último encuentro de los 22 miembros de la comisión directiva en el Palacio Duhau.

Los 20 años de AEA son tal vez otro espejo de la Argentina. El primer presidente fue el ex Pérez Companc, Oscar Vicente, quien luego se retiró al vender el grupo a Petrobras. Así llegó Pagani, número uno de Arcor, quien estuvo siete años hasta 2009, en que Campos asumió la presidencia.

“El caos económico que está armando el Gobierno con este dólar planchado y el subsidio a la importación es enorme, por eso confirmé ni bien me contactaron. Creo que ver que es lo que piensan los verdaderos dueños de la Argentina vale la pena”, admitió un CEO con alto perfil, quien paradójicamente se excusó en el off the record.

Por lo bajo hay por estos días también otro protagonista nuevo en el mapa de las relaciones con las empresas. Miguel Pesce, titular del Banco Central, ya tuvo reuniones individuales con los y las líderes de Arcor, Unilever, Procter & Gamble e YPF. El diálogo suele ser de escucha activa. Les cuenta que el foco del Banco Central está dado por potenciar la producción local especialmente en los rubros de consumo masivo y alimentación.

Miguel Ángel Pesce, presidente del Banco Central de la República Argentina
Miguel Ángel Pesce, presidente del Banco Central de la República Argentina
.

El tema –según reveló Pesce en sus reuniones– es que, según su entender, a mayor cantidad de producción menor será la presión sobre los precios y que él desde su lugar buscará colaborar de esta forma para combatir la inflación. De ahí que les pide propuestas concretas para despejarles trabas en importación de insumos y bienes de capital. No se habla en esos mano a mano de las cuentas macro ni de los niveles de emisión pero todos destacan la forma y el buen modo.

Donde sí se habla de macro por estos días es en el Instituto para el Desarrollo Empresarial (IDEA), que el viernes convocó a 40 CEOs a su sede central.

En la Argentina nacen 2000 chicos por día. Casi un 60% por debajo de la línea de pobreza. Hace 40 años el PBI per cápita superaba en un 70% al promedio de América Latina, según un relevamiento realizado por el equipo de economistas de esa entidad. Desde entonces, cayó hasta igualarlo. Sin disciplina fiscal, con constantes combates a los síntomas, gasto público récord y una administración ineficiente, el retroceso fue constante. Al punto que el país tuvo en 32 de 38 años resultados fiscales negativos, revelaron en un informe.

En 40 años se confiscaron tres veces los ahorros de los argentinos, se privatizaron y estatizaron las mismas empresas y todo eso fue un gasto para los ciudadanos. También esto explica, en parte, la pasión por el dólar.

 “Hoy se pagan 166 impuestos distintos y la Argentina tiene la segunda presión tributaria más alta del mundo. Nosotros queremos empezar a cambiar la realidad. No sólo criticarla y por eso cambiamos mucho nuestra forma de trabajar pero no la esencia”, resumió Daniel Herrero, quien presidirá el Coloquio N°58. En el tercer piso y en lo que simulaba ser los pasillos de Mar del Plata, adonde volverá el encuentro de manera presencial el próximo 12, 13 y 14 de octubre, se gesta otro cambio fundacional.

La apuesta de este año no será analizar los problemas más importantes del país sino generar propuestas concretas para resolverlos. Los cinco ejes están orientados en temas de fondo. La inserción de Argentina en el mundo, liderado por Mariano Bosch, co-fundador y CEO de AdecoAgro; Empleo, encabezado por Juan Marotta, presidente HSBC Argentina y CEO LAM South; Educación, a cargo de Verónica Andreani, directora de Grupo Logístico Andreani; Finanzas Públicas, liderado por Santiago Mignone, country senior partner de PwC Argentina; y Seguridad jurídica llevado adelante por Brenda Puig, directora senior de Legales de Mercado Libre. Hay reuniones a puertas cerradas de cada una de las células y un desafío concreto: estar por encima de la grieta.

Al parecer, para los empresarios ya no bastaba con un grupo de WhatsApp como el que se utilizaba en pandemia y por eso el colectivo de 207 miembros de “Nuestra Voz” migró de su versión original. Hoy es más una comunidad de apoyo a proyectos que se emprenden que una catarsis virtual. Sinónimo de nuevos vientos en la política y por qué no en la mirada empresarial.»

Comentario de AgendAR:

Es previsible que en un país tan atado a las coyunturas como el nuestro, muchos en el mundo empresario piensen que el gobierno actual tiene «el boleto picado», y miren a la actual oposición.

Lo que es preocupante es que los CEOs, que están en condiciones de pedir y recibir información precisa, sigan aferrados a leyendas como «hoy se pagan 166 impuestos distintos y la Argentina tiene la segunda presión tributaria más alta del mundo«. Ninguna de esas 2 cosas es cierta.

A nadie le gusta pagar impuestos, y los jueces pueden dar fe de esto. Es inevitable que los empresarios peleen por sus intereses inmediatos, como los trabajadores, con mucho menos margen para aguantar, pelean por los suyos.

Pero deben darse cuenta que si el Estado no tiene recursos, no se le puede exigir que sea eficiente. Y es necesario que el Estado cumpla sus tareas básicas.., o no habrá país para nadie, ni empresarios ni trabajadores.

Las fantasías de un Milei pueden encontrar eco en sectores frustrados y furiosos con su realidad inmediata, pero los empresarios saben que necesitan al Estado como socio. Aunque a veces prefieren que sea bobo.

A. B. F.