En tu cara, cuarentena! Dicen que el negocio de la yerba mate tuvo «el mejor abril en 10 años»

“La yerba nunca paró”, asegura Carlos Coppoli, del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), que en los últimos días presentó un nuevo “protocolo” para tomar la bebida tradicional al ritmo de las medidas contra el coronavirus.

Los números de abril, que todavía no son públicos, ya muestran un nuevo récord. Abril de 2019 fue el mejor año en una década y el 2020, a contramano de la mayoría de los sectores de la industria y comercio, lo superará. “Es el mejor abril de los últimos diez años”, destaca Coppoli.

“Se mantuvo la cantidad necesaria de personal para seguir trabajando en las fábricas. Ahora arrancó la cosecha y viene bien. Lo administrativo se mantuvo en teletrabajo pero en planta la gente que estaba trabajando siempre lo hizo de acuerdo con las medidas de seguridad y distancia social”. La salida de las cuadrillas para la cosecha se demoró algunos días pero no afectó a la Plan Especial y se volcaron $ 14 millones en recursos para la salud del personal, con kits para los trabajadores que están registrados y ambulancias para Misiones y Corrientes para asistir en la zona de cosecha.

Las razones
El aislamiento social llevó a mucha gente a consumir más mate en sus casas, uno por cada miembro de la familia en lugar de compartirlo, como en la vida pre-pandemia. En una investigación de mercado encargada por el INYM, encontraron todas las alternativas. Creció el consumo para el sector que ahora reemplaza la salida a un café, por ejemplo, pero también están quienes tomaban mate con los compañeros de trabajo y ahora optan por otras bebidas. “En la sensación de la industria puede haber un pequeño aumento, pero no hay variaciones grandes”, detalla.

En medio de la caída del comercio global y de una baja de las exportaciones argentinas del 20% en abril, Coppoli explicó que el primer trimestre de 2020 fue mejor que el del año anterior en cuanto a ventas al exterior, antes del pleno impacto del coronavirus. Siria sigue dominando las ventas del sector en el mundo, seguido de Chile, Europa -España, Francia y Alemania- y Estados Unidos, que es uno de los mercados de mayor crecimiento en los últimos años