La «inmunidad de grupo» se aleja. Hasta que haya vacunas, habrá riesgo de contagio

Éste que informamos aquí es el mayor estudio epidemiológico de inmunidad realizado hasta hoy en Occidente en la breve historia de esta pandemia.

En España, un país con población poco mayor que Argentina, que ha registrado casi 300 mil casos de COVID-19 y 28.388 muertes por esa causa, se realizaron en dos meses, en tres etapas, para detectar inmunidad entre sus ciudadanos, unos 197 mil testeos rápidos y se tomaron 174 mil muestras de sangre. Y el resultado es terminante: «Se está muy lejos de la inmunidad de grupo».

Reproducimos el informe de la agencia EFE:

«Sólo el 5,2 % de los españoles tiene anticuerpos del coronavirus, según concluye la última etapa del estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, que no aprecia diferencias ni «por sexo ni por edad y descarta la inmunidad de grupo.

La tercera etapa del macroestudio que arrancó el 27 de abril en más de 36.000 hogares para medir el nivel de inmunidad de los españoles frente al virus arroja unas cifras muy parecidas a las de los dos estudios anteriores, según destacaron la directora del Centro Nacional de Epidemiología, Marina Pollán, y la directora del Instituto de Salud Carlos III, Raquel Yotti.

Tanto el porcentaje de población con anticuerpos (el 5,2 %) como la distribución geográfica, se han mantenido muy similares a la anterior etapa, si bien entre la primera y segunda ronda del estudio un 7 % de los participantes han dejado de tener anticuerpos detectables de COVID, porcentaje que ha subido al 14 % de la segunda a la tercera ronda.

Pero el no poder detectarlos no significa que esas personas no estén inmunológicamente protegidas, según ha advertido Pollán. Explicó que esta «pérdida» de los anticuerpos fue más frecuente en personas que no habían tenido ningún síntoma (11 %) entre las rondas 1 y 2, mucho menos en los participantes con una PCR positiva (0,5 %) y en aquellos que describieron pérdida súbita del olfato o del gusto (2,6 %).

Los resultados del estudio han demostrado una tasa global de seroconversión (personas que no tenían anticuerpos en la primera oleada y que los han desarrollado a lo largo del estudio al tener contacto con el virus) del 0,9 % entre la primera y la segunda y un 0,7 % entre la segunda y la última, lo que según Pollán refleja la baja aparición de nuevas infecciones tras el aislamiento.

Los investigadores han querido definir lo que puede ser un «posible caso covid», y señalan a personas que tienen tres o más síntomas de los que son compatibles con la enfermedad o que manifiestan la pérdida de olfato y gusto.

Estos posibles casos han ido disminuyendo de la ronda uno a la dos por la situación de confinamiento de un 4 % a un 0.4 %, mientras que en la tercera han repuntado un poco hasta un 1,1 %.

Con todos estos datos, Pollán ha señalado que «estamos muy lejos de alcanzar la inmunidad de rebaño» y que sería «muy poco ético» exponer a la población al virus para conseguirla, por lo que ha insistido en la importancia de las medidas de prevención, como el uso del barbijo, algo que se ha ido incrementando a lo largo de las semanas del estudio.

La presentación de las conclusiones finales del sestudio coincidió con la publicación de un artículo científico en la revista científica ‘The Lancet‘ que destaca que la prevalencia más elevada de anticuerpos de la COVID-19 se da en personal sanitario (10 %) y trabajadores de residencias y centros sociosanitarios (7,7 %), muy superiores a la media de la población.

Los datos de esta última etapa confirman, una vez más, la existencia de una importante variabilidad geográfica en el porcentaje de seroprevalencia. Mientras que Ceuta, Murcia, Asturias, Galicia, Baleares y Canarias presentan prevalencias inferiores o cercanas al 2 %, las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid rondan o superan el 10 %.

El porcentaje también es mayor en los núcleos de población con más de 100.000 habitantes en comparación con municipios con menor población (6 % y 4 % respectivamente).

Un total de 68.296 personas han participado en este estudio, de los cuales 54.858 lo han hecho en las tres etapas, lo que representa una adherencia de casi el 90 %. Además, el 91 % de los participantes ha proporcionado al menos una muestra de sangre para el análisis.

En total, se han realizado 186.908 test rápidos (más 9.755 en el estudio específico insular) y se han recogido 165.176 muestras de sangre (más 9.130 adicionales en el estudio específico insular).»

Esto significa que el 95% de los españoles aún pueden contagiarse. Si la inmunidad de «rebaño» se adquiere con un 60 o 70% de población con serología positiva, ¿a cuántos años y a cuántos muertos de distancia queda ese estado que inhibiría la circulación viral?

Repetimos la conclusión que AgendAR sostiene desde hace varios días. Esta es la nueva normalidad: contagios y precauciones.