La Fuerza Aérea recibió el primer avión de ataque modernizado en Argentina

La Fuerza Aérea Argentina presentó de manera oficial a su primer aeronave EMB-312, Tucano modernizada por una empresa privada nacional.

La presentación de la aeronave tuvo lugar en la Aeroestación Militar Aeroparque este viernes 5 de agosto. La ceremonia estuvo presidida por el Ministro de Defensa Jorge Taiana, acompañado por el Comandante de la FAA, Brigadier General Xavier Isaac, el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Juan Martín Paleo, y de la Armada Argentina, Almirante Julio Horacio Guardia.

En esa ocasión también se presentó el tercer avión de transporte táctico Beechcraft TC-12B “Hurón”, recientemente adquirido. Sobre esto, AgendAR dará su opinión al final.

El Proyecto de los Tucanos surge de un requerimiento de la Fuerza Aérea Argentina para actualización de la cabina de las aeronaves. Se hizo por licitación y ganó Redimec , firma nacional, que trabajó sobre cuatro unidades para actualizarlas en aviónica, principalmente de sistemas de navegación, instrumentos de vuelo y de comunicaciones.
.
El contrato entre la Fuerza Aérea Argentina y Redimec estableció que la primera aeronave fuera modernizada por Redimec y la segunda con personal de la institución bajo la modalidad On the Job Training.

Redimec rediseñó primero las cabinas en 3D, compró los nuevos equipos y sensores, fabricó los nuevos paneles y estructuras para su montaje, trazó los recorridos de los nuevos arneses de cableado con marcado laser, y readaptó la iluminación de cockpit para vuelos en condiciones no visuales. El resultado no es un «full glass cockpit», pero se parece. Y es que algunos de los instrumentos originales fueron conservados en las nuevas cabinas con las adaptaciones necesarias.

El trabajo inicial lo hizo Redimec en su planta bonaerense de Tandil. Mientras, personal de la firma se instaló en el Área Material Río Cuarto, de Córdoba, y entrenar al personal local en esta tarea. Allí se les rehará la cabina a los dos Tucanos restantes, con Redimec a cargo de proveer cableados, equipos, partes estructurales y asesoramiento técnico.

La aeronave EMB-3212 matricula “A-122” presentada por la Fuerza Aérea Argentina es la primera unidad modernizada por Redimec. Los trabajos sobre la segunda unidad probablemente se terminen en septiembre..
.

En el acto de presentación, el Brigadier Isaac indicó que la modernización de los EMB-312 es “un salto cualitativo. Los Tucano requerían una modernización de sus sistemas de aviónica luego de servir aeronaves de entrenamiento medio/avanzado en la III Brigada Aérea de Reconquista. Hoy esto lo hacen los Texan II mientras los Tucano hacen patrullas en el Norte del país. Esta primera modernización, de todas las que vendrán, implica un crecimiento en las capacidades del arma”, concluyó el Jefe de la Fuerza Aérea Argentina.

Comentario de AgendAR:

Lo que dijo el brigadier general Xavier Isaac es cierto: los países inteligentes no tiran sus aviones, los modernizan. Es lo que hizo Redimec al darle a los viejos Tucanos tableros nuevos donde, entre algunos instrumentos analógicos y otros digitales, destaca una gran pantalla táctil y navegable, capaz de resumir e integrar la data de los muchos sensores del avión. El resultado es un avión que da más «conciencia situacional» a piloto y copiloto, más fácil de volar y con más aptitud para hacerlo de noche o con mala meteorología. Lo importante es que eso se hace aquí, en el país.

Los países muy inteligentes, sus aviones viejos se los venden a los algo menos inteligentes. Es lo que acaba de suceder con los Huron. Nos los vendieron. Entre 1974 y 2007 la Argentina tenía su propio avión biturbohélice de enlace, para 14 o 15 pasajeros y una tonelada de carga, el Guaraní 2, diseñado y construido por la Fábrica Militar de Aviones.

El Guaraní era un ganador natural. Fue el primer avión sudamericano en cruzar el Atlántico volando, cosa que hizo en 1965 para exhibirse en la feria aeronáutica de Le Bourget, donde recibió críticas excelentes.

Noble, resistente y veloz, se podría haber exportado por centenares, como efectivamente y en los mismos años lo hizo otro avión de igual propósito, diseñado por la entonces desconocida EMBRAER, el Bandeirante, de los cuales se construyeron 501 unidades, con 80 aviones para uso de la propia Fuerza Aérea Brasileña y exportaciones a pequeñas aerolíneas de cabotaje de EEUU, de Guatemala, de Cuba, de las Bahamas, de las islas Fiji, del archipiélago de Rarotonga y obviamente del propio Brasil.

En contraste sólo se fabricaron 35 Guaraní 2 para uso interno de la Fuerza Aérea Argentina, amén de algunos gobiernos provinciales. El último salió de servicio en 2007. Desde entonces que a la Fuerza Aérea le falta un biturbohélice para traslados internos de personal y materiales livianos. Desde ese trampolín del Bandeirante, EMBRAER se transformó en un competidor internacional. Medio siglo más tarde, no sin algunos reveses y derrotas, se ha vuelto el tercer proveedor mundial de jets de cabotaje después de Boeing y Airbus, con fábricas en Brasil, EEUU, Europa y China.

Al respecto, no hacen falta comentarios. Dejaremos que otros medios celebren tranquilos la adquisición de los 12 Huron. No hay modo de que lo hagamos nosotros.

Respecto de los Tucanos de EMBRAER, son aviones excelentes, tanto como patrulla armada como para ataque a tierra, y desde ya, entrenamiento avanzado en monomotores a turbohélice. Este aparato se volvió una vedette internacional en 1985, cuando EMBRAER derrotó a todos los competidores europeos y estadounidenses que estaban licitando por la compra de 180 unidades para la Royal Air Force británica.

En épocas de Raúl Alfonsín, se compró una cantidad importante a Brasil, en el entendimiento de que la Fuerza Aérea Brasileña nos compraría a su vez una cantidad del biturbohélice Pucará, cosa que no sucedió. En términos aeronáuticos, el Mercosur estuvo un par de veces a punto de nacer… pero no lo hizo.

Dejando de lado este hecho, el Tucano ya fue superado en potencia, velocidad y capacidad de fuego por el Supertucano, que EMBRAER está vendiendo en todo el mundo como pan caliente. Pero de ninguna manera esto da para tirar a su predecesor.

La del Tucano es una célula (conjunto alas-fuselaje) excepcionalmente fuerte, apta para tolerar las acrobacias aéreas de los estudiantes avanzados, pero también buena para bancarse tolerar las bruscas variaciones de cargas G de una salida de ataque a tierra en picada con las alas lastradas de municiones.

EMBRAER estuvo inspirada con ese diseño: a casi medio siglo de diseñado, el Tucano sigue siendo un avión sumamente bello: mucho más que el Texan II, por cierto, avión similar pero cuya compra complica notablemente los repuestos y mantenimientos de nuestra flota de entrenamiento, patrulla y ataque liviano. La belleza del Tucano ha sido parte de su éxito comercial porque, como dijo alguna vez Michel Dassault, creador del Mirage III: «Un avión lindo vuela bien«.

El Tucano no es un avión de superioridad aérea, esoque no tenemos desde que se desprogramaron los Mirage III y los Dagger. Un avión de superioridad aérea tiene que ser supersónico sí o sí, porque eso le da capacidad de intercepción rápida, y además mayor energía, alcance y capacidad de maniobra a sus misiles aire-aire. Es un aparato caro aún «pelado», porque debe tener un radar y una aviónica de mucha capacidad. Con misiles aire-aire, aire-tierra y antibuque modernos, es aún MUCHO más caro.

Pero en una guerra contemporánea entre países de mediano desarrollo, estos aviones de primera línea deben enfrentar a sus similares, o misiles antiaéreos muy caros que sólo se reservan para blancos redituables. Resultado, duran unos pocos días.

La guerra entre estados se ha vuelto hiperletal. En la de Yom Kippur, en 1973, y muy para sorpresa propia y de ajenos, Israel perdió en tres días la mitad de su envidiable flota de Mirage y Skyhawk debido a los misiles egipcios y sirios. Logró ganar esa guerra por un pelo, y con aviones nuevos llegados en tiempo real y por puente aéreo desde los EEUU. La Argentina difícilmente goce de privilegios semejantes.

¿Cuál es la utilidad última de fierros como el Tucano, entonces? Permiten tener una flota mucho más numerosa, y si hay que seguir combatiendo, los aviones más baratos pero muy resistentes al fuego de tierra, como el Tucano, son lo que se necesita para no terminar firmando la paz en términos espantosos.

Para eso habrían servido aún más los Pucará, y para exportar: desde Irán, Irak y Brasil hasta los mismísimos EEUU, más de 9 países pidieron centenares de unidades. La Royal Air Force, tras probar intensamente un Pucará capturado intacto en Malvinas en su aeródromo experimental de Boscombe Down, dictaminó en 1985 que por su buen diseño el Pucará tenía un potencial de ventas internacional de al menos 400 unidades, y se extrañaba de la falta de agresividad comercial de la Argentina para ofrecerlo.

Dato curioso: el Puca usa las alas de otro avión excelente discontinuado «porque sí». Sí, adivinó, el Guaraní II. Y podría haber sido la aeronave más vendida de la historia nacional… si en 1985 no se hubieran destruido misteriosamente las matrices y utilajes de fabricación, tras la entrega de la unidad 110.

Nuestras felicitaciones al Ministerio de Defensa por la opción de renovar el Tucano en lugar de tirarlo, o reemplazarlo por otro lote de Texan II.

Y dobles, por haber hecho el trabajo con una empresa argentina.

Daniel E. Arias